• Diario 5 -Buenos Aires, lunes 20 de septiembre de 2021

Veredas con baldosas y vereditas de cemento

Pordiario5

Oct 16, 2017

foto0107

Existen en Buenos Aires, presencias y ausencias de baldosas, según la «jerarquía» de la vereda. Esto significa que, según algún criterio no demasiado equilibrado en cuando al concepto retributivo de los beneficios que se le deben brindar a los contribuyentes, se elige a qué vereda se le aporta calidad y elegancia y cuál se la deja como a una casamentera sin vestido ni ramo.

Hablamos alguna vez de la jactancia porteña de tener similitud con las ciudades más elegantes de Europa. Nombramos siempre a París como el modelo estándar y perfecto para que una ciudad la imite si pretende alcanzar una elegancia jerarquizada. En Rusia, los zares amaban tanto París que pretendieron seguir la guía de la ciudad luz y reflejarla en San Petersburgo.

Por supuesto que la espectacularidad que se puede obtener intentando darle elegancia urbana a una ciudad cruzada por un río puede llegar a no tener límites. No obstante, Buenos Aires tenía y tiene enfrente de si un río con inmensidad de mar. Pues bien, cada cual a los suyo y cada moño a su smoking.

Buenos aires consiguió aquella elegancia pretendida por las familias adineradas poseedoras, en la época, tanto con llegada a las cumbres del poder como a la posesión de campos. La afortunada diferencia a favor de Buenos Aires en comparación con aquel deseo delirante que transformó a San Petersburgo en una de las ciudades más hermosas del mundo, es que las construcciones porteñas de la época de oro generaron buen y variado trabajo para muchas personas especializadas en distintas áreas de la construcción, artesanía en herrería, yesería artística, mármol y granito, artistas de Vitreaux y carpinteros geniales, mientras que en San Petersburgo corría sangre como en ríos para la construcción de cada palacio.

Debemos prestar atención a que no toda imitación de lo que se considera modelo es buena. Hace muchos años, décadas, que en algunos barrios de París las veredas venían perdiendo la presencia de baldosas. No es que baldosas de gran calidad fuesen reemplazadas por otras. No. En el Boulevard de los Italianos, en el barrio de la Ópera, las veredas parisinas unifican su color con el de las aceras por la sencilla razón de que también están asfaltadas. Está claro que en todos los aspectos de la vida nos podemos encontrar con que nos hagan gastar menos dinero; por cualquier producto o servicio, por cualquier cosa, siempre se puede pagar algo menos.

La vereda asfaltada parisina tiene su reflejo hoy en la vereda porteña de cemento. Se observa en muchas calles de buenos aires este nuevo estilo de armado de veredas en el que un gran bloque de cemento con un delegado acanalado en el extremo que separa un bloque del otro para, supuestamente, evitar hinchazones y resquebrajamientos. Ese acanalado puede surtir efecto según la mezcla de materiales que se obtenga, pero nunca es garantía.

Por tal motivo son muchos los amantes de la caminata urbana los que le piden a la ciudad que en caso de tener que seguir abaratando costos para terminar veredas se coloquen, aunque sea, baldosas de menor calidad o más baratas, pero evitar el armado de veredas con la aplicación de carpetas de cemento, cuya vida útil, más allá de la inelegancia, es definitivamente corta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *