• Diario 5 -Buenos Aires, viernes 19 de julio de 2024

Hay analistas que sospechan que el caso Loan está abriendo el camino hacia el desbaratamiento de la organización delictiva más espantosa y terrorífica que se conoce desde los crímenes de Lesa Humanidad perpetrados por los gobernantes ilegales que tuvo la Argentina entre 1976 y 1983. Como la  imperdonable operación de robo/secuestro para una posterior venta de niños parecía venir ganando «comodidad» en los últimos años, hay una teoría que asegura que la «Mesa Directiva Tácita» de esta tropa se cebó de impunidad y está pisando sus propias tramperas.

La venta o adopción ilegal de niños es un problema grave que afecta a varios países. Y sobre el Paraguay suelen recaer las sospechas en mayor cantidad por lo débiles que son las fronteras con la Argentina, el Brasil y Bolivia. Este delito implica el secuestro, tráfico y adopción irregular de menores, a menudo bajo condiciones coercitivas y fraudulentas.

Durante las décadas de 1980 y 1990, Paraguay se convirtió en un foco de adopciones internacionales debido a la debilidad institucional y la falta de regulación estricta. Muchas adopciones se realizaban de manera irregular, con intermediarios que aprovechaban la situación de vulnerabilidad de las familias paraguayas. Jamás se alzado una voz que asegure que el fin de los intermediarios, a menudo vinculados a redes de tráfico de personas, que abordaban a madres en situación de pobreza y las convencían de entregar a sus hijos a cambio de dinero o promesas de una mejor vida para los niños en el extranjero. En otros casos, directamente se secuestraba a los niños. En todos los casos se falsificaron documentos para facilitar la adopción ilegal.

A medida que el problema se hizo más visible, Paraguay empezó a recibir cierta presión internacional para regular y controlar las adopciones. En 1993, se aprobó una ley que introdujo mayores controles y requisitos para las adopciones internacionales. Paraguay ratificó la Convención de La Haya sobre Adopción Internacional en 1995, lo que estableció un marco legal más estricto para las adopciones transnacionales.

A lo largo de los años, varios casos han salido a la luz, evidenciando la magnitud del problema. En 2003, un informe del Defensor del Pueblo de Paraguay reveló que se habían descubierto numerosas irregularidades en adopciones realizadas en años anteriores, implicando incluso a funcionarios judiciales y administrativos.

En cuanto al caso reciente en Argentina, la desaparición de Loan en la Provincia de Corrientes ya ha cruzado varias barreras. Si bien no se ha confirmado una conexión directa con redes de adopción ilegal, se trabaja sobre esa pista considerándola obvia y estamos a centímetros de escuchar el anuncio del descubrimiento de una red mafiosa inconmensurable a partir de la búsqueda de Loan.

La conciencia sobre la trata da un paso inconmensurable en la Argentina con este caso. Rogamos que el precio que Loan pague por ello sólo sean unos días de tristeza por estar lejos de su madre. Y nada más.

La situación resalta la necesidad de que el Alerta Sofía ante posibles casos de tráfico de menores, no debe esperar. Menos aún cuando se trata de puntos geográficos dela Argentina ubicado en regiones fronterizas.

La colaboración entre países es fundamental para combatir tráfico, trata y abuso de menores.Tenemos la responsabilidad de transparentar todas las acciones que puedan realizarse en función de las adopciones internacionales. Para que se realicen de manera ética y legal, será crucial encontrar a los culpables dela desaparticiñon de Loas, que sean sometidos a un juicio ejemplar y quede bien visible una pena ejemplificadora para que el aprendizaje sea perdurable

Después del asco Loan, nadie deberá tener temores por informar a las comunidades sobre los riesgos latentes que puedan observarse en ciudades o pueblos. Revelar – cuando se las conoce- las tácticas de los traficantes, puede ayudar a prevenir la venta y adopción ilegal de niños.

La organización Abuelas de Plaza de Mayo con su experiencia en darle seguimiento a casos de robos de bebés durante la Dictadura 73-83, puede brindar un aporte el seguimiento de casos.

Primero, Loan.

La prioridad, Loan.

Su vida, su regreso a casa y su infancia en paz, junto a su madre conforman el deseo de toda una sociedad en vilo ante tal desgraciada circunstancia para esa criatura.

Detrás, el caso Loan abre un mundo. Hay miles de posibles historias como la de Loan que le piden a República Argentina que se termine con este delito aberrante. La venta y adopción ilegal de niños es una violación grave de los derechos humanos y requiere una acción concertada de todos los niveles de la sociedad y los gobiernos para ser erradicada. Y nunca como ahora, esta especialidad del crimen organizado tuvo los reflectores tan encima poder ver lo que ellos siempre intentan hacer en la oscuridad.

Es el momento de arrasarlos.

 



 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *