Más de 100 mil personas disfrutaron del Festival Internacional Buenos Aires Jazz

PorMonitor de Medios

Nov 19, 2019

El Festival Internacional Buenos Aires Jazz, presentado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y con la dirección artística de Adrián Iaies, finalizó este lunes en el colmado Auditorio de la Usina del Arte con Harold Danko & Rich Perry Quartet. El piano de Harold Danko y el saxo tenor de Rich Perry se presentó junto al baterista Jeff Hirshfield y al bajista Jay Anderson en un concierto inigualable que terminó con la ovación del público presente.

Más de 100.000 personas disfrutaron de la nueva edición del Festival.

El BAJazz se transformó e invadió la Usina del Arte, Espacios Culturales, clubes de jazz y las calles de la Ciudad con diferentes propuestas tanto para los amantes del género como para todos los vecinos y turistas que quisieron descubrirlo. Este año las mujeres pisaron fuerte con una gran cantidad de nuevas y consagradas músicas de todo el mundo. Además, una variada programación que incluyó un lugar destacado para nuevas bandas y solistas, clases en los parques, pistas de baile tanto para los eximios bailarines como para los principiantes, noches de improvisaciones al aire libre, actividades para los más chiquitos y clases de baile de salsa, locking y swing, con el agregado de segmentos dedicados para compartir en familia.

«El Festival Internacional Buenos Aires Jazz volvió a ser un atractivo cultural no sólo para los amantes del género sino también para los nuevos públicos que se sumaron este año. Con una fuerte participación femenina y de los más pequeños, el festival se consolidó como el gran referente regional en esta especialidad musical. Estamos orgullosos ya que además de reunir una gran variedad de propuestas de calidad e invitados internacionales, nuestros hacedores se pudieron destacar con su talento en esta plataforma de impulso artístico y vidriera musical para el mundo», dijo el Ministro de Cultura de la Ciudad Enrique Avogadro.

Por su parte, Adrián Iaies, Director Artístico del Festival agregó: «Creo que el festival encontró en esta edición caminos alternativos para llegar, incluso, a más público del que venía teniendo. La idea de ofrecer la mayor diversidad posible de estilos, de formas, de actividades, de modos de convocar público y artistas, sigue siendo nuestro gran objetivo, como desde el primer día.»

El Festival salió a la calle con intervenciones en la vía pública para que todos los porteños pudieran conocerlo y disfrutarlo. Además, uno de los hitos del BAJazz es la diversa cantidad de propuestas gratis al aire libre. En esta edición, la Plaza de la Usina se colmó de vecinos que disfrutaron de dos tardes y noches primaverales únicas junto a un amplio listado de agrupaciones especialmente dedicadas a las Big Bands y las Voces del Jazz. Además, hubo grandes conciertos en el escenario del Anfiteatro del Parque Centenario, como la presentación de Jaguar, el grupo de Lito Epumer (guitarra), Daniel Ferrón (voz y bajo), Rodolfo García (batería y voz) y Julián Gancberg (teclados y voz), músicos que han sido miembros de una rica historia junto a Luis Alberto Spinetta en memorables agrupaciones. También se presentó, entre otros artistas, el trombonista madrileño Santiago Cañada. Lo mismo hizo Jazzología, el histórico ciclo comandado por Carlos Inzillo que volvió a ser de la partida con lo mejor del jazz, y la tradicional JAM, para todos los que se animaron a subir al escenario a cantar o tocar, con Bobby Flores como maestro de ceremonias y Deborah Dixon abriendo el micrófono.

Hubo nuevas actividades y propuestas para los más chiquitos con películas clásicas con música en vivo y clases de swing para toda la familia. Y nuevamente, las Pistas de Baile se convirtieron en una de las secciones favoritas para el público del Festival, aquella en la que la participación directa de los vecinos adquirió toda su dimensión. Ofreciendo un lugar tanto para los eximios bailarines como para los principiantes, se presentó como punto de encuentro y de diversión, siempre al compás de las bandas de turno.

Los conciertos internacionales contaron con la presencia de la reconocida saxofonista, flautista, productora y compositora canadiense Jane Bunnett y el grupo Maqueque, formado exclusivamente por instrumentistas cubanas.

Por primera vez en el Festival, la apertura estuvo a cargo de un grupo íntegramente femenino.

Dentro de la ya tradicional «noche europea» que el festival incluye año a año, esta edición tuvo un doble programa muy especial porque a la celebración de los 80 años del trompetista Enrico Rava, gran maestro del jazz italiano que estuvo acompañado por un grupo de lujo en el que se destacan con carreras solistas muy importantes y sólidas el pianista Giovanni Guidi y Gianluca Petrella (trombón); se sumó como apertura el dúo protagonizado por dos franceses de gran reconocimiento internacional: Géraldine Laurent (saxo alto) compartió escenario con el pianista Laurent de Wilde. Además, el renombrado maestro del piano cubano, compositor y director Hilario Durán, de gran trayectoria y reconocido por colegas de la talla de Rubalcaba, o Lopez Nussa, entre otros, ofreció un concierto con su último proyecto Contumbao. Dos de las protagonistas centrales del avant garde neoyorkino, la pianista norteamericana Kris Davis y la alemana Ingrid Laubrock (saxo tenor o soprano) se presentaron juntas en un espectáculo único. El original trío First Gig Never Happened (Austria) llegó a Buenos Aires para presentar su disco nuevo dedicado a Monk y a Charlie Mingus. Y el grupo de jóvenes músicos Quartabê (Brasil), uno de los cuartetos más estimulantes de la escena latinoamericana actual, mostró un gran repertorio de urgente contemporaneidad. Además, se realizaron tres entregas de solopiano en el Salón Dorado del Teatro Colón y la Usina del Arte con notables protagonistas como el francés Laurent de Wilde, el norteamericano Harold Danko, y la canadiense Kris Davis.

En esta edición, la sección Jazz de Cámara presentó 6 propuestas intimistas en la Sala de Cámara de la Usina del Arte y el Club Bebop con la experimentación insobornable de La jaula se ha vuelto pájaro y se ha volado, un nutrido grupo de mujeres abocadas a la música y la danza; la artesanía imprevisible del SLD Trío comandado por Paula Shocron; Antonio Lizana Trío fusionando el flamenco, el jazz y las músicas del mundo más diversas; Michael Attias Silver Mind Quartet y su exploración con devoción de los rincones menos transitados del jazz modal; The Question Is Now, dos tríos unidos compuestos por tres músicos de jazz argentinos y tres alemanes; y la portuguesa Susana Travassos que aporta su voz milagrosa en composiciones propias o ajenas evocando los prodigios melancólicos del fado, los aires de ciudades atemporales y, por supuesto, el jazz.

La tradicional sección de Cruces, marca histórica del Festival de Jazz de Buenos Aires, tuvo nuevamente inesperados e irrepetibles encuentros que sorprendieron al público con una experiencia única de intercambio artístico entre destacadas figuras nacionales y extranjeras. Dos Proyectos especiales se presentaron en esta edición. El primero de ellos fue un concierto del legendario grupo de percusión contemporánea Paralelo 33° con un repertorio jazzero especialmente comisionado por el Festival. Además, en la clásica colaboración entre el Festival y la carrera de Jazz del Conservatorio Manuel de Falla, la Big Band brindó un concierto final único que reflejó lo trabajado, por primera vez dirigido por una mujer, junto a la alemana Ingrid Laubrock. Y la Escena Local trajo, en esta oportunidad, 12 conciertos de la mano de agrupaciones seleccionadas en la convocatoria abierta del Festival.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *