• Diario 5 -Buenos Aires, miércoles 21 de febrero de 2024

Entender todo a partir de los censos

Pordiario5

May 16, 2022

Un extraordinaria exposición de Tenney Frank sobre los censos, pone en blanco sobre negro la capacidad que estos relevamientos tenían para mantener en orden la vida social, política y económica de los pueblos que, culturalmente, nos precedieron.

Más sobre los censos en la antigüedad 

Entre 1898 y 1932, Tenney Frank obtuvo todos los títulos y doctorados imaginables a partir de su erudición incomparable en los temas que lo apasionaron durante su carrera y su vida: La historia. Los reconocimientos les fueron brindados por la Universidad de Kansas, la Universidad de Chicago, el Bryn Mawr College y la Universidad Johns Hopkins. Frank publicó un estudio extraordinario en 1914, llamado «Imperialismo Romano», en el que aseguraba que creía que el poder imperial de Roma- en realidad- apunta ba a mantener la paz los pueblos que compartían el Mar Mediterráneo, de tal modo que ningún otro pueblo cumpliera el rol de depredador del resto.

La literatura clásica también fue una pasión de Tenney Frank. Son muy valiosos sus estidios y escritos sobre Virgilio, Estrabón, Curiatius Maternus y Plautus. Pero su Master-Mind Lecture en la Academia Británica sobre Cicerón, en 1932, conforma una de las leyendas más exquisitas de la historia universitaria universal.


Más sobre los censos en la antigüedad
Dr. Tenney Frank

 


Ha sido costumbre que los historiadores acepten, aunque con una advertencia entre paréntesis, la interpretación de Beloch[1] de las estadísticas del censo romano. Si bien debemos continuar considerando fundamental su trabajo dondequiera que logró explicar las fuentes básicas, creo que con frecuencia abandonó esas fuentes sin tratar de comprenderlas. Deseo señalar aquí brevemente que los historiadores no están justificados al alterar las cifras dadas por Tito Livio para 209 y 194 a. C., al rechazar las estadísticas autorizadas del período Sullan, y al interpretar las cifras del censo de Augusto en un sistema diferente de cómputo. de la aplicada al censo republicano.

Se recordará que los autores romanos daban constantemente los números de civium capita . Si bien este término se ha explicado de diversas maneras, Beloch[2] parece tener razón cuando concluye, a partir de una comparación del censo de 234 a. C. y la lista del ejército de 225, que en la república el censo representaba a todos los ciudadanos varones mayores de diecisiete años, incluidos el proletariado y los libertos, y también el varón civis sine suffragio de la misma edad.

Más sobre los censos en la antigüedad
Titus Livius por Andrea Briosco (c. 1567) / Museo Nacional de Varsovia, Wikimedia Commons

Ahora Tito Livio da las siguientes estadísticas de civium capita para el medio siglo que cubre la Segunda Guerra Púnica:

Más sobre los censos en la antigüedad

Por lo general, se sigue a Beloch al agregar cien mil completos a los números dados para 209 y 194, pero estos números me parecen razonables tal como están. La disminución de 133.000 registrada en 209 se explica fácilmente. Las batallas de Trebia, Lago Trasimene, Cannas y España habían costado al menos 60.000 legionarios. La deserción de Capua y los pueblos cercanos representaría una pérdida de 50.000, ya que Capua sola una vez pudo proporcionar 34.000 soldados para el servicio activo (Livy xxiii. 5). Finalmente, como puede inferirse de Tito Livio xxix. 37, no siempre era costumbre registrar los soldados apostados en las provincias, y en este tiempo[3] había cuatro legiones en España, dos en Cerdeña, dos en Sicilia, además de una guardia en la Galia Cisalpina. Esto representa de 40.000 a 50.000 legionarios. Si se hubiera hecho un censo completo en 209, el número probablemente habría estado cerca de 200.000. Sin duda, las pérdidas en batalla habían sido contrarrestadas en cierta medida por el aumento natural de la población, pero este aumento no pudo haber sido rápido durante esos extenuantes años de guerra. Las condiciones sanitarias en los campamentos romanos no eran propicias para la longevidad. No veo ninguna razón para cambiar el número dado por Livy.

Beloch, sin embargo, para justificar su enmienda, cita el comentario de Tito Livio sobre el número: «Minor aliquanto numerus quam qui ante bellum fuerat» (Livio xxvii. 36), asumiendo que aliquanto significa «algo». Pero la palabra se usa aquí, como con frecuencia en otras partes de Tito Livio, a modo de comentario sardónico[4], ya que de hecho el epítome, que da la misma cifra, vio, porque dice explícitamente: “Ex quo numero apparuit quantum hominum tot proeliorum adversa fortuna populo Romano abstulisset.” No estamos, por tanto, ante un error de escribano medieval. El número bajo de Tito Livio se da deliberadamente con pleno conocimiento de su significado. La lectura 137.108 debe, por tanto, conservarse para el año 209, pero en el entendimiento de que probablemente no incluía unas ocho o diez legiones estacionadas fuera de Italia.

El sorprendente aumento a 214.000 para el año 204 se explica adecuadamente por Tito Livio xxix. 37:

Per provincias dimiserunt censores ut civium Romanorum in exercitibus quantus ubique esset referretur numerus, y por la consideración de que ahora que la guerra se trasladaba a África los rezagados y fugitivos sin duda regresaban a sus hogares.[5]

Nuevamente debo retener el número de Livio (143,704) para el año 194-3. El ejército de cuatro legiones de Flamininus todavía estaba en Grecia, y grandes fuerzas estaban involucradas en una guerra activa tanto en la Galia Cisalpina (Livy xxxv. 46) como en España (4 legiones). Es más lógico suponer que los ejércitos en el extranjero no fueron registrados esta vez que cambiar el texto de Tito Livio.

Más sobre los censos en la antigüedad
Territorios e idiomas de Campania, siglo V a. C. / Wikimedia Commons

El censo de 189 muestra un aumento de más de 100.000 en cinco años. Pero en este año los campanos (alrededor de 50.000) fueron nuevamente inscritos por primera vez después de su deserción (Livio xxxviii. 36), y los hijos de los libertos que habían sufrido ciertas inhabilitaciones fueron inscritos nuevamente con plenos derechos (Plut. Flam . xviii ). Si, como en 204, el registro se extendió a los ejércitos de las provincias, se contabiliza todo el número sin recurrir a enmiendas. Por lo tanto, no hay motivo para alterar las estadísticas de Tito Livio para los años 209-8 a. C. y 194-3 a. C.

Durante el siglo II a. C., las cifras del censo de Roma se dan para casi todos los lustros, pero después de Gracchans, el censo no siempre se realizó y, a veces, las estadísticas se han perdido para nosotros. Entre el 130 a. C. y el 14 d. C., tercer censo de Augusto, tenemos las siguientes cifras:

Más sobre los censos en la antigüedad

Beloch (p. 352) no da crédito a las cifras del 85 a. C. porque piensa que después de que los italianos se convirtieron en ciudadanos en el 89, el número debería haber sido mucho mayor que el informado. Por otra parte, los números informados por Augusto le parecen tan grandes que en su opinión (p. 374) representan un nuevo sistema de numeración, que incluye a todos los ciudadanos libres de ambos sexos.

Estas dos cuestiones habrá que tratarlas juntas, pero primero debemos ver cuál sería un número razonable en el 85 a. C., cuando la ciudadanía había sido prometida a toda Italia hasta el río Po. Polibio (ii. 24) dice que en 225, cuando amenazaba una invasión gala muy aterradora, Roma hizo un censo en toda Italia de todos los ciudadanos y aliados que podían portar armas. En el censo de ciudadanos se supone generalmente que se incluyeron personas mayores entre cuarenta y seis y sesenta años, ya que estos podrían ser utilizados para el contingente de defensa en Roma. El número, como hemos visto, era 273.000. De los aliados solo juniores(entre diecisiete y cuarenta y seis años) fueron alistados, pues estos iban a ser utilizados en el servicio activo, como han visto Beloch y Meyer. Además, Beloch y Meyer señalan que los socii navales del sur probablemente no fueron incluidos como exentos del servicio activo en tierra. Cuando, por lo tanto, Polibio enumera alrededor de 350.000 socii excluyendo a los galos, debemos al menos duplicar el número incluyendo los socii navales., los brucios y los ciudadanos varones durante cuarenta y seis años para obtener la población no romana libre de Italia. Podemos concluir, por lo tanto, que había aproximadamente tres veces más no ciudadanos que ciudadanos en Italia en el momento de la Segunda Guerra Púnica. Es probable que esta proporción se mantuviera bastante constante hasta la Guerra Social, ya que la ligera extensión de la ciudadanía a costa de los socii fue casi compensada por la plantación de nuevas colonias latinas a las que Roma hizo algunas contribuciones.

Desafortunadamente, no tenemos estadísticas para el año 90 y, de hecho, debemos retroceder veinticinco años para encontrar alguna. En el 115 aC había 394.000 ciudadanos; ciertamente podemos suponer por lo menos 400.000 justo antes de la Guerra Social y, utilizando la proporción empleada anteriormente, tres veces ese número, o alrededor de 1.200.000 socii et Latini, exigiendo la ciudadanía en toda Italia. Esto daría a toda Italia hasta el Rubicón una población en el año 90 a. C. de unos 1.600.000 varones libres mayores de diecisiete años, o unos 6.000.000[7] de personas de ambos sexos, es decir, alrededor del 40 por ciento del número actual; ciertamente una figura conservadora. Por supuesto, los 1.600.000 varones libres mayores de diecisiete años postulados aquí para el año 90 no son de ninguna manera todos los que hay en todo el Imperio. Muchos romanos, latinos y aliados habían emigrado durante un siglo al valle del Po, la Galia Narbonesa, España, África, Grecia y Asia; de hecho, Mitrídates encontró 80.000 italianos para asesinar solo en la provincia asiática. El hecho de que el censo de ciudadanos entre 170 y 130 y nuevamente entre 125 y 115 fuera bastante estacionario en una época de paz cuando la tasa de natalidad era todavía normal y cuando se emancipaba un gran número de esclavos prueba que la emigración fue sumamente vigorosa. Si se hubiera realizado un censo científico de ciudadanos, latinos y aliados italianos en el año 90 en todo el Imperio, es seguro decir que el número de varones libres mayores de diecisiete años habría sido de al menos 2.000.000.

Más sobre los censos en la antigüedad
Mapa de la confederación romana en el año 100 a. C., en vísperas de la Guerra Social. Tenga en cuenta la configuración política de mosaico. Las posesiones romanas (en gris azulado) se extienden a ambos lados del centro estratégico de la península italiana y la llanura costera del Tirreno. Las colonias latinas (rojo oscuro) están dispersas en lugares estratégicos. Otros socii (rosa) se concentran en el interior montañoso. / Wikimedia Commons

Ahora, en el año 90 había alrededor de 400.000 ciudadanos (varones libres mayores de diecisiete años) en Italia, y aproximadamente tres veces más latinos y aliados en Italia elegibles para la ciudadanía, y la Guerra Social se libró aparentemente para asegurar la franquicia para este último grupo. . Sin embargo, en el mismo censo siguiente, del 85 a. C. (el censo del 89 no estaba completo), hay un aumento de sólo unos 70.000 y en el siguiente censo, quince años después, la cifra de 900.000 todavía está muy lejos de ser adecuada. ¿Cómo podemos explicar tales estadísticas? ¿Debemos rechazarlos como errores de escriba, o aceptarlos como una valiosa revelación de la política de Roma para evitar que los nuevos ciudadanos obtuvieran una influencia preponderante en los asuntos romanos, y de la falta de interés mostrada por los italianos en el sufragio?

Sin duda, los aliados habían pedido durante mucho tiempo la ciudadanía, pero no principalmente porque desearan el privilegio de votar. Después de obtener el privilegio, prestaron muy poca atención a las elecciones romanas y la legislación. La nobleza romana siguió ganando los altos cargos, mientras que el populacho romano seguía votándose a sí mismo como corn-doles. No hay evidencia de ningún interés territorial más amplio ni en las leyes aprobadas ni en los hombres elegidos para el cargo. Los italianos, de hecho, rara vez se tomarían la molestia de viajar 100 millas o más para poder votar, y les importaba tan poco el sufragio que nadie, que sepamos, propuso siquiera que se proporcionaran urnas nacionales en cada comunidad de alguna manera como la ley de César dispuso que el censo nacional se hiciera en los municipios. Los italianos habían deseado la ciudadanía para escapar de las órdenes arbitrarias de los oficiales y magistrados romanos, para asegurar una incidencia más justa de las cargas militares y una participación más liberal en las recompensas militares, para asegurar una posición más favorable en las cortes romanas y los mismos derechos de el comercio y los matrimonios mixtos en toda Italia que disfrutaban los ciudadanos romanos. Cuando era soldado o comerciante, el italiano quería el privilegio de decir: “Civis romanus sum”.

Además, el gobierno ya no tenía una necesidad real de un registro censal completo. En las primeras décadas del siglo II a. C., mientras todavía se recaudaba un tributo directo de los ciudadanos, y mientras los soldados eran reclutados y alistados en el ejército de acuerdo con las calificaciones de propiedad, un censo cuidadoso había sido una necesidad. En aquellos días se impuso una fuerte sanción a los ciudadanos que no se registraran. Pero después de que se abandonara el tributo ciudadano en 169, y después de que Marius pusiera la moda de enrolar a los voluntarios en el ejército, el censo sirvió poco más que para clasificar a los votantes en la asamblea centuriada y para hacer la lista de los que deseaban participar. estar inscrito como patrimonio. Dado que este hecho fue tan bien reconocido que no se hizo ninguna enumeración entre el 69 y el 28 a. C., es probable que ninguno de los censores del primer siglo hiciera esfuerzos serios o costosos para hacer un registro completo.[8] De hecho, Cicerón comenta incidentalmente ( I Verr . liv) en el 69, mientras tenía el caso Verrine en la corte, que esperaba muchos extraños en Roma ese año porque se estaba levantando el censo. Aparentemente no se enviaban registradores a las partes más remotas de Italia. También remarca en Pro Archia xi que su cliente no se inscribió en el 85 ni en el 69 por su ausencia de Italia en esos años. De estos pasajes creo que podemos concluir que la cuidadosa disposición de César en la Lex Julia Municipalis para un censo extenso por quinquinnales municipalesera un nuevo arreglo inventado por el gran dictador en el 44 a. C., y que después de la Guerra Social, el censo se había realizado regularmente solo en Roma, y ​​se habían registrado solo aquellos que optaron por hacer el sacrificio de tiempo y esfuerzo para ir allí a registrarse.

Pero aparte de la apatía de los ciudadanos lejanos y la falta de incentivos por parte del gobierno, también tenemos pruebas de que los ciudadanos más antiguos de Roma, tanto los pobres como los nobles, eran reacios a una inscripción completa. de los votantes italianos. Los demócratas, sin duda, bajo Sulpicio, Marius y Cinna, adoptaron de vez en cuando como punto de partida de su plataforma la plena emancipación de los italianos. Pero tales plataformas no siempre son sinceras. Los líderes democráticos eran ruidosos en sus profesiones liberales solo cuando necesitaban el apoyo externo en votos o en armas, pero sabemos que la democracia votante de Roma había abandonado tanto a Cayo Graco como a Livio Druso cuando propusieron extender el sufragio. Los nobles sólo tenían que recordarles que podían arriesgar sus corndoles y ser expulsados ​​de su sala de estar en los juegos para hacerles olvidar promesas liberales. En cuanto a los senadores, pocos habían favorecido alguna vez una amplia extensión de la ciudadanía. Los nobles difícilmente podían controlar a los votantes en Roma; temían que el voto italiano pudiera elevar a los líderes municipales a las magistraturas y romper así su tradicional control del gobierno.

Más sobre los censos en la antigüedad
Gaius dirigiéndose al Concilium Plebis / Wikimedia Commons

Veamos ahora por qué tedioso proceso los italianos finalmente fueron inscritos después de su revuelta en el 90 a. C. Por la Lex Plautia-Papiria aprobada en el 89, la ciudadanía se otorgaría a aquellos que se inscribieran con los pretores en Roma dentro de los sesenta días. Probablemente un gran número se registró, pero sus nombres no se transfirieron a las listas del censo, como sabemos por Cicerón,[9] y el Senado, temeroso de los nuevos votantes, astutamente los asignó a diez nuevos distritos,[10] que fueron votar después de que los treinta y cinco antiguos distritos hubieran emitido sus votos. Hubo, por supuesto, una protesta de los nuevos ciudadanos contra este trato, y Marius, que pensó que los nuevos votantes podrían ser efectivamente empleados por el partido democrático, ejerció su prestigio político y militar en apoyo del plebiscito sulpiciano, pidiendo una distribución más justa de los nuevos ciudadanos y también una distribución general de los libertos en los treinta y cinco distritos. Este plebiscito se aprobó en el 88, pero cuando Marius poco después se transfirió a sí mismo el mando del ejército, Sila marchó sobre Roma y derogó ambas medidas.

Después de la partida de Sulla a Asia, Cinna en 86 corrigió el error y el Senado, entonces en gran parte bajo su influencia, confirmó la ley (Livy Epit . lxxx y lxxxiv). Ahora, por primera vez, al parecer, todos los italianos, se hubieran registrado o no en el 89, eran legalmente ciudadanos y, como muestran nuestras inscripciones, los municipios de Italia fueron asignados equitativamente a los distintos treinta y cinco distritos[11]. Esta ley se aplicaba también a los libertos (Livy Epit . lxxxiv), al igual que la sulpiciana, y seguía siendo válida, ya que Sila, a su regreso de Asia, prometió solemnemente no revocarla (Livy Epit . lxxxvi).

Ahora bien, el censo de 86-85 se realizó mientras los demócratas estaban en el poder, y aparentemente fue arreglado especialmente para permitir la inscripción de los nuevos ciudadanos de acuerdo con el reciente plebiscito de Cinna, ya que solo habían pasado tres años desde el último censo. Sin embargo, el número de inscritos es tan pequeño que pocos de los nuevos ciudadanos parecen haber aceptado la oportunidad. Nos sorprende encontrar que uno de los censores del año fue Filipo, quien se había opuesto a Druso en el 91 y actualmente se unió a Sila al regreso de este último a Italia. Ciertamente no era un liberal. Pareciera que el pueblo prefería una censura aristocrática a pesar de su programa democrático. Como hemos visto, no hay rastro de una maquinaria eficaz para completar el registro. Y si los nuevos ciudadanos se dejaran a su antojo en el asunto, es fácil ver que la mayoría de ellos se ausentaría, porque una guerra entre Sila y Cinna parecía inevitable, y el enrolamiento en Roma obviamente los sometería a la exacción que parecía inminente. La censura fue, por tanto, un fracaso. No necesitamos tratar de enmendar las cifras. Tal como están, son un comentario sobre los prejuicios políticos de la época.[12]

Después del 85 no hubo censo durante quince años porque Sila suprimió la censura. En esto probablemente siguió la sugerencia de los nobles, que preferían que sus derechos a las dignidades senatoriales no fueran cuestionados por un magistrado elegido por el pueblo. Pero también es probable que, al abolir la censura, Sila pretendiera que los nuevos ciudadanos que en gran medida no se inscribieron en el 85 quedaran fuera de los límites de la asamblea centuriada,[13] porque es difícil ver cómo iban a hacerlo. votar en sus respectivas “clases” si no hubieran registrado su propiedad.

Más sobre los censos en la antigüedad
Busto de Pompeyo del siglo I d.C., según un original de c. 55–50 a. C. / Foto de Diagram Lajard, Wikimedia Commons

En el año 70 Pompeyo y Craso se convirtieron en cónsules e inmediatamente restablecieron la censura así como las funciones tribunicias. En consecuencia, se realizó el censo en 69. Ahora, un gran número de italianos, habiendo sentido la injusticia de una larga segregación, estaban dispuestos a tomarse la molestia de registrarse. Pero, como hemos visto por dos referencias incidentales en Cicerón, los ciudadanos aparentemente se vieron obligados a hacer el viaje a Roma si deseaban ser inscritos. Por lo tanto, los 900.000 dados por el epítome de Tito Livio están nuevamente lejos de ser una lista completa. Los que vivían en Roma o cerca de ella sin duda dieron sus nombres. De los ciudadanos que vivían lejos, podemos suponer que aquellos que deseaban registrar propiedades que pudieran calificarlos como equites o como ciudadanos de las “clases” altas en la asamblea harían el viaje.

Después del 69, aunque los censores asumieron sus funciones con bastante regularidad, y en ocasiones depuraron el Senado, firmaron contratos y registraron listas de propiedades de aquellos cuyo rango dependía de tales calificaciones,[14] no volvieron a realizar un censo completo durante la república. Los poderosos de Roma prefirieron no verse abrumados por votantes desconocidos, e incluso líderes democráticos como César optaron por gobernar a través de la manejable multitud urbana que frecuentaba el Foro. Más tarde, cuando César se convirtió en dictador y estaba seguro de su poder, creó la maquinaria para un censo científico en la Lex Julia Municipalis al ordenar que los quinquinnatosde los municipios debían hacer el censo en sus ciudades cuando se estaba haciendo en Roma, y ​​debían enviar sus actas a Roma para su incorporación en las listas nacionales. Pero él mismo no vivió para usar esta maquinaria para hacer un censo completo.

Llegamos finalmente a la afirmación de Beloch de que el censo de Augusto debe haber incluido mujeres y niños libres además de hombres, ya que de otro modo sería difícil dar cuenta de un aumento de 900.000 a 4.043.000 en cuarenta y un años. Si estamos en lo cierto en las conclusiones a las que arribamos, la cifra de Augusto no debería compararse con el censo incompleto del 69, sino más bien con unos probables 2.000.000 de ciudadanos reales y futuros en el 90 a. Definiciones antiguas de censo. Siguiendo a Beloch, hemos supuesto que en el 225 a. C. el término civium capita debe referirse a varones libres de diecisiete años o más, ya que la cifra del censo es casi la misma que la del registro de juniores y seniores.dada por Polibio ii. 24. Cuando en la Res Gestae ii. 2, Augusto usa el mismo término civium capitasin modificación, debemos aceptarlo como connotando lo que había hecho durante la república a menos que nos lleve a conclusiones improbables. Dionisio,[15] que escribió durante el reinado de Augusto, al hablar del censo de 472 aC, dice: “Los ciudadanos que se registraron a sí mismos, sus bienes y sus hijos adultos fueron 103.000”. La cifra de esa fecha temprana fue sin duda legendaria y no necesita tomarse en serio, pero la definición de aquellos que fueron registrados es presumiblemente de su propia época. La única otra definición que tenemos es la de la Lex Julia Municipalis de César, que ordena (146-47) que los censores municipales registrarán a los ciudadanos: “eorumque nomina, praenomina, patres aut patronos, tribus, cognomina et quot annos quisque eorum habet et rationem pecuniae ex fórmula censo quae Romae . . . . proposita erit.” Esto no es muy definido,patroni muestra que se incluyeron libertos. Veamos ahora si la suposición de que el censo de Augusto fue como el republicano lleva a conclusiones plausibles.

Hemos visto que 2.000.000 podría considerarse una estimación conservadora de varones romanos e italianos de 17 años o más en todo el reino en el año 90 a. C. Entre esa fecha y el primer censo de Augusto en el 28 a. C. (sesenta y dos años) hubo grandes y rápidas adiciones al cuerpo ciudadano. En el 89 a. C. se añadió la región fértil entre el Rubicón y el Po, y en el 49 la Galia Transpadene. Según Estrabón,[16] el valle del Po era entonces una región floreciente y densamente poblada que ya tenía varias ciudades importantes como Milán, Placentia, Cremona, Verona, Mantua, Módena, Parma, Brescia y Padua, y la rica tierra , aunque no cultivable en la medida en que lo es en la actualidad, se cultivaba intensamente. Hoy esta región reclama la mitad de la población italiana del continente.

Más sobre los censos en la antigüedad
Urna cineraria para el liberto Tiberius Claudius Chryseros y dos mujeres, probablemente su esposa e hija / Foto de Kleuske, Wikimedia Commons

Además, la distribución de los libertos en los treinta y cinco barrios en el año 85 hizo que aumentara el número de ciudadanos. Sin duda, los descendientes de los libertos después de la primera generación habían contado como ciudadanos de pleno derecho desde 189, pero ahora, de golpe, el registro palatino estaba por el momento prácticamente vacío. Como miembros de barrios respetables, los libertos de toda una generación eran ahora tan buenos como otros romanos, y ellos y sus hijos estaban libres de restricciones sociales y económicas. Posteriormente, César provocó una nueva entrega ya que envió gran número de libertos reales a colonias como Corinto, Sinope y Urso. De esta forma se añadió a la natalidad normal un aumento considerable de los esclavos emancipados.

Nuevamente, la colonización de soldados fuera de Italia por parte de César, los triunviros y Augusto agregó un gran número al cuerpo de ciudadanos porque muchos de estos soldados no habían sido ciudadanos cuando fueron reclutados en las provincias. Fue en esta época cuando se fundaron colonias tan famosas[17] como Corduba, Hispalis, Tarraco, Narbo, Arausio, Arlate, Lugdunum, Raurica, Salonae, Filipos, Corinto, Sinope, Heraclea y Cartago. Y por último hay que recordar que Julio César dio la ciudadanía a grandes grupos de galos y griegos, ya ciudades enteras como Gades y Utica. Tomando tales adiciones en conjunto, parece razonable suponer la adición de 1.000.000 de hombres en edad militar desde el momento en que la Galia Cisalpina obtuvo el derecho al voto hasta que se completó la colonización después de Actium.

Ahora bien, el censo de Augusto del 28 a. C. fue completo. El emperador tenía la ventaja de la maquinaria de César de censores locales en todos los municipios de Italia y las colonias cesáreas de fuera. Para el resto, envió registradores a todas las provincias del Imperio, que inscribieron a todos los ciudadanos dondequiera que se encontraran. La lista completa da, como hemos visto, 4.063.000. Si siguió el sistema consagrado e inscribió en la lista a todos los civium capita(varones de diecisiete años y más), deberíamos esperar unos 3.000.000 más el aumento anual de sesenta y dos años. Un aumento de aproximadamente la mitad del 1 por ciento anual durante sesenta y dos años da el número que registra Augusto. Que se trata de un porcentaje justo lo prueba el hecho de que durante los cuarenta años entre el 28 y el 14 a. C. el aumento natural fue de 874.000, que es algo más de la mitad del 1 por ciento anual. El aumento de la población en la Italia moderna durante los últimos sesenta y dos años ha sido más del doble de rápido.

Pienso, pues, que las estadísticas censales que nos dejan las actas son del todo razonables, teniendo en cuenta que las del 85 y 69 aC están incompletas por la peculiar circunstancia que retardaba el empadronamiento de los nuevos ciudadanos. Vale la pena no verse obligado a dudar de las fuentes. Pero el principal valor de esta discusión es que nos ayuda a dar la interpretación natural a las cifras del censo de Augusto. Beloch sostuvo que los 4.063.000 del censo de Augusto del 28 a. C. incluye a todos los ciudadanos romanos -hombres, mujeres y niños- y asigna alrededor de 3.250.000 de estos a Italia ( Bevilk, pag. 436).[18] A este número añade unos 2.000.000 de esclavos y algunos peregrinos, haciendo una población total de 5.500.000. Hoy la misma región (excluyendo las islas) tiene alrededor de 35.000.000. Este extraño cálculo se destaca en toda su inconsistencia cuando leemos ( ibid ., p. 507) que el norte de África, Siria y la provincia de Asia tenían cada uno 6.000.000.

Al interpretar las cifras del censo de Augusto de la misma manera que las de la república, llegamos a resultados muy diferentes. Los 4.063.000 civium capitason, de hecho, ciudadanos varones adultos, de los cuales podemos asignar con seguridad 3.500.000 a Italia (incluido el valle del Po). Para obtener la población total, el único método razonable es multiplicar por 4, como lo hace Dionisio (ix. 25). En su día el censo se hacía científicamente, las mujeres y los niños se registraban en listas subsidiarias, y el número de esclavos aparecía en la lista de propiedades. Por lo tanto, se conocía la población total. Hay muchas razones para pensar que su método se basa en el registro de Augusto, y que la población total de Italia era, por lo tanto, aproximadamente cuatro veces 3.500.000, o 14.000.000, es decir, aproximadamente el 40 por ciento de lo que es hoy. Para estimar la población libre sobre la base de las cifras de varones de diecisiete años y más, la proporción de 100:35 parece normal. Esto da una población libre de 10.000.000, dejando 4.000, 000 para esclavos y extranjeros.[19] Estos números parecen razonables en vista de la actual población peninsular de Italia, y los hemos alcanzado siguiendo meticulosamente las fuentes y abandonando todas las enmiendas propuestas.

notas

  1. Beloch, Bevolkerung der Griechisch-Romischen Welt , 1886; Beloch defiende su método con ligeros cambios en Klio (1903), pp. 471 ff. Eduard Meyer, Bevilikerungs-wesen ( Handwerterbuch der Staatsw ., II [1909], 906 ff.) sigue a Beloch, en lo principal. Nissen, Ital. Landeskunde , II, 99 ss., piensa que el antiguo censo republicano contenía sólo a los junioresde los propietarios, excluido el proletariado; que Marius presentó a los desposeídos; y que la lista de Augusto incluía a todos los varones adultos libres, viudas y huérfanos propietarios, pero no a otras mujeres y niños. Sus argumentos han sido criticados por Beloch en Klio (1903), pp. 417 ff. Para otras opiniones, véase Mommsen, Staatsrecht, II, 400 ss., III, 435 ss.; Heitland, La República Romana, passim ; Ruggiero, Diz. Epigr ., sv “Censor”.
  2. Beloch, Bevolk ., págs. 314-15; Dionisio ix. 36, cf. ix. 25
  3. Livio xxvii. 7 y 22.
  4. Véase Livio i. 13. 7, “aliquanto numerus major hoc”, un eufemismo sarcástico, así también i. 51. 1, “Tarquinius aliquanto quam videbatur aegrius ferens”; i. 56. 2. El uso es, por supuesto, bien conocido y frecuente incluso en Cicerón.
  5. Si el censo de 209 hubiera sido de 237.000, como propuso Beloch, ¿cómo se puede explicar una disminución de 23.000 en cinco años después de que se le dijera que el nuevo censo se tomó con un cuidado inusual?
  6. Sobre el servicio militar a principios del siglo II, véase Park, The Plebs in Cicero’s Day , p. 12
  7. Dionisio ix. 25 considera que se debe multiplicar la lista censal de civium capita por 3 para obtener una estimación justa del resto de la población (designada como mujeres, niños, esclavos y metics). Hace la afirmación con referencia al año 474 a. C., pero su método de cómputo es probablemente el habitual en su época.
  8. Velleius (ii. 7) nos dice que después de la colonización de Cartago, algunos censores, para desalentar la colonización extranjera, ordenaron a los ciudadanos de las provincias que fueran a Roma para registrarse. Tal mezquindad solo podría haber resultado en declaraciones incompletas.
  9. Las autoridades difieren en cuanto a la primera distribución del Senado de los nuevos votantes. Para una discusión cuidadosa ver Heitland, op. cit., II, 447.
  10. Véase Mommsen, Ges. Schriften , V, 262 y ss.
  11. Langue, Rom. alternativa , III, 135, y Heitland, op. cit. , II, 466, me parece correcto, por tanto, al suponer que el censo estaba incompleto.
  12. Kiene, Bundesgenossenkrieg , pág. 328, ya ha expresado esta opinión.
  13. Véase, por ejemplo, Cicero Ad Att. i. 18. 8 (60 Bnc.) sobre el registro de la propiedad de Atticus, un caballero; revisión del senado, dio xl. 63; xxxvii. 46.
  14. Dionisio ix. 36; apoyado por ix. 25
  15. Estrabón v. 4 y ss. Solo Padua tenía entonces más de 500 ciudadanos que poseían un censo de caballeros ( ibid . 7).
  16. Consulte la lista de coloniae de Kornemann en Pauly-Wissowa.
  17. En su artículo posterior en Klio (1903), p. 490, Beloch admite números algo más altos: “de cuatro a cuatro millones y medio de ciudadanos en Italia, de dos a dos millones y medio de esclavos, de medio millón a un millón de peregrinos y latinos”, haciendo un total de 7.000.000 a 8.000.000 para la población de Italia. Pero aparentemente no se refiere aquí al primer censo de Augusto sino al último de cuarenta años después.
  18. Si bien Nissen asume sin justificación dos cambios diferentes en el sistema censorio de la república, su interpretación del censo de Augusto no es muy diferente de la oda aquí presentada. Su total para la población civil de Italia es de 9.000.000 a 10.000.000 ( op. cit. , p. 118).
  19. La estimación de Beloch para los esclavos se basa en la suposición de que eran aproximadamente la mitad de la población libre. En algunas grandes ciudades y entre los trabajadores agrícolas eran numerosos, a veces superando en número a los libres. Pero los cálculos basados ​​en consideraciones tan inciertas son inútiles. El método de Dionisio, que he utilizado, da como resultado una proporción de esclavos y extranjeros: libres: :40:100. La mayoría de estos 4.000.000 eran sin duda esclavos, ya que hay muy pocas huellas de inmigrantes libres en Italia. Donde prospera la economía esclavista no hay lugar para el trabajo libre de los no ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *