• Diario 5 -Buenos Aires, sábado 15 de junio de 2024

Los medios de comunicación y la tecnología tienen, desde hace un tiempo, un conflictivo vínculo.

Hay personas que lo han vivido todo en materia de comunicación.

La cantidad de diarios impresos ha ido disminuyendo en muchas partes del mundo en las últimas décadas. Hay varios factores que contribuyen a esta tendencia:

Como el facilismo se impone y no es una moda, se puede comprobar que muchas personas prefieren consumir noticias en línea a través de sitios web, aplicaciones móviles o redes sociales en lugar de comprar periódicos impresos. La conveniencia de acceder a noticias en tiempo real desde dispositivos electrónicos ha afectado la demanda de periódicos físicos.

Sí, sí, sí,… ya lo sabemos de memoria: la producción y distribución de periódicos impresos es costosa. Encima, con la disminución en las ventas y publicidad en papel, la mayoría de los medios con recursos vienen encontrando más rentable enfocarse en plataformas digitales. Programar y lanzarsin salir a la calle siempre requiere menos inversión. No hay impresión ni distribución física.

Hubo demasiados cambios en el comportamiento del consumidor. Especialmente desde la aparición de los smartphones. Las nuevas generaciones tienden a preferir la inmediatez y la interactividad de las noticias en línea. Sabemos que se trata de una valoración innecesaria y hasta caprichosa. Pero para ellos, hoy, la lectura de periódicos impresos parece menos atractiva en comparación con las opciones digitales más dinámicas y personalizadas.

La pandemia de COVID-19 aceleró aún más la transición hacia lo digital, ya que las restricciones de movilidad y las preocupaciones sanitarias limitaron la venta y distribución de periódicos físicos.

Por supuesto que los periódicos impresos continúan siendo valorados por ciertos segmentos de la población. ¿Son sólo los lectores mayores? ¿o no se está tomando en cuenta a una digna casta ávida de la experiencia táctil de leer noticias en papel? La industria de los medios intenta adaptarse a demandas cambiantes. Los consumidores, que hoy parecen estar priorizando cada vez más las plataformas digitales que se les ofrecen para ver noticias, pueden cirar -en cualquier momento- hacia algún rumbo desconocido.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *