De cómo algunos extranjeros entienden el uso del «Che»

Nos estudian las costumbres

Nos estudian las costumbres

Es francesa, se llama Orianne y publicó, hace unos años, una interesante serie de relatos con el nombre de «Mi vida Porteña», con todos los detalles referidos a la adaptación en cuanto a costumbres de nuestra ciudad. No obstante, algo muy gracioso es cómo un extranjero comienza a entender el uso de la expresión «Che». Vamos con él.Antes de comenzar su relato, la cronista incorpora una pequeña versión de la más famosa fotografía de Ernesto Guevara. Y arranca.

 

Es una farsa (lo de la imagen). No voy a hablar del Che Guevara y su imagen usada con fines capitalistas para una audiencia de personas predominantemente joven con ganas de llevar camisetas rebeldes y revolucionarias. No es ésa la tarea.

Original

Original

Los argentinos dicen todo el tiempo «che». No porque Ernesto «Che» Guevara fuese argentino y quieran honrar la memoria nacional a cada frase. Es a la inversa: Guevara era argentino, él decía «che», como todos sus compatriotas y América Latina lo llamó «el Che». 

Che puede significar «eh, eh, pffffff, aaahhh», según la entonación y la posición en la oración (tanta precisión y conciencia periodística… estoy sorprendida de mí misma). Lo más simple es dar algunos ejemplos:

Por lo general se le pregunta a alguien: «Che, Cora, ¿puedes pasarme la sal?». Otra: «Cheee !!! (gran sonrisa) ¿Cómo estás ahora?» «Che, vamos a tomar algo mañana?» 

– También existen usos a modo de pregunta, para enojarse, como queja, (en todos los casos anteriores, «arrastre» hacia fuera): «cheeeeee Mira qué bonito es!».También: «Cheee, loco! qué onda? es una forma de estar pendiente de lo que hará el otro a la hora de salir. Después está la fórmula:  «Cheeeeeeee (arrastrando un suspiro de el aburrimiento) Quiero hacer mi e-learning excel, me ayudás? «

– Se utiliza bastante (al menos yo lo hago) una versión del «che» para apoyar una afirmación: «Esto no es tan difícil, che…» 

– También puede caber en cualquier ocasión, al comienzo de cualquier frase. El Che es el comodín, funciona todo el tiempo. E incluso si no funciona, los argentinos están tan acostumbrados a decirlo y oirlo que no se dan cuenta. Nunca son suficientes las formas de estudiarlo. Siempre hay nuevos usos.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *