• Diario 5 -Buenos Aires, sábado 15 de junio de 2024

Ondina del Plata

Fue declarado monumento nacional en 1996. Tiene una superficie total de 6,9772 ha y alberga aproximadamente 5.500 especies de plantas, árboles y arbustos. Se suman esculturas, monumentos y cinco invernaderos.

El Jardín Botánico Carlos Thays de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tiene forma triangular y está delimitado por las avenidas Santa Fe, Las Heras y la Calle República Árabe Siria.

Por suerte, el nombre de Carlos Thays se ha popularizado mucho. Este arquitecto y paisajista francés Carlos lo diseñó para que fuera  inaugurado el 7 de septiembre de 1898. Entre 1892 y 1898, cuando se desempeñaba como director de parques y paseos de la Ciudad de Buenos Aires, Thays y su familia vivieron en la mansión de estilo inglés que se ubica dentro de los jardines. La residencia había sido construida en 1881. Hablamos del que hoy, aún sigue siendo el edificio principal del complejo.

En nuestra publicación referida al ingreso del JBCT a la red Climate Toolkit de Pittsburgh, se señala que el parque tiene tres estilos distintos de jardinería paisajística que se diferencian por lo simétrico, lo mixto y lo pintoresco, recreado en los jardines romano, francés y oriental.

El Jardín romano tiene especies de árboles que el botánico de la Roma del siglo I, Plinio el Joven, tenía en su villa de los Apeninos, como cipreses, álamos y laureles .

Ya en el Jardín francés se vislumbra el estilo simétrico que caracterizaba los tipos de ornamentación impulsados por los reyes en los siglos XVII y XVIII e incluso después de la Revolución Francesa.

El llamado Jardín oriental es mucho más abarcativo, dado que en el sector se pueden encontrar plantas están ordenadas por origen, como la asiática Ginkgo biloba, las Acacias, Eucaliptos y Casuarinas de Oceanía, los robles y avellanos europeos y los helechos y palmeras de África.

Respecto del Jardín de las Américas Indígenas, el diseño incluye la Araucaria, el Abeto Azul Patagónico y árboles de hoja perenne. En otras secciones las especies vegetales se ordenan sistemáticamente según su calificación taxonómica. De todos modos, la variedad parece interminable porque se pueden encontrar, también, otras plantas de América, como las secuoyas de los Estados Unidos.

Dentro del jardín se encuentra la Escuela Municipal de Jardinería Cristóbal María Hicken, vinculada a la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. El jardín tiene ubicadas en diferentes sectores, unas 33 obras artísticas entre esculturas, bustos y monumentos. Entre ellas se encuentran la espectacular Los primeros Fríos del escultor catalán Miguel Blay y Fábregas (la versión mármol), Sagunto, tremenda pieza de mármol de Agustín Querol y Subirats(*), Figura de mujer de la exquisita Lola Mora, la épica Saturnalia, gigantesco conjunto escultórico realizado en bronce por Ernesto Biondi. Además, resulta imposible no detenerse ante la logradísima gracia y sensualidad de la Ondina del Plata, de Lucio Correa Morales.

Otras atracciones incluyen lo cinco invernaderos, el mayor de los cuales es de estilo Art Nouveau y recibió el reconocimiento en la Exposición Universal de París en 1889. Tiene una longitud de 35 m, ancho de 8 metros, con 2.500 plantas tropicales y se considera la única «casa de invierno» de ese estilo que aún se conserva en el mundo.

El Thais cuenta con piezas únicas que lo transforman en un parque imposible de confundir con uno cualquier. Por ejemplo, el Indicador Meteorológico, un monumento diseñado por José Markovich. Fue presentado por la comunidad del Imperio Austrohúngaro para la Exposición Internacional del Centenario, en 1910.

La Biblioteca Botánica cuenta con 1.000 libros y 10.000 publicaciones de todas partes del mundo, que están a disposición de los visitantes de forma gratuita. El parque también contiene un Museo Botánico.

Pero otra particularidad propia y exclusiva del triángulo de las plantas: la población de gatos.

El Jardín Botánico se ha convertido en el hogar de una gran población de gatos. Lamentablemente, es históricamente conocido que una gran parte de ellos no son nacidos en el Jardín, sino que son gatos domésticos abandonados allí por dueños que, por razones desconocidas, deseaban deshacerse de sellos. Nunca las autoridades del jardín y el personal de seguridad han podido controlar el abandono regular de gatos domésticos no deseados. Los proyectos para sacar a los gatos han sido rechazados debido a la objeción de los vecinos y las agencias de protección animal. En verano, las tasas de abandono llegan a un gato por día. Gracias a la dedicación de los voluntarios de la comunidad de protección animal que formaron un comité voluntario, se hizo posible una solución temporal humana. Se permite que los gatos vivan en el jardín; el comité de voluntarios alimenta a los gatos, los da en adopción y les proporciona vacunas y cuidados veterinarios, y organiza operativos de castración , a veces con la cooperación del Instituto de Zoonosis Luis Pasteur.

*El autor de La Carta Magna y las Cuatro Regiones Argentinas (conocida como «Monumento de los Españoles«)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *