• Diario 5 -Buenos Aires, sábado 25 de septiembre de 2021

Polémica en la Colectividad Italiana

PorMarcelo Zanotti

Sep 4, 2014

Monumento a Colón, centro del conflicto
Monumento a Colón, centro del conflicto

Una estéril discusión se suscitó en el ámbito de la colectividad italiana en Buenos Aires, cuyo protagonismo social -apagado desde hace ya varios años- disparó algunos chispazos que, en realidad y siendo honestos, les debería hacer guardar silencio y, si se sienten una fuerza viva útil, dedicarse en bloque a más acciones solidarias y a la militancia a favor de entidades de bien público que redunden en beneficios mucho más abarcativos que a familiares de dirigentes.

Circula por las redacciones un mail enviado por una agrupación identificada como «Colón en su Lugar» con el título de «¿LOS ITALIANOS SOMOS CUATRO GATOS?», aparentemente aludiendo a las declaraciones de la representante de COMITES Irma Rizzuti, quien, según dice la gacetilla, «junto a Laino y Signorini, traicionaron vilmente a la Colectividad Italiana, que decían representar».

¿Eso pasó? ¿traición y tanta cosa grave? Aparte, esta gente dice que los gobiernos nacional y de la Ciudad «los insulta» con la profanación de la memoria. realmente la colectividad italiana dejó de manifestarse como tal desde la última reunión masiva organizada por Héctor Ricardo Milanesio para su programa Italianissima en la Ciudad Deportiva Don Bosco en los años 90

La necedad de los que no quieren aceptar que las colectividades ya no pueden igualarse a sí mismas llevó a este anónimo veneciano a escribir: «Ahora cabría preguntarse, si el próximo 9 de septiembre a las 14:30 horas, en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, calle PERÚ 160, seremos “cuatro gatos”, como dice Rizzuti, o estaremos varios centenares, para decir basta al insulto del “macrismo”, y a la profanación de la memoria, orquestada por el “kirchnerismo”, ambos destructores del Monumento a Cristóbal Colón».

La tal Rizzuti dijo lo que sentía, basándose en la realidad acual, y a juicio de cuanto interesado con quienes hemos conversado, no hay ni ofensa, ni insulto ni mucho menos profanación de nada. Se trataría, en todo caso, de dos agrupaciones importantes disputándose el poder de la Argentina de tal modo que nada les importa lo que opinen miembros de ninguna colectividad en cuandto a decisiones operativas tomadas en la cocina de una militancia que un parroquiano apenas entiende.

La mayor exageración, esta frase: «Los miles de argentinos que obtuvieron la Ciudadanía Italiana… ¿Se darán cuenta, que ello implica, además de codiciados beneficios, respeto por sus ancestros y defensa ante quienes los deshonran?»

No deshonran a nadie, déjense de pavadas.
Finalmente, una bizarrada para justificar lo injustificable. En ls dos renglones siguientes vamos a transcribir una frase de ese comunicado que pone a la colectividad italiana lejos de cualquier consideración para discusiones políticas serias en la Argentina:

Otros detractores, afirman que: “a los italianos y a sus descendientes en la Argentina, lo único que les interesa es reunirse per mangiare la pastasciutta”.

No entiende que no son detractores. No acepta que todo el sostén de comunidades en el extranjero, sea cual fuere el país de origen, anche el de destino, el desinterés es la constante y no al revés. Pero la verdad, hoy por hoy el desinterés domina la mayoría de los «mercados»

Y, finalmente, chivea el encuentro: ¡HA LLEGADO EL DÍA DE LA PRUEBA!MARTES 9 DE SEPTIEMBRE A LAS 14:30 HORAS. TODOS A LA LEGISLATURA DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES, PERÚ 130

NOS OPONDREMOS EN AUDIENCIA PÚBLICA AL TRASLADO DEL MONUMENTO A CRISTÓBAL COLÓN

PARA EXPRESARSE EN CONSECUENCIA: ANOTARSE EN PERÚ 160 DE 10:00 HORAS A 18:00 HORAS, HASTA EL DÍA 4 DE SEPTIEMBRE O HACERLO EN LA PÁGINA DE LA RED ELECTRÓNICA www.legislatura.gov.ar/audi.php. ESTA ES NUESTRA ÚLTIMA OPORTUNIDAD. DEMUESTRE SUS VALORES CON HECHOS Y NO SOLO CON PALABRAS. MAÑANA SERÁ TARDE. Y lo más importante: la firma. CUSTODIOS “COMITATO PER LE FESTE COLOMBIANE”, BOCA, 1892.

En esta redacción no conocemos a Rizzuti, pero sabemos que acertó, más allá de los enojos de otros (bastante conservadores) miembros de una dirigencia de las comunidades italianas, que necesitan y merecen un recambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *