• Diario 5 -Buenos Aires, sábado 21 de mayo de 2022

Giselle, el gran ballet romántico

PorEliette Doumer

Mar 25, 2022

La genial composición de Adolphe Adam vuelve a alegrar el palacio de la calle Libertad. Las 10 funciones de Giselle conformarán la primera obra de la temporada por el Ballet Estable y el broche para la carrera de la gran bailarina Nadia Muzyca.

Giselle continúa inspirando a generaciones de bailarines y entusiastas de la danza clásica. Se convirtió en el emblema del ballet romántico, con sus largos tutús blancos y su historia de amor imposible.

La historia de Giselle habla de un amor imposible, que perdura más allá de la muerte en un mundo de fantasía.

Giselle es una campesina, que vive con su madre en una pequeña casa en el campo (escenografía del primer acto). Hilarión, el guardabosque, está enamorado de ella. Pero ella prefiere a un apuesto joven que conoció recientemente. Hilarion, movido por los celos, le revela que el misterioso joven no es otro que Albrecht, un duque ya comprometido con una joven de la nobleza. El impacto es demasiado duro: Giselle se hunde en la locura antes de caer muerta. Sin embargo, Albrecht en realidad está enamorado de Giselle. Va a su tumba, cerca de un lago al borde del bosque (escenario del segundo acto). Las voluntades lo rodean. Quieren que baje para vengar a Giselle y vengarse ellos mismos. Porque las willis son los fantasmas de las jóvenes traicionadas por sus amantes antes de su boda.

Así ya han matado a Hilarion, que vino a lamentar en estos lugares poco antes que Albrecht. Giselle, que se ha convertido en willi a su pesar, interviene a favor de su amado y lo protege bailando con él hasta el amanecer. Último tête-a-tête romántico (y la oportunidad de un magnífico pas de deux) antes de que las primeras luces desaparezcan los fantasmas, y Giselle con ellos. El amor más allá de la muerte, la locura, la mujer redentora, el recurso a lo fantástico de las leyendas, la joven ingenua y exaltada de frágil salud, son temas que anclan el argumento de este ballet en el romanticismo.

¿Quién es Adolphe Adam, el compositor de la música de Giselle ?

La idea de un ballet sobre la voluntad germina en la imaginación del escritor Théophile Gautier mientras lee De l’Amérique de Heinrich Heine. “¡Qué lindo ballet haríamos con eso!” exclama Théophile Gautier. Luego pide la ayuda del dramaturgo Jules-Henri Vernoy de Saint-Georges para el argumento. Adolphe Adam está a cargo de la música. Ya se había distinguido en otro ballet en 1836, La fille du Danube. Por lo tanto, conoce las limitaciones musicales específicas del género. Hijo de un profesor de piano, alumno de Boieldieu en el Conservatorio de París y segundo premio en Roma en 1825, Adolphe Adam se dedicó por primera vez a la ópera cómica. Le Postillon de Longjumeau es sin duda su mayor éxito operístico. En 1840 compuso la Marcha Fúnebrepor el regreso de las cenizas de Napoleón sepultadas en los Inválidos. Por lo tanto, no es un extraño cuando se le confía la composición de Giselle. Esta música despertará la admiración de Tchaikovsky e incluso -más inesperadamente- de Saint-Saëns, quien encuentra en ella cualidades de sinfonista en el giro de los temas y la instrumentación. El lirismo de sus motivos musicales también inscribe a Adán en el romanticismo. Giselle seguirá siendo la obra más conocida de su producción, eclipsando a otro ballet escrito unos años después: Le Corsaire. Adam admite que le gusta escribir para ballet y “busca inspiración mirando los pies de los bailarines”.

 

Colón: El Ballet arranca con Giselle
Carlotta Grisi, la leyenda. Su interpretación de Giselle dejó una huella inmortal.

La atmósfera vaporosa e irreal del segundo acto de Giselle contribuyó mucho al inmenso éxito del ballet, y esto desde su creación el 28 de junio de 1841. Jean Coralli, Primer maestro de ballet de la Ópera de París, es entonces citado oficialmente como coreógrafo, pero en realidad dejó que el bailarín Jules Perrot hiciera la mayor parte de las escenas. Carlotta Grisi, la acompañante de este último, cautiva al público en el papel de Giselle.

El ballet no tardó en ser exportado al extranjero. Marius Petipa, cuyo hermano Lucien creó el papel de Albrecht, lo hizo bailar en Rusia revisando la coreografía. El ballet se convierte en un elemento básico del repertorio ruso, tanto que cuando Diaghilev llega a París, presenta a Gisellepara su temporada de 1910. Los pasos fueron revisados ​​por Fokine y los decorados son de Alexandre Benois. Muchos coreógrafos se interesaron entonces por Giselle , empezando por Serge Lifar en 1932, quien bailó él mismo el papel de Albrecht. Otra visión de la obra fue muy notoria en 1982, con la creación en Estocolmo de la coreografía de Mats Ek. La reflexión sobre la psique se lleva más lejos allí, y Giselle termina allí en un hospital psiquiátrico. En 1991, Patrice Bart y Eugène Polyakov reelaboraron el ballet a partir de la coreografía original. A menudo es esta versión la que presenta hoy la Ópera de París.

 

 

 

El vestuario de Giselle la convierte en la cúspide del ballet romántico.

Más allá de la trama o la música, lo que a menudo convierte a Giselle en la cúspide del ballet romántico en la imaginación del público ¡son sus tutús! Estos toman la forma de una falda que se superpone a varias capas de tul (o tarlatán, gasa, etc. según el efecto deseado) y se sujeta a la cintura de un maillot. A principios del siglo XIX, el largo del tutú llegaba al tobillo de la bailarina y el leotardo tenía mangas pequeñas. La Sylphide, representada en 1832, generalizará este modelo del “tutú romántico”. Con el tiempo, las mangas desaparecen y el tutú se acorta y endurece gradualmente, hasta que se convierte en el «tú de meseta» que generalmente se usa para El lago de los cisnes.
La longitud y la fluidez del tutú romántico lo convierten en un accesorio ideal para sugerir el mundo evanescente de los willis. El color es, por supuesto, también un factor importante en la búsqueda de la atmósfera. Las veinticuatro bailarinas de blanco que aparecen online en el segundo acto de Giselle, contrastan con el colorido vestuario del primer acto, que transcurre en la vida real. La Bayadère de Petipa/Nureev recordará el efecto impactante del “acto de blanco” de Giselle: el “reino de las sombras” del Acto III seguirá el mismo principio.

Las funciones del Colón

Bajo la dirección de Mario Galizzi, el Ballet Estable del Teatro Colón comenzará, a partir del martes 5 de abril a las 20 horas, su temporada 2022 con Giselle en una versión con Coreografía de Gustavo Mollajoli (basada en las originales de Jean Coralli, Jules Perrot y Marius Petipa) y dirección musical del maestro Manuel Coves al frente de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires.

Serán diez las funciones a presentarse en los días martes 5, miércoles 6, viernes 8, sábado 9, martes 12, miércoles 13, jueves 14, sábado 16 y martes 19 de abril a las 20 horas y domingo 17 de abril a las 17 horas.

Esta producción marcará el final de la carrera profesional de la entrañable primera bailarina Nadia Muzyca.

Giselle será interpretada por la bailarina Macarena Giménez en las funciones del 5, 9 y 13 de abril; asimismo lo hará Natalia Pelayo en las funciones del 8 y 16 de abril; Camila Bocca en la función del 12 de abril; Natalia Osipova en las presentaciones del 14 y 17 de abril mientras que Nadia Muzyca realizará sus dos últimas funciones los días 6 y 19 de abril.

Foto de Máximo Parpagnoli/Teatro Colón

En el rol de Albrecht, Juan Pablo Ledo realizará las funciones del 5, 9 y 13 de abril, Gerardo Wyss bailará el 8 y 16 de abril; Nahuel Prozzi asumirá el rol principal el 12 de abril; Vladimir Shklyarov lo hará en las funciones del 14 y 17 de abril, mientras que Federico Fernández realizará las presentaciones del 6 y 19 de abril.

Giselle es una inocente campesina enamorada de un hombre que la engaña y pretendida por otro que jura venganza al no ser correspondido. La mentira del primero y los celos del segundo desatan la tragedia y Giselle muere, víctima de la tristeza. Ya desde su tumba consigue perdonar y salvar al hombre que amaba de las garras de las Willis, espíritus de novias abandonadas que habitan el bosque.

Los bailarines internacionales Natalia Osipova del Royal Ballet de Londres, y Vladimir Shklyarov del Mariinsky Ballet, interpretarán los roles protagónicos en dos funciones.

Creación única del teatro de la danza del Romanticismo, la obra fue estrenada en 1841 en la Ópera de París convirtiéndose en pieza pura y fundamental de la danza clásica, tanto por el tratamiento de los ideales románticos como por el empleo de la más refinada técnica teatral del siglo XIX.


Foto de Juan José Bruzza/Teatro Colón

El argentino Gustavo Mollajoli (1935-2019) revisó esa conocida versión y ofreció la suya propia con el Ballet Estable del Teatro Colón, del cual fue primer bailarín y director. Mollajoli restituyó los movimientos originales, los trazados de Petipa y realizó aportes contemporáneos pero siempre respetuosos del estilo francés.

Las entradas se encuentran a la venta y podrán adquirirse de manera online a través de www.teatrocolon.org.ar.

También de manera presencial en la boletería del Teatro Colón (Tucumán 1171) de lunes a sábados de 9 a 20 horas y domingos de 9 a 17 horas, y en el local de Tu Entrada que funciona en la calle Viamonte 560 (Local 5) de lunes a viernes de 9 a 16 horas.


Nadia Muzyca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *