Otras Playas

Pordiario5

Ene 21, 2012

Hay varias playas del Océano Atlántico que se encuentran en la Provincia de Buenos Aires. Varias ciudades de la Provincia de Buenos Aires se encuentran en el mar. Algunas de las ciudades junto al mar poseen grandes playas de aguas cristalinas; son las de San Clemente del Tuyú, Santa Teresita y Mar de Ajo. Mar del Plata combina la serenidad y la belleza natural con modernos equipos y servicios. Estas playas son el lugar perfecto para llevar a su familia e hijos y pasar un par de horas holgazaneando al sol.

Algunos de los balnearios que se encuentran más al sur son Necochea, Orense (para los amantes del camping), Claromecó y Monte Hermoso. Todas estas playas ofrecen vistas espectaculares a los visitantes de la salida y puesta de sol. Son ciudades que se encuentran en camino de corta duración desde Buenos Aires.

Así arranca la descripción de uno de los capítulos del informe sobre la Argentina de la entidad que nuclea a agencias de turismo de Bélgica y Holanda. Esas cosas que nos gusta espiar para sentirnos orgullosos como argentinos.

Pero la propia Ciudad de Buenos Aires presenta espacios de esparcimiento identificados como “playas”. Por supuesto, que no lo son en su más estricto sentido de la expresión. Se trata de lugares bien abiertos, en caso todos los casos bastante alejados de los epicentros de mayor polución, que reúnen las características de solarios a los que se adosan duchas. Los ultrafanáticos de la sensación playa-playa dirán que se trata de una “playificación de juguete”, pero la verdad es que si nos ponemos a sacar cuentas de la cantidad e personas que viviendo en la Ciudad de Buenos Aires están indiscutiblemente imposibilitadas de acercarse a San Clemente del Tuyú, la más cercana de la playas marítimas que tienen los porteños.

Las playas porteñas son una real buena alternativa de esparcimiento estival para muchas familias que residen en la ciudad. Se organizaron en diversos barrios y su organización deja lugar al aprovechamiento por parte de todos los que toman la decisión de acercarse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *