• Diario 5 -Buenos Aires, domingo 26 de septiembre de 2021

¿Irresponsables o asesinos? Casos de externación de pacientes Covid sin advertir a familiares.

PorMarcelo Zanotti

Oct 26, 2020

Se comenzaron a conocer en el mes de julio. En este centro de trabajo se sufrió uno de los casos. No se publicó en ese momento por razones que hoy se encuentran en diferente perspectiva. Estaba en juego el respeto a varias de las personas involucradas en condición de víctimas, mientras que, por los informes que recibimos se encontraban bien agazapados los victimarios, quienes intuían que podían recibir un golpe desde el lado de una denuncia penal u otras formas de que se hiciera justicia con ellos.

Se trata de un «cuarteto» de médicos, que atiende todo lo que es Internación en una clínica privada de la localidad de Libertad, Partido de Merlo. Allí fue a parar una paciente de Capital, por determinación de su obra social, en los primeros días de julio, es decir, cuando en Buenos Aires comenzaba a hacerse sentir la saturación del sistema y la falta de camas.

Presentamos el informe, reservándonos -por razones legales y como es habitual en las investigaciones periodísticas- parte de los datos provistos por la familia damnificada. La clínica tuvo durante 13 días a una paciente que ingresó con un cuadro oncológico y luego de 13 días de internación, le asignaron el alta sin avisar a sus familiares que estaba contagiada de coronavirus. La salud de la señora empeoró y debió ser internada nuevamente, ahora en un sanatorio de Munro. Allí falleció con el coronavirus multiplicando sus frentes de enfermedad y apurando todos sus cuadros. Horrible. Más espantosa aún, la inmediata y ya archiconocida tragedia de no ver nunca, pero nunca más a tu familiar fallecido.

El informe incluye los nombres de la institución y de los «4 fab doctors», que, alegremente,a través de la externación de la paciente, provocaron el contagio a otras tres personas, todas ellas de riesgo. Como no murieron y lograron, con grandes dificultades, salir de la enfermedad, ahora el problema lo tienen los médicos y sus respectivos equipos de irresponsables del Centro de Salud, al que un chófer de ambulancia de la obra social que trasladó a la infortunada paciente, según supimos por los deudos de la víctima, llamó -cariñosamente- «la Clínica de la muerte».

A los cuatro días de hacer circular la noticia de este caso, nos encontramos con que uno similar había ocurrido en una clínica de Monte Grande. Ya era agosto. Hoy, se conoce que le propinaron esta trastada a no menos de cien familias en nosocomios del AMBA (siempre instituciones privadas).

Mientras los interesados en este caso trabajan en llevarlo a la justicia, vale una advertencia al presidente Fernández y los cerebros de sus campañas publicitarias a cargo de las autoridades de la Secretaría de Medios: Para «poner a Argentina de pie» habrá que reubicarle los huesos, porque si no, más que de pie, va a quedar de culo, de cabeza o de rodillas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *