• Diario 5 -Buenos Aires, domingo 1 de agosto de 2021

Antecedentes de Manuel Belgrano a su participación en la Primera Junta

Pordiario5

Jun 20, 2020

Manuel Belgrano fue nombrado Secretario «Perpetuo» del Consulado de Buenos Aires el 2 de junio de 1794, y unos meses después regresó a Buenos Aires; desempeñó este papel hasta poco antes de la Revolución de mayo de 1810. En esta función se ocupó de la administración de justicia en disputas comerciales y el desarrollo de la agricultura, la industria y el comercio. Al no tener libertad para implementar reformas importantes en otras áreas de la economía, concentró gran parte de sus esfuerzos en promover la educación. En Europa, su maestro Campomanes le había enseñado que la verdadera riqueza de un pueblo es su inteligencia, y que el desarrollo de la educación era la base para la industrialización de un territorio.

Juan José Castelli compartió su trabajo en el Consulado y el de un periodista con su primo Manuel Belgrano.
Durante su gestión, se encontró en un conflicto casi perpetuo con los otros miembros del Consulado, todos los grandes comerciantes con intereses en intercambios de monopolio con la Cámara de Negociación de la India de Cádiz . Con los años, presentó numerosos informes con propuestas relacionadas con el libre comercio que, en general, fueron rechazadas por los concejales. Belgrano luego afirmó que «el comerciante debe tener la libertad de comprar donde más le convenga, y es natural que lo haga donde se propone el costo más bajo para poder obtener más ganancias».

Sin embargo, logró éxitos importantes, como la fundación de la Escuela de Náutica ( Escuela de Náutica ) y de la Academia de Geometría y Dibujo ( Academia de Geometría y Dibujo ). Belgrano, a través del Consulado, también gastó en la fundación de la Escuela de Comercio.) El impulso para la fundación de la escuela de negocios surgió de su creencia de que la capacitación era necesaria para que los comerciantes operaran de acuerdo con el crecimiento de todo el territorio. Las escuelas náuticas y de dibujo fueron creadas para ofrecer a los jóvenes la oportunidad de emprender una profesión honorable y lucrativa; estos últimos estaban ubicados en el mismo edificio adyacente al Consulado, para permitir que Belgrano siguiera e inspeccionara su desarrollo. Estas escuelas se cerraron tres años después por orden de la corona española , lo que las consideraba un lujo excesivo para una colonia.

Su iniciativa ayudó a publicar el primer periódico de Buenos Aires, el Telégrafo Mercantil , dirigido por Francisco Cabello y Mesa, en el que colaboró ​​él mismo; la revista dejó de publicarse en octubre de 1802, luego de alcanzar una tirada de doscientas copias, luego de varios problemas que surgieron con las autoridades coloniales, quienes vieron desfavorablemente las tímidas críticas expresadas allí y el estilo informal de las sátiras y Crítica personalizada. También colaboró ​​en el Semanario de Agricultura, Industria y Comercio , dirigido por Hipólito Vieytes . En este periódico explicó sus ideas económicas: [11]Promover la industria para exportar bienes manufacturados, importar materias primas para su procesamiento, evitando introducir lo que se podría producir en el país y bienes de lujo, importando solo bienes esenciales y siendo dueño de una marina mercante.

Ya en ese momento, Belgrano estaba afectado por una enfermedad contraída en Europa, que lo obligó a tomar licencias del Consulado durante unos meses, recomendando a su primo Juan José Castelli , que tenía ideas similares a la suya , como su reemplazo a la Corte .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *