• Diario 5 -Buenos Aires, domingo 26 de septiembre de 2021

Magdalena en Primavera

PorCarlos Allo

Sep 21, 2020

Esperamos para contarlo porque su partida tuvo un fuerte significado familiar en esta redacción. Magdalena Fernández, nuestra experta en «la Buenos Aires peruana», nos dejó hace 8 semanas, tras una afección fulminante que la y nos tomó de sorpresa a todos.

Su altísimo nivel de predisposición a colaborar en todo aquello donde ella supiera que podía ser útil, su condición de «recordadora» memoriosa para las canciones, las películas, los nombres de los artistas y cuanta información de cada uno de los tiempos que le tocó vivir, la hacían una compañera de esplendor.

Magda era dueña de una calidez de la que en esta reseña dejaremos una prueba irrefutable. Pragmática y vocacional para la comunicación, lo primero que adoptó para sus misivas familiares fue una fórmula para firmar en la que quienes recibían su e-mail podían enterarse de qué otro modo se la conocía en algún otro rincón de sus afectos: Sus dos nombres y su rango de madre y abuela se fusionaban cada vez que tomaba la decisión de repartir buenos deseos,

Desde ya que, si bien jugaba con el estilo de mensajes cariñosos que suelen ofrecerse desde siempre a nivel comercial en tarjetones y hoy miles disponibles en webs, jamás apeló a tales fuentes, desgranando, naturalmente, pequeños arrebatos literarios y filosóficos, probablemente con la intención de dejar alguna semilla de enseñanza, especialmente en su nieta Florencia, de quien era inseparable.

Sus afectos directos – y por orden de edad – son sus hijos Pablo, Gabriela y Sergio. Alcancé a reconocer que el suave espíritu de Magadalena se tornaba en exultante cada vez que tuvo la oportunidad de reencontrarse con Sergio en las -lamentablemente- pocas oportunidades en la que él viajaba desde México, donde reside, para brindarle esas alegrías.

Fue Pablo el artífice de que fuera abuela y el caso de Gabriela es el más especial, ya que no sólo es quien la acercó al universo al que pertenece este grupo de trabajo, sino que fue la responsable de que el que suscribe tuviera una suegra inolvidable.

Gracias, Magdalena por las primaveras compartidas. En las que nos queden, tu nombre será siempre protagonista.

 

6 comentarios en «Magdalena en Primavera»
  1. Tuve la felicidad de compartir hermosos momentos con Magda .Y como fue un ángel se hace imposible entender que se fue . Nos dejó pura bondad , ternura ,un don de persona que ya no se encuentran en este plano . Siempre la recuerdo con su mirada dulce y estando a su lado te envolvía una energía como de alguien que conocía la profundidad de las cosas ,con una sabiduría que parecía venir desde lejos en el tiempo . Yo la quiero mucho y a toda su familia . Siempre en mis plegarias ,junto a mis seres amados . Por siempre vive Magda . Flor Ibáñez

  2. Magdalena es una de las personas más alegres y joviales con las que uno se pudo encontrar en la vida, disfrutaba mucho de vivir y de los placeres simples, que terminan siendo los más memorables: las comidas, la música, las compañías, el simple hecho de vivir y circular por este mundo y sus lugares hermosos.
    Su facilidad para narrar y redactar con un estilo muy personal nos hará recordar siempre esos mensajes que nos dejaba en el correo y que daba tanto gusto leer.
    Y en su memoria, lo mejor que podemos hacer es disfrutar el aquí y el ahora, la vida misma que es el mayor regalo, hasta que nos volvamos a encontrar con ella en ese lugar donde todo es gozo, el cielo donde ella nos acompaña por siempre. <3

  3. Lo leo y mi corazón late fuerte…si viejita querida..te llevo en el corazón ,en el alma en cada célula mia.
    Hoy ..en éstas épocas..que todo (todo) el mundo ..quiere hacerle una gambeta al virus…ya no tengo miedo de partir cuando me toque..si sé que uds mia viejos queridos están allá.
    Los extraño…

  4. Hermana querida como olvidarte siempre con tus palabras ,tan justas en los momentos que se precisaban,siempre un ser excepcional como te voy estrañar ,y que lindo leer tus pensamientos ,para esa primavera , tan de locos que nos toca vivir quien iba a pensar , .
    en que te nos ibas a ir asi tan de golpe, pero siempre estarás en mi.

  5. Ciertas callecitas de Buenos Aires tienen eso que yo sé, vecinos queridos como familia, encuentros sorpresa, risas… y un día… algo pasa que dejamos de verlos, de cruzarnos, de compartir…
    Así fue con ella, con su dulce voz, con su chocolate de agosto, con su cariño y sobriedad para contener mi angustia, con todo lo que era y nos daba de corazón… Volá siempre cerca, Magdalena, te extrañamos, sobre todo en primavera, sobre todo en este mes…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *