La propuesta argentina al FMI

Desde el Ministerio de Economía, se pretende conseguir en un plan de pagos con un período de gracia de cuatro años. El objetivo es devolver el dinero prestado la administración Macri. Martín Guzmán piensa en obtener una ley que el Poder Legislativo le apruebe para ya no tener que estar pensando en cuestiones legales de dimes y direte acerca de lo se haga necesario negociar con el Fondo. Blindaje y punto final.

Lo que toma muy en cuenta el equipo de Guzmán, es el último informe del organismo y la categorización «aceptable» en la que ubicó a la Argentina respecto de las medidas adoptadas durante la pandemia, elemento políticamente importante para las novedosas y desconocidas negociaciones futuras.

Extractamos las referencia a deuda y medidas adoptadas para la recuperación de empresas por rubro (se destacan la aerolíneas)

Según el FMI, las políticas para la recuperación de los programas de préstamos y garantías probablemente sean apoyadas por el mercado, generando confianza y actividad económica. Los técnicos del Fondo entienden – a su manera de ver, desde los escritorios- que si estos programas logran ver la luz en esta etapa, luego de casi un año de pandemia, a su vez ayudarían a explicar la baja aceptación que tuvieron hasta el momento.

En el informe, para los economista de la entidad de préstamos internacionales las inyecciones de equidad a menudo han sido necesarias para prevenir las quiebras de las empresas estratégicas más afectadas, como aerolíneas nacionales, aunque con el riesgo de retrasar reasignaciones sectoriales, que son cruciales para la recuperación.

En algunos casos (Nueva Zelanda, Singapur), los gobiernos proporcionaron préstamos convertibles a aerolíneas nacionales
con opciones a convertir bonos en acciones ordinarias, lo que asegura que los riesgos y las recompensas sean mejor
compartidas por el estado y los accionistas (caso OCDE 2020c).

En Francia, el apoyo de las aerolíneas se combinó con la condicionalidad sobre la reducción de emisiones, lo que ayuda a
“Ecologizar” la recuperación. Aunque a reducción de emisiones de las respuestas fiscales es limitada, las medidas relevantes para el clima pueden convertirse en algo más prominente a medida que los países desvían su atención.

De la emergencia a la recuperación.

Las medidas fiscales en respuesta a la pandemia han consistido principalmente en prórrogas de plazos de pagos (OCDE 2020f; Djankov y Nasr 2020), que han respaldado la liquidez de las empresas y los hogares, aunque en menor medida que las moratorias de la deuda y los subsidios, dado que las cargas fiscales ya están limitadas por menores ventas y beneficios. (OCDE 2020b).

Por otro lado, los impuestos diferidos pueden no recuperarse en su totalidad si -simplemente- se retrasan, ya que se generan graves problemas de flujo de caja, creando riesgos para los gobiernos.

Las exenciones arancelarias sobre suministros médicos, como las de Colombia y Vietnam), aunque las tasas arancelarias ya están en baja en muchos países, y los procedimientos de liberación rápida en aduanas (Filipinas) han acelerado las importaciones de bienes.

Los Reembolsos de IVA acelerados (casos Francia e Indonesia), las reglas de devolución de pérdidas nuevas y ampliadas (lo ocurrido en China, Nueva Zelanda y Japón) y las deducciones por depreciación acelerada (Australia) han aliviado las necesidades de flujo de caja empresarial.

Las reducidas contribuciones a la seguridad social (Argentina, China, Francia, Corea) han protegido a los más vulnerables y afectados hogares y empresas. Sin embargo, el apoyo basado en impuestos puede ser menos eficaz en algunos mercados emergentes y economías en desarrollo debido a su alcance limitado para sectores informales.

Las políticas de indulgencia de pago, por otro lado, como moratorias facilitadas por el apoyo del gobierno
o empresas públicas en el pago de hipotecas (Estados Unidos), los servicios públicos (Argentina, Colombia, Japón), rentas
(China), o préstamos (Argentina, Turquía) han proporcionado alivio a corto plazo para hogares y empresas, incluidos los sectores informales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *