• Diario 5 -Buenos Aires, sábado 21 de mayo de 2022

La historia completa del Crucero General Belgrano, hundido hace 40 años en una aún discutida circunstancia de la Guerra de las Malvinas. Su construcción, operatividad en la Segunda Guerra Mundial, su uso en las dictaduras y las posiciones de los sucesivos gobiernos argentinos y británicos durante cuatro décadas.

Honor y Gloria

El ARA General Belgrano fue un crucero ligero de la Armada Argentina que fue hundido en 1982, con considerable pérdida de vidas, por el submarino británico HMS Conqueror en un controvertido episodio de la Guerra de las Malvinas. Es el único barco que ha sido hundido por un submarino nuclear en tiempo de guerra.

Fue el segundo buque de la armada argentina en llevar el nombre del general Manuel Belgrano, luego de un crucero blindado que entró en servicio en 1896 y se desarme en 1948.

Antes de ser el Belgrano. El Phoenix es botado en New Jersey y comienza el periplo de uno de los buques de guerra más legendarios de la historia

Fue construido como USS Phoenix (CL-46), el sexto barco de la clase Brooklyn de cruceros ligeros, en Nueva Jersey por la New York Shipbuilding Corporation en la planta de Camden. Su casco fue trazado en 1935 y tras la botadura, que tuvo lugar en marzo de 1938, entró en servicio en octubre del mismo año.

Honor y Gloria
Nació como USS Phoenix, luego, en 1951 lo compró la Argentina y fue el «17 de Octubre», rebautizado ARA General Belgrano».

Liberado ileso del ataque japonés a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, tomó parte en la Segunda Guerra Mundial cometida en la zona del Pacífico.y entre los muchos empleos participó en la batalla del golfo de Leyte. Al final del conflicto fue puesto fuera de servicio por la Marina de los EE.UU. en julio de 1946.

Honor y Gloria
El Phoenix, que luego sería el Belgrano, saliendo intacto de la zona de Pearl Harbour, en 1943, donde varios buques de guerra norteamericanos arden tras los ataques de kamikazes de la aviación japonesa.

ARA Diecisiete de Octubre

El crucero USS Phoenix fue vendido, junto con su buque gemelo USS Boise, a la Argentina en 1951 por 7,8 millones de dólares en los términos del Programa de Asistencia de Defensa Mutua, y rebautizado como 17 de Octubre en honor al aniversario central del justicialismo.

En una típica inserción «a la argentina» de criterios políticos, donde lo que no es verdad pasa como si lo fuera si se lo presenta con pompa, los equipos de prensa de presidente Perón, conscientes de que esa fecha no tenía ninguna trascendencia en la historia naval argentina, se afirmó falsamente que ese día se levantó por primera vez el pabellón nacional a bordo de la unidad, cuando en realidad había tenido lugar el 12 de abril. Reformado en la base de Filadelfia, el barco, tras salir de los Estados Unidos, llegó a su base de operaciones en Puerto Belgrano el 5 de diciembre siguiente.

En el momento de la entrega, el armamento principal consistía en cinco torres triples de 152 / 47 mm, de las cuales tres dispuestas en la proa, con la torre 2 elevada sobre la 1 y la 3, y dos en popa, con la torre 4 en una posición elevada sobre la torre 5, en una configuración llamada superfiring. El armamento antiaéreo principal constaba de ocho cañones antiaéreos individuales 127/25, dispuestos cuatro a cada lado, tres en cubierta y uno en el techo, mientras que el armamento antiaéreo ligero constaba de veintiocho cañones Bofors de 40 mm y veinticuatro Ametralladoras de 20/70 mm y ametralladoras.

En 1952 participó en los ejercicios y actividades de entrenamiento de la flota con seis escalas en el Atlántico Sur. En 1953, luego de participar en las actividades de entrenamiento previstas en el Atlántico, en julio, durante una visita a Buenos Aires, recibió la bandera de combate donada por el Instituto Browniano de Adrogué.

En 1954 realizó siete salidas al mar.

Durante la Revolución Libertadora de septiembre de 1955 con la que las Fuerzas Armadas destituyeron al presidente Perón, la unidad tomó parte activa en el levantamiento. El 16 de septiembre de 1955, el buque al mando del Capitán de Navío Carlos Bruzzone se encontraba entre las unidades cuyas tripulaciones se levantaron contra el régimen en la base de Puerto Belgrano y tras abandonar el arsenal zarpó rumbo a Mar del Plata, donde se encontraban los submarinos de la base local. aseguró a la causa de los insurgentes y luego se dirigió a La Plata donde el Almirante Rojas embarcó a bordo izando la insignia uno de los protagonistas del golpe, que luego asumiría el cargo de vicepresidente de la nueva junta militar.

Tras la deposición de Perón, el buque pasó a llamarse General Belgrano, con disposición fechada el 6 de noviembre de 1957. El nombre ARA General Belgrano fue heredado de un crucero acorazado Clase Garibaldi construido en Italia en los Astilleros Orlando de Livorno, donde fue botado en 1897 y estuvo en servicio en la Armada Argentina desde 1898 hasta 1947.

El 13 de marzo de 1956, durante un ejercicio, el buque colisionó con la unidad hermana Nueve de Julio y las dos unidades se vieron obligadas a ingresar al muelle para las reparaciones necesarias que se llevaron a cabo en un tiempo récord. Luego de regresar al equipo visitaron Punta Arenas en Chile. Durante 1957 participó en ejercicios normales. El 26 de abril de 1958, a bordo de la unidad, el almirante Rojas pronunció el discurso sobre el inminente traspaso del gobierno por parte de los militares a las autoridades civiles constitucionalmente electas en elecciones libres, que el próximo 1 de mayo ganaría Arturo Frondizi. en 1962 entró en el muelle para ser sometido a un ciclo de trabajos de mantenimiento.

El buque volvió a atracar nuevamente para someterse a un nuevo ciclo de obras en 1966. Los trabajos duraron hasta 1968, y durante estos trabajos, en 1967, la unidad fue equipada con misiles tierra-aire Sea Cat, colocados en lugar de los cañones aéreos 127/25. La primera prueba de lanzamiento de estos misiles desde el buque tuvo lugar el 4 de noviembre de 1968. En 1969, tras el desarme del portaaviones ARA Independencia, el Belgrano asume el papel de buque insignia de la flota argentina.

Durante el servicio en la Armada de la República Argentina se modificó el armamento antiaéreo ligero y en la última etapa constó de dos sistemas gemelos Bofors 40/70 mm y cuatro ametralladoras Oerlikon de 20 mm en dos sistemas gemelos, y el de a bordo también se modificó la electrónica con la eliminación del antiguo radar de detección aérea SK, que entró en servicio en la Marina de los Estados Unidos en 1944-45, y la instalación del radar de superficie DA-02 y el radar de búsqueda aérea LW-01, ambos de Construcción holandesa.

A fines de 1978 con el Nueve de Julio que fue dado de baja en 1977 e inmediatamente vendido para desguace, la Armada Argentina se encontró con un solo crucero activo justo durante el conflicto con Chile por el Canal de Beagle y la Isla Picto, Lennox y Nueva. La Armada de Chile, en toces, podía contar con tres cruceros: el O’Higgins y el Capitán Prat, gemelos del General Belgrano, y el Almirante Latorre, con treinta y siete cañones de 152 mm en total contra los quince cañones argentinos del mismo calibre. La crisis se resolvió afortunadamente, cuando el choque armado parecía inminente, por la vía diplomática, gracias a la mediación del Papa Juan Pablo II y de la Santa Sede, que actuó en particular a través del nuncio apostólico argentino Pio Laghi y el monumental jefe mediador, Cardenal Antonio Samoré.

Guerra de las Malvinas, los últimos 30 días del buque.

El General Belgrano había salido de Ushuaia en Tierra del Fuego el 26 de abril de 1982 (justo cuando la fuerza de tarea británica comenzaba a acercarse a las islas en disputa), acompañado por los dos destructores ARA Piedra Buena (D-29) y Bouchard (D-26) ( ambos ex barcos de la Marina de los EE. UU.), como el Grupo de Tarea (Task Group) 79.3; el crucero estaba equipado con quince cañones de 152 mm, superiores en número y calibre a los que poseían los barcos británicos, y su escolta llevaba un total de dieciséis misiles Exocet en versión naval; los acompañaba el petrolero de YPF Puerto Rosales.

En las órdenes operativas, el mando naval argentino había eliminado todas las restricciones al uso de armas contra medios considerados enemigos; el grupo se dirigió a la escuadra británica por una ruta suroeste, con la tarea de penetrar en el área de operaciones (la Zona de Exclusión Total declarada por los británicos) y lanzar un ataque contra los portaaviones británicos y sus unidades de escolta, operando en pinza. nivel con el portaaviones ARA Veinticinco de Mayo y su escolta con dos destructores Tipo 42 (Grupo de Tarea 79.1) que llegaba por el norte. En la zona también se encontraba otro Grupo de Tarea, el 79.4 en torno a la corbeta lanzamisiles ARA Drummond y sus gemelos Guerrico y Granville, también equipado con misiles Exocet.

El plan era que llegara un ataque aéreo desde el norte sobre el grupo de batalla británico, al que seguiría el ataque naval con cañones y misiles del grupo Belgrano. Debido a las precarias condiciones de la catapulta Veinticinco de Mayo y al escaso viento en la zona, no se dieron las condiciones para lanzar los cazabombarderos A4 con una carga de guerra adecuada, y se ordenó a los dos Grupos de Trabajo retirarse temporalmente fuera de la zona de exclusión.

El 29 de abril, el Grupo de Tarea 79.3 cruzaba por la zona de Burdwood Bank, una extensa zona poco profunda al sur de las islas, en ruta hacia tierra firme pero esperando cambiar de rumbo durante la noche para dirigirse hacia el grupo de trabajo británico. El día 30 fue avistado por el submarino nuclear de la Royal Navy HMS Conqueror de la clase Churchill.. El submarino se acercó al día siguiente y notificó al comando del grupo de trabajo y al cuartel general de la Royal Navy en Northwood sobre el rumbo, la velocidad y la composición del grupo.

El ataque

Aunque los británicos declararon fuera de la Zona de Interdicción Total, a 370 km (200 millas) de las islas, decidieron que el navío era una amenaza. Después de consultas ministeriales, la primera ministra Margaret Thatcher acordó que el comandante Chris Wreford-Brown atacara al barco.

A las 3:57 pm del 2 de mayo, el Conqueror lanzó tres torpedos Mk 8 mod 4 convencionales, cada uno con una ojiva de torpedos de 363 kg, cincuenta y cinco años antes, no estando seguros de la fiabilidad de los nuevos torpedos de cabeza autocazadora Mark 24 Tigerfish que integraban la batería de ataque. De los tres torpedos en sucesión, el primero no dio en el blanco y alcanzó al destructor de escolta Bouchard, pero no explotó, mientras que los otros dos alcanzaron al General Belgrano al detonar.

 

Honor y Gloria

Uno de los dos torpedos impactó entre 10 y 15 metros por detrás de la proa, fuera del área protegida por el blindaje vertical o el contracasco contra torpedos. La explosión destruyó la proa del barco, pero los mamparos internos resistieron y el cargador delantero para municiones de 40 mm no detonó. No había nadie en esa parte de la nave en el momento del impacto. El segundo torpedo golpeó alrededor de las tres cuartas partes del casco, justo fuera del límite trasero del blindaje vertical, penetrando en la sala de máquinas trasera antes de explotar. La explosión se ventiló hacia arriba, a través de dos comedores y un área de recreación llamada Fuente de Soda., causando finalmente una herida de veinte metros en la cubierta principal. Informes posteriores estimaron el número de muertos en el área de la explosión en alrededor de 275 hombres. La explosión no provocó incendios, pero la nave se llenó rápidamente de humo. La explosión también dañó el sistema eléctrico del Belgrano, impidiendo la transmisión de una llamada de auxilio. Según testigos, el buque no estaba en condiciones operativas en el momento del ataque y no se había ordenado a la tripulación que cerrara las puertas estancas también debido a problemas de ventilación.

El mamparo delantero aguantó, pero el agua fluyó del agujero creado por el torpedo y no pudo ser bombeada debido a la falta de electricidad.

Honor y Gloria

 

El barco comenzó a tambalearse hacia la izquierda y hundirse en la proa. Veinte minutos después del ataque, a las 4:24 pm, el Capitán Héctor Bonzo ordenó a la tripulación abandonar el barco. Se lanzaron balsas inflables y se inició la evacuación sin pánico. A las 17:00 se hundió el Belgrano, con 300 muertos durante el hundimiento y otros 23 entre los 793 recuperados en las coordenadas 55°24′00″ S 61°32′00″ W en el Océano Atlántico.

Honor y Gloria

Los dos escoltas desconocían lo que ocurría en el Belgrano, por haber perdido el contacto visual en la oscuridad y no haber avistado las bengalas de rescate y las señales luminosas. Para aumentar la confusión, la tripulación del Bouchard escuchó un ruido de impacto que podría haber sido el tercer torpedo al final de su carrera (un examen posterior del casco mostró un signo de impacto compatible con el causado por un torpedo). Los dos barcos continuaron su rumbo hacia el oeste y comenzaron a lanzar cargas de profundidad. Cuando se dieron cuenta de que algo le había pasado al Belgrano ya era de noche y el tiempo había empeorado, esparciendo las balsas salvavidas. El Conqueror se alejó del área esquivando la acción antisubmarina de los cazas y sin lanzar nuevos proyectiles al grupo naval.

Los barcos argentinos y chilenos salvaron un total de 770 hombres entre el 3 y el 5 de mayo.

Los restos del crucero se encuentran a más de 4.000 metros de profundidad en el fondo del Atlántico y nunca han sido fotografiados ni explorados.

Luego de este episodio, y dada la escasa capacidad y efectividad antisubmarina de los buques argentinos, el portaaviones Veinticinco de Mayo no participó en ninguna operación durante el resto del conflicto, mientras sus unidades aéreas continuaban los ataques desde las bases terrestres.

En 2003 se organizó una expedición para detectar la posición exacta del naufragio del crucero que debía encontrarse a unos 4.200 metros de profundidad, en el borde de la plataforma continental sudamericana.

Honor y Gloria  Honor y Gloria

Existen algunas controversias en torno al hundimiento del General Belgrano :

En el momento del ataque, el barco se alejaba de las Islas Malvinas. Aunque el barco se estaba alejando, se había movido en dirección a la isla con su grupo de trabajo durante todo el día anterior y solo se desvió porque un ataque aéreo contra el grupo de trabajo había sido cancelado debido a que la brisa impedía el despegue de los aviones. portaaviones que opera al norte de las Malvinas. De hecho, se había ordenado al barco que partiera hacia la costa y esperara condiciones más favorables para atacar. Héctor Bonzo, comandante del Belgrano, comentó sobre esta orden: “Íbamos hacia tierra firme, pero no íbamos hacia tierra firme; teníamos que llegar a una posición en la que esperar nuevas órdenes». más el belgranopodría haber cambiado de rumbo en cuestión de minutos y entrar en una zona de aguas poco profundas ( Burdwood Bank ) en cuestión de horas y el Conqueror no podría haberlo seguido.

El barco estaba fuera de la zona de exclusión de 200 millas. Aunque el barco estaba fuera de la zona de exclusión, ambas partes sabían que ese ya no era el límite para la acción británica, ya que el gobierno británico había enviado un mensaje al gobierno argentino a través de la embajada suiza en Buenos Aires el 23 de abril, quien decía :

«Al anunciar el establecimiento de una Zona de Exclusión Marítima alrededor de las Islas Malvinas, el Gobierno de Su Majestad dejó en claro que esta medida se hizo sin perjuicio del derecho del Reino Unido a tomar las medidas adicionales que sean necesarias en el ejercicio de su derecho propio -defensa en virtud del artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas. En este sentido, el Gobierno de Su Majestad desea ahora dejar en claro que cualquier acercamiento por parte de buques de guerra argentinos, incluidos submarinos, auxiliares navales o aeronaves militares, que pudiera constituir una amenaza para interferir con la misión de las Fuerzas Británicas en el Atlántico Sur, encontrará la respuesta adecuada. Todas las aeronaves argentinas, incluidas las aeronaves civiles dedicadas a la vigilancia de estas fuerzas británicas, se considerarán hostiles y podrán ser tratadas en consecuencia».

Las entrevistas realizadas por Martin Middlebrook para su libro The Fight For The Malvinas  indican que los oficiales navales argentinos sabían que la intención del mensaje era indicar que cualquier barco que operara en las cercanías de la zona de exclusión podría ser tomado por objetivo. El Vicealmirante Allara, quien estuvo a cargo de la fuerza de tarea a la que pertenecía Belgrano, dijo: “Después del mensaje del 23 de abril, todo el Atlántico Sur se había convertido en un teatro de operaciones para ambas facciones. Como profesionales decíamos que era una pena haber perdido a Belgrano ». Además, las reglas de enfrentamiento se cambiaron específicamente para permitir atacar a Belgrano.fuera de la zona de exclusión, antes de hundirse.

El hundimiento del barco endureció la posición del gobierno argentino y acabó efectivamente con cualquier posibilidad de arreglo pacífico.

El Belgrano hundido fue, sin duda, el episodio que causó la pérdida de vidas más grave de todo el conflicto y se produjo después de una jornada de combates en la que varios pilotos argentinos habían perdido la vida. Los tiroteos ya habían comenzado. Los británicos probablemente nunca habrían aceptado nada menos que la restitución de las islas, que la Argentina difícilmente habría concedido.

Se tomaron decisiones clave sin saber que el barco se alejaba de las Malvinas en el momento en que se dio la orden. Según el historiador británico Sir Lawrence Freedman, en un libro escrito en 2005, ni Margaret Thatcher ni el Gabinete estaban al tanto del cambio de rumbo del Belgrano previo al atentado, pues esta información del Conqueror no fue trasladada al Ministerio de Hacienda. Defensa o al vicealmirante Sandy Woodward (comandante del grupo de trabajo de la Royal Navy). Sin embargo, en su libro Cien días, el almirante Woodward deja claro que consideró (correctamente como se vio después) que el Belgrano pertenecía a la parte sur de un movimiento de pinzas dirigido a la fuerza de tarea británica y que debió ser hundido rápidamente. Woodward escribio: “La velocidad y la dirección de una nave enemiga son irrelevantes, las cuales pueden cambiar rápidamente. Lo que importa es su posición, su capacidad y lo que creo que son sus intenciones».

Honor y Gloria
Ushuaia, 2018. Sobrevivientes del hundimiento del ARA General Belgrano, en la presentación del libro «Balsas, esfuerzo y abnegación en el Atlántico Sur», de Osvado Daniel Ramírez.

Aunque el hundimiento fue muy polémico en su momento, el almirante Woodward afirmó en una entrevista reciente que, al haber violado los códigos de la Armada Argentina, tenían la certeza de que el Belgrano pronto cambiaría de rumbo para atacar a la selección británica con el favor de la oscuridad, un hecho. eso no fue revelado en ese momento.

Según el primer oficial del Belgrano, el ahora capitán de navío en retiro Pedro Luis Galazi, entrevistado en 2012 sobre los hechos con motivo del trigésimo aniversario de la guerra, el ataque fue perfectamente legal y el crucero, aunque no estaba dotado de armamento antisubmarinos , estaba perfectamente capacitado para el equipo y entrenamiento para realizar la misión asignada. Aunque el barco estaba fuera de la Zona de Exclusión declarada en torno a la fuerza de tarea británica, para Galazi “la zona de exclusión es un diagrama geográfico importante en situaciones de bloqueo, pero no en un conflicto de guerra. zona de exclusión es un diagrama geográfico importante en situaciones de bloqueo, pero no durante un estado de guerra, no implicaba que no pudieran atacar).

Políticas británicas controvertidas posteriores

Más tarde, los detalles de la acción se «filtraron» a un policía militar británico, Tam Dalyell, por un alto funcionario del gobierno, Clive Ponting, quien fue acusado sin éxito de violar la Ley de Secretos Oficiales.

En mayo de 1983, Margaret Thatcher, durante un programa de televisión en vivo en BBC One, fue acorralada por un espectador que la entrevistó sobre el hundimiento, alegando que el barco ya estaba al oeste de las Malvinas y se dirigía al continente argentino en el oeste.

El televidente también afirmó que la propuesta de paz peruana debió haber llegado a Londres en las 14 horas entre su publicación y el hundimiento del General Belgrano, evitando así una escalada de la guerra. En el intercambio de fuego que siguió, Thatcher respondió que el barco era una amenaza para los barcos y las vidas británicas y negó que la propuesta de paz le hubiera llegado. Después del programa, el esposo de Thatcher, Denis, atacó al productor del programa alegando que su esposa había sido «incriminada por los malditos asnos y los comunistas de la BBC» («cosida por los malditos maricas y trotones de la BBC»).

La propia Thatcher comentó en la entrevista: ‘Creo que solo en Gran Bretaña se puede acusar a un primer ministro de haber hundido un barco enemigo que suponía un peligro para nuestra armada, cuando mi principal motivación era proteger a nuestros muchachos del puerto deportivo’.

General Belgrano y el cine
La decisión de atacar al Belgrano quedó filmada en la película La Dama de Hierro.


Investigación: Eric Udart – Recopilación de datos: Amalia Gutiérrez / Rubí Dubois – Coordinación: Carlos Allo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *