• Diario 5 -Buenos Aires, domingo 16 de junio de 2024

La Galería Corrientes Angosta es un reducto porteño en el que aún los coleccionistas pueden encontrar algunos elementos de su interés. Es un histórico pasaje con locales dedicados a la numismática, la filatelia, estatuas, miniaturas, medallas, condecoraciones, órdenes y galardones de Estado y especialidades de las que resulta novedoso enterarno que puede dar lugar a una colección.

Corrientes angosta tiene acceso tanto por la Av. Corrientes como por la calle Lavalle, entre Esmeralda y Maipú. La crisis económica , como en tantos casos, dejó su huella y la cantidad de negocios dedicados a los diversos hobbies ya no cubre la totalidad de los locales disponibles.

El coleccionismo es una afición que aún conserva popularidad en el mundo y abarca una amplia variedad de objetos. Algunos de los elementos más comunes que suelen coleccionarse incluyen sellos postales, monedas, billetes, tarjetas de béisbol, miniaturas, figuras de acción, libros raros, botellas de vino, relojes, coches antiguos, antigüedades, arte y mucho más.

Puede sorprender la existencia de colecciones únicas que reflejan la historia, la cultura y las tradiciones de pueblos y países. Por ejemplo, en Japón es común coleccionar figuras de personajes de anime y manga, así como objetos relacionados con la cultura kawaii. En Alemania, el coleccionismo de autos antiguos es muy popular debido a la rica historia automovilística del país. En los Estados Unidos, las personas suelen coleccionar objetos relacionados con la historia del país, como monedas antiguas o artículos de la guerra civil.

Muchas colecciones tienen historias fascinantes detrás de ellas. Algunas se han transmitido de generación en generación, otras han sido creadas con dedicación y pasión a lo largo de los años. Hay colecciones tan exclusivas y valiosas que se exhiben en museos o se subastan por sumas millonarias.

Hay que tomar al coleccionismo como una vía respetable de preservar la historia y aprender sobre diferentes culturas. Y el conectarse con otros entusiastas, quizás sea la consecuencia más satisfactoria. Además, coleccionar objetos siempre fue una fuente de alegría, placer y diversión para las personas que deciden guardar las piezas que les gustan.

Es común encontrarnos con que una colección se inicia sin ambiciones de hacerla crecer. Pero quien elige un tema que lo apasiona, es probable que rápidamente explore el maravilloso mundo del coleccionismo y termine siendo un erudito en la especialidad por la que se inclina.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *