• Diario 5 -Buenos Aires, domingo 16 de junio de 2024

Capítulo 1 de un informe referido a uno de los temas que ganan importancia en el proceso de despejar el camino hacia una vida humana libre de contaminaciones en las múltiples etapas que deberá atravesar en el futuro.

El reciclaje electrónico o reciclaje de desechos electrónicos, es un proceso de recuperación de materiales y componentes de dispositivos electrónicos que ya no se utilizan. Con el rápido avance tecnológico, los aparatos como computadoras, teléfonos inteligentes, tabletas, televisores y otros dispositivos se han convertido en una parte omnipresente de la vida moderna. Sin embargo, a medida de que estos dispositivos llegan al final de su ciclo de vida, surgen riesgos para el medio ambiente y la salud si no se eliminan adecuadamente.

Estos productos contienen diversos materiales peligrosos como plomo, mercurio, cadmio y retardantes de llama bromados. Si no se eliminan a partir de un método bien planificado, estas sustancias pueden filtrarse al suelo y al agua y contaminar el medio ambiente y exponer la salud humana a decenas de riesgos.

Estos procesos de reciclaje ayudan a conservar recursos valiosos como metales (oro, plata, cobre) y elementos de tierras raras (neodimio, tantalio) que se utilizan en la producción de muchos dispositivos. Al recuperar estos materiales mediante el reciclaje, se reduce la necesidad de nuevas extracciones y minería, mitigando así el impacto ambiental de la extracción de recursos.

Hay destacan que el reciclaje adecuado de electrónicos también implica la desinfección o destrucción de datos para garantizar que la información confidencial almacenada en los dispositivos no se vea comprometida. Esto parecería ser importante para empresas e individuos que almacenan datos personales o confidenciales en sus dispositivos electrónicos. Aunque para la autora de este reporte se trate de una insignificancia, dado que nadie dejaría datos importantes en un aparato a desechar, cumplimos en incluirlo como ítem motivador de esta forma especial de recuperación.

Los países van implementando leyes y regulaciones que rigen el reciclaje y la eliminación de desechos electrónicos. El plan es mitigar el impacto ambiental. De la mano de las regulaciones, hoy es clave que se impulse a los fabricantes a asumir la responsabilidad de la gestión del final de la vida útil de sus productos a través de programas de devolución u otros medios.

El proceso de reciclaje generalmente implica varios pasos, que incluyen recolección, clasificación, desmantelamiento, trituración y separación de materiales. Una vez separados, materiales como metales, plásticos, vidrio y placas de circuitos se pueden reciclar y utilizar en la producción de nuevos productos electrónicos u otros productos.

A pesar de la importancia del reciclaje de productos electrónicos, existen varios desafíos asociados con él, incluida la falta de conciencia entre los consumidores, la infraestructura inadecuada para la recolección y el reciclaje. La peor parte de cuando no hay una conciencia equilibrada y un poder justo en este tipo de procesos, es la exportación de desechos electrónicos a países en desarrollo con leyes ambientales menos estrictas, ambiguas o nulas.

Pregunta: ¿Estamos nosotros entre esos países?

Respuesta: ¿Hace falta pensar mucho si sí o no?

Se puede reducir la generación de desechos electrónicos en primera instancia cuando, además del reciclaje, se promueven prácticas de consumo responsable, como la durabilidad, reparabilidad y actualización del producto.

En este extendido pero sencillo proceso deben participar y colaborar gobiernos, fabricantes, consumidores, instalaciones de reciclaje y comunicadores responsables. Si están esos cinco jugadores en la cancha, se podrá garantizar una gestión eficaz de los residuos electrónicos durante todo su ciclo de vida.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *