Semblanza del gran jefe

PorAmalia Gutiérrez

Ago 20, 2014

sanmartin1Los homenajes se produjeron en todo el país y sigue existiendo una visión altamente valorada del Capitán General pero ¿Por qué lo llaman “El Padre de la Patria”?  ¿Sabemos valorar al José de San Martín “completo”?  ¿O creemos que sólo se trató de un militar que conocía un poco de estrategia (tomada de Napoleón) y que con eso ganó algunas batallas que nos vinieron bien?

Era un hombre que ­ ― como los criollos de su tiempo ―  tenía un pensamiento de desarrollo social, con ideas muy claras sobre lo que necesitaba la gente.

Era un correntino de Ley! (el hermoso pueblo de Yapeyú, cuna del Libertador, hoy vive su gran celebración) Claro que fue militar! Y fue muy duro en muchas oportunidades!  En política tuvo muchos adversarios.  Y muchas veces tuvo que lidiar contra los de adentro, cuando no le respondían las cartas desde Buenos Aires, porque no estaban seguros de que los que él intentaba encarar fuese a tener éxito… (o peor… muchos pensaron que no convenía)

Quién pudiera haber estado (aunque sea para espiar) en aquella Navidad de 1816 en Mendoza, en los preparativos para el Cruce de Los Andes…

¿Armar una parafernalia inmensa, llena de carros, armamento (animales para la alimentación, etc) y largarse montañas arriba durante días y días para después encima hacer una batalla en Chacabuco?  ¿estaba loco? Muchos, en Buenos Aires, así lo creían y preferían dejar las cosas como estaban. Pero ya había ganado San Lorenzo, ya se había abrazado con Belgrano en Yatasto y estaba declarada la Independencia ese año en Tucumán… y el 12 enero (ya 1817), el jefe dijo: “VAMOS”

A la distancia se nos hace muy difícil entender la dimensión del hambre de libertad que tenía toda esa gente con uniformes de Granaderos y que escuchaba solemnemente la arenga del General “¡Vamos por la Libertad de Chile!”.

Resultado: 2 a 1 (para los futboleros): La batalla de CHACABUCO para San Martín, CANCHA RAYADA para los realistas y la victoria definitiva en MAIPU…  (en el parte al gobierno de Pueyrredón, San Martín escribió: Acabamos de ganar totalmente la acción. La patria es Libre”)

Si supieran los porteños que encima estaba planeando ir por lo mismo en Perú…! Mientras ya nos estábamos peleando entre nosotros (unitarios, federales, los caudillos, las logias, los pro-británicos) San Martín se reunía con Simón Bolívar en Guayaquil para discutir la Patria Grande… ¡ cosas grandes !

San Martín no alcanzó a conocer la Constitución de 1853. Falleció tres años antes. Hubo muchos que hicieron mucho, pero él hizo más…  Y sólo con un pensamiento idealista, con coraje y austeridad como el de San Martín, el país podía transitar el camino de la gloria… una gloria que nace solamente de la libertad

El general lo decía: Seamos libres, lo demás no importa nada. Su otra frase, “SERAS LO QUE DEBAS SER O NO SERÁS NADA” es célebre en el mundo entero. Las personas que vivieron tantas experiencias tan trascendentes, siempre amalgaman  pensamientos universales… para la vida… para todos.

Y finalmente,  por fortuna, también contamos con la MAXIMAS para su Hija Merceditas.

1º Humanizar el carácter y hacerlo sensible aún con los insectos que no perjudican. Stern ha dicho a una mosca -abriéndole la ventana para que saliese: “Anda, pobre animal, el mundo es demasiado grande para nosotros dos.”

2º Amor a la verdad y odio a la mentira.

3º Inspirar gran confianza y amistad pero uniendo respeto.

4º … Caridad con los pobres.

5º Respeto sobre la propiedad ajena.

6º Acostumbrar a guardar un secreto.

7º … Indulgencia hacia todas las religiones.

8º Dulzura con los criados, pobres y viejos.

9º Hable poco y lo preciso.

10º … Estar formal en la mesa.

11º Amor al aseo y desprecio al lujo.

12º Amor por la patria y la libertad.

Gral. don José de San Martín (Argentina, 1778-1850).

En sus años en Francia estuvo siempre muy atento a las Provincias Unidas del Río de la Plata. Era muy respetado y participaba de reuniones con notables personajes de la época: tuvo amistad con el escritor Honore de Balzac y con el genio de la ópera Gioacchino Rossini, gran anfitrión y cocinero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *