Asistencia a inundados

Pordiario5

Jun 28, 2013

inundacion01En la próxima primavera, tal como suele suceder cada año, y en esta oportunidad el servicio meteorológico no lo ha desmentido, habrá fuertes lluvias en algunas oportunidades sobre la Ciudad de Buenos Aires. Estas, si se dan como acabamos de plantearlas, y si no, cuando sea, serán las pruebas de fuego para las obras de corrección de desagües en los barrios afectados por las inundaciones de 2012 y 2013.

Esas pruebas de fuego, naturalmente, no son fáciles de conseguir. La esporadicidad de esas lluvias fortísimas juega políticamente, casi siempre, a favor de las autoridades. Es una cuestión azarosa, a la vez complicada y definitivamente incómoda cualquier hipótesis basada en la espera de las próximas lluvias. Pero definitivamente debemos abandonar la actitud del avestruz, introduciendo nuestra cabeza en la tierra y obviando asumir, responsabilidades unos, controles otros. Hay por allí, aún, damnificados dando vueltas con trámites correspondientes a los subsidios, los créditos, las indemnizaciones y tanta otra cosa surgida de estos vendavales entorpecedores y hasta devastadores de la vida urbana en varios barrios porteños.

El Ministerio de Espacio Público también informó acerca de trabajos que se están realizando para dar anticipadamente alivio a todos los inmuebles de las inmediaciones de la esquina de la Avenida Cabildo y Blanco Encalada, epicentro por ahora no variable de los más altos niveles de inundación registrados en el Barrio de Belgrano durante las últimas inundaciones.

Sabemos que no es posible apurar ningún tipo de obra, menos aún tomando en cuenta que se incluyen trabajos subterráneos cargados de complejas combinaciones de interacción con otros varios servicios que ya tienen allí instalados caños de acceso de agua, caños de desagüe, tubería de electricidad, comunicaciones o transporte de gas, etc, pero es importante mantener al usuario, el ciudadano de las áreas afectadas, no solamente informado sino también entrenado y, mientras no quede visible la solución definitiva (esto sólo será comprobado fehacientemente cuando con una de esas torrenciales lluvias, las esquinas hoy afectadas reflejen una situación similar a cuanta aquella hoy no sufra inundación de ningún tipo) será siempre mejor que esa persona y sus vecinos estén alertas y dispuestos a entrar en acción en caso de emergencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *