• Diario 5 -Buenos Aires, domingo 24 de septiembre de 2023

El arte digital se refiere a cualquier obra de arte creada con el apoyo tecnológico de computadoras, tablets, smartphones u otros dispositivos digitales. Abarca varios estilos y técnicas artísticas: pintura y dibujo, modelado y animación 3D. Se realiza con software de trazo a mano alzada, diseño gráfico, vectores, edición de video y cuanta herramienta digital aparezca en el mercado.

El arte digital se ha vuelto popular con las redes sociales, aunque por compartir un trabajo en línea, nadie se convierte en artista.

El poder experimentar con nuevas técnicas y estilos de una forma más flexible y dinámica que las formas tradicionales de arte, es considerado por quienes fomentan esta técnicas como una ventaja que se les brinda a los aprendices. Siempre el argumento es que las herramientas digitales pueden acelerar el proceso creativo, lo que permite desarrollar y revisar el trabajo de manera más rápida y -supuestamente- eficiente. La teoría dista bastante de merecer aceptación absoluta.

Por supuesto que hay técnicas y estilos diferentes dentro de esta rama del arte.

El uso de herramientas que se vuelcan a la pantalla emulando a las pinturas tradicionales, se identifica como Pintura Digital Básica. Un sencillo Paint de Windows ofrece estas opciones. Hay programas de mayor poder como el famosísimo Photoshop de la compañía Adobe y otros muy sofisticados que ofrecen la posibilidad de utilizar como complementos periféricos, un pad que opere como lienzo y pinceles digitales.

En el Arte vectorial se incorporan ecuaciones matemáticas para crear líneas y formas, lo que da como resultado un aspecto limpio y nítido. A menudo se usa para logotipos, íconos y otros gráficos. Pero la gran ventaja del trabajo vectorial nativo o de imágenes vectorializadas, es que de ese pequeño original se puede generar una gigantografía sin perder definición.

Para lo que se conoce como Modelado 3D los softwares son más sofisticados y requiere trabajar en imágenes tridimensionales. Estos modelos se pueden usar para videojuegos y todo tipo de animación.

Tomando la base del Modelado, pasamos a la Animación propiamente dicha. Aquí hablamos de un trabajo de muy alta performance, que consiste en crear movimiento utilizando herramientas digitales. Películas, clips, videojuegos y animaciones de presentación en la web son los beneficiarios de esta técnica que no suele encontrar polémicas cuando a quienes se encargan de estas producciones se los considera «artistas».

La Manipulación de fotografías también es una forma de Arte digital. No necesariamente lo es cuando se retocan fotos antiguas para recuperar su mejor aspecto (restauración): A menudo se celebra la manipulación y alteración de fotografías, creando imágenes surrealistas, fantásticas o amalgamas de rostros y paisajes.

El Arte de píxeles implica la creación de imágenes utilizando píxeles pequeños, similar a los videojuegos y gráficos de computadora de la vieja escuela, mientras que el llamado Arte fractal se refiere al uso de ecuaciones matemáticas para crear patrones y diseños complejos e intrincados.

Las más exposiciones y eventos de arte digital importantes en el mundo

Ars Electronica: Festival anual que se celebra en Linz, Austria, que celebra el arte y la cultura digital. Incluye exposiciones, actuaciones y debates sobre las últimas tendencias y desarrollos en el arte digital.

La Bienal de Arte Digital (BIAN): Se lleva a cabo en Montreal, Canadá. Se efuerza por mostrar la vanguardia de Arte digital en el mundo.

En los Estados Unidos se destaca The New Media Art and Sound Summit (NMASS), en Austin, Texas, con actuaciones e instalaciones que combinan música y arte digital, todos los años.

Dos muy concurridos son el Festival Internacional de Arte Digital (FDA) de São Paulo, Brasil y la La Bienal de Arte de Medios de Seúl, Corea del Sur, que exhiben arte digital e instalaciones de medios de artistas de todo el mundo.

Y ahora apareció un tercero en discordia, la AI (IA) cuyo efecto nos tendrá polemizando por algunos años. Veamos los primeros elementos a tomar en cuenta sobre la influencia de la Inteligencia Artificial en el arte digital.

Si ya el arte expresado a través de una computadora, cuyo poder de ayuda es lo suficientemente grande como para realizar cualquier base visual, ¿qué puede ocurrir si la inteligencia artificial -encima- participa de este proceso?

Según hemos consultado, una de las formas más comunes en que se utiliza la IA en el arte digital es mediante el uso de algoritmos generativos.

Ya vamos raro.

Estos super cálculos pueden crear arte automáticamente, mediante un análisis de datos que ningún ser humano lograría descifrar ni en años. Los dispositivos munidos de esta tecnología pueden enviar a la pantalla nuevas imágenes basadas en esos datos. Este proceso es llamado «Arte Generativo».

(Mamita..!)

Parece que el arte generativo puede tomar muchas formas diferentes, desde paisajes y diseños abstractos hasta instalaciones interactivas que responden a los movimientos del espectador. Algunos artistas usan algoritmos de aprendizaje automático para entrenar redes neuronales y así lograr nuevas imágenes o transformar las existentes.

Las empresas de IA argumentan que estas herramientas se pueden utilizar para mejorar el proceso creativo y asistir a los artistas. Un software avanzado puede sugerir esquemas de color, generar bocetos o ayudar con la creación de modelos 3D.

De haber estado en vida, Hugo Casares y David Ratto, históricos maestros de la creatividad publicitaria, no habrían aceptado de ninguna manera, que el operador de una PC sea considerado «artista», si la máquina le dibujó el boceto.

Es ultra obvio que si el Arte Digital aún no tiene un consenso satisfactorio en el mundo, usar la IA multiplica el debate. Mientras hay quienes ven a la IA como una herramienta para expandir las posibilidades de obtener productos originales (no «creaciones»), están quienes argumentan que esta súper tecnología puede conducir a la pérdida de individualidad y creatividad en el proceso artístico.

Como disparador de formas para generar ideas y crear efectos visuales únicos, la propia IA se presenta a sí misma como un factor que puede automatizar «algunos de los aspectos más tediosos o lentos del proceso creativo», para rematar con una taxativa prueba de alivio: «lo que les permite centrarse más en los aspectos conceptuales y expresivos de su trabajo».

Es muy probable que empresas como la Walt Disney Productions ya estén probando estas formas de «centrarse en lo conceptual y expresivo» para despedir masivamente a talentosos dibujantes y artistas visuales, ya que la AI-IA les dibujará y animará a los personajes de sus películas tanque.

Si bien hay muchos expertos que aseguran que el uso de la IA en el arte conducirá a la pérdida de individualidad y creatividad, las empresas que ya están utilizado esta tecnología no harán caso al peligro de «despersonalización» de la obra resultante, dado que, en la actualidad, en el mundo hay un altísimo porcentaje de consumidores de entretenimiento a quienes no les importa en lo más mínimo ninguna de las facetas humanas que se pueden ofrecer en los guiones o imágenes de -por ejemplo- una producción audiovisual. Tal premisa les deja a las compañias de entretenimiento, la posibilidad de dejar que las máquinas «creen», ya que su producto final será destinado al consumo de personas que no tienen la más mínima capacidad de discernir entre entre realidad y ficción, ni entre la paja y el trigo ni entre lo humano y lo humanoide.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *