El Triángulo

Pordiario5

Feb 8, 2015

A nivel dirigencial, los únicos que tienen derecho a identificarse con las mismas banderas del peronismo con la que lo hace orgullosamente el pueblo en la calle, son aquellos militantes que jamás, o hasta el momento, hayan ejercido ningún cargo público o ninguna función sindical. Es decir: casi nadie de los que detentan algún poder importante. Ni Perón mismo, hipotéticamente en vida,  podría en junio de 2012 indicar cuál de las ramas actuales de su multiderivado movimiento es el que responde verdaderamente a su doctrina. “Los hay ortodoxos, los hay heterodoxos…” era la frase del líder para contemporizar y dejar muestra de que los aceptaba “más o menos a todos”.

La pregunta es: en el conflicto entre el sindicalismo camionero fogoneado por los Moyano y el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner… ¿quién es el “Dueño de Perón”? ¿A quién apoyaría el viejo caudillo? ¿Nadie se puso a pensar que si Perón hubiese sido espectador en vida de los 13 paros generales que el ultra embanderado “Movimiento Obrero” le hizo a Alfonsín, Perón habría aconsejado al presidente radical de 1985 correr a Ubaldini y los suyos “con la manguera de los bomberos”? (buscar el discurso en el que Perón juega con esa figura).

 

La hipocresía de asociar a la organización obrera con un único partido político nos va a acompañar por muchas décadas más si ese partido mantiene intacta a través del tiempo su deportivamente flexible capacidad de mutar hacia lo que sea menester, cada vez que el pais requiera de un cambio. Hay algunas corporaciones enfrentadas al gobierno con ganas de devorárselo y un gobierno con ganas de devorarse las denuncias que vienen desde los que están en contra de ambos. ¿En contra de ambos? ¿En contra del Gobierno kirchnerista y en contra de Monsanto, Clarín y Techint? Desde los medios enrolados en las huestes kirchneristas dicen que eso no puede ser y Diario 5 ya demostró que sí, que no es cierto que sean sólo dos las veredas a transitar. Diario 5 demuestra todos los días que existe un triángulo de opciones ideológicas y la población debe elegir entre esas tres para alinearse. Pero revelar una tercera posición ideológica no le conviene ni a las corporaciones que combate el gobierno ni a las que representa.

La posición es claramente socialista, pensante, equilibrada y combativa. Es tan “liberal” en lo político, que se ve obligada a rechazar el liberalismo económico. Es una posición que no chicanea, que no aporta confusión, que pretende influír pero enseña sin reclutar. Los jóvenes con posición tomada son respetados todos, incluyendo los que creen en Morales Solá, como los que celebran a Aliverti. Más allá del respeto, tenemos preferencias y, coincidentemente, no nos gusta ni Morales Solá ni Aliverti.

Preferimos a Carlos Allo, quien lidera este grupo periodístico sin tendencias caprichosas. Exactamente sobre la línea roja del triángulo.

Natalia Martínez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *