Silencios que crujen

Pordiario5

Feb 25, 2021
Silencios que crujen

Decenas de instituciones que deberían estar explotando internamente dentro del peronismo para defender la histórica bandera de la justicia social, no lo están haciendo. Y están permitiendo que grupos de la derecha más rancia sean los que más alto griten ante el escándalo más asqueroso de la historia institucional argentina.

Pocos se daban cuenta de que se venía el iceberg. Ahora, casi nadie percibe que el barco ya chocó.

Hubo traición. Nos traicionaron.

Qué palabra tan difícil de digerir: TRAICIÓN.

Practiquemos: se produjo un hecho denigrante y los protagonistas fueron traidores.

Nadie lo quiere decir, pero estamos ante una bisagra de una categoría mayor a la de la manipulación de los argentinos cuando la peor generación de jerarcas militares argentinos tomó las Islas Malvinas, embarcó al país en una guerra no planificada y salió corriendo como rata por tirante después de perderla.

Cómo nos vemos con Cristina presidente, porque no queda otra que la renuncia de Fernández ?

Por mucho, muchísimo menos, el peronismo pide la cabeza de cualquier presidente ajeno al palo.

Volvemos, como cada que se hace necesario, a nuestra desarrolladísima teoría del significado de la palabra «puto», definitivamente imprescindible en esta hora.

¿Cuál, en la historia argentina, es considerado un acto de traición más grande que el que acabamos de sufrir con la vacunación para los putos silenciosos?

¿Salvaste tu vida y la de tu familia, puto?

Presentamos un listado de links en los que se deja en claro que «puto» es una expresión muy valiosa para señalar a indeseables. No debe utilizarse jamás para señalar a nadie por su identidad sexual. Ya basta de ese prejuicio medieval, trogloditas! «Puto» debe aplicarse a la gente de mierda, es decir, a torturadores imperdonables, a los que acuchillan a su ex novia o esposa porque les hirieron la vanidad y a los que se juntan de a diez para patearle la cabeza a uno y asesinar sobre seguro, sin riesgos y por el solo placer de violentar un maxilar con el puntín de una zapatilla.

Se suman, ahora, con gran pompa, al olimpo de putos que quedarán en el más sucio de los bronces, a los que traicionaron al país. Los que se vacunaron mientras los que vamos de pie tuvimos que ver el entierro de nuestros seres queridos en un video de Whatsapp, porque ni estar presentes en el sepelio nos permitieron. Putos traidores!

Casos claros:

Por qué llamamos «puto» al miembro de una patota criminal

¿Nicolás Mazzolla es un qué…? Adivinaste

So’ careta vo’

Los femicidios crecieron un 8% de 2015 a 2016

Escrachan la inoperancia de la CNRT

Crecen las denuncias contra «daikiris»

Quién es quién en la grieta menos importante de la Argentina

Emblema de la defensa de la vida a partir de una profesión

 

 

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

Silencios que crujen

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *