• Diario 5 -Buenos Aires, lunes 22 de julio de 2024

Las dos parroquias de Santa Lucía

La histórica costumbre de asistir a la Iglesia de la Patrona de la Vista, la Ceguera y las enfermedades oculares, en Buenos Aires se distribuyó siempre en dos parroquias, una en Barracas y otra en Palermo.

La Parroquia de Santa Lucía, en la Avenida Montes de Oca 550, mantiene una línea de comunicación fluida con sus seguidores en redes sociales. En el caso de la parroquia de la calle Gascón 1372, dedicada a la mártir de Siracusa, parece un tanto más complejo obtener información actualizada de horarios de misas y celebraciones.

Facebook Santa Lucía Palermo.

Web oficial Santa Lucía Palermo

Facebook Santa Lucía Palermo

Web oficial Santa Lucía Palermo

 

Mucho se ha escrito sobre la historia de Santa Lucía, las torturas a las que fue sometida y el inmenso misterio de si – a pesar de que Dioclesano mandó a arrancarle los ojos, quebró milagrosamente su ceguera o -más milagroso aún- Dios la proveyó de nuevos ojos.

El relato sostenido con convicción de certeza es contado desde la Parrocchia Santa Lucia de Fonte Nouva, una comuna provincial romana, dentro de la Región del Lazio.

Lucía nació en Siracusa a finales del siglo III d.C. y murió el 13 de diciembre del 304 d.C., su nombre del latín significa resplandeciente, resplandeciente, su emblema: los ojos en el plato, los bueyes, la lámpara, la vela, es patrona de los ciegos, oftalmólogos, electricistas.

Protectora de la vista, tanto por su nombre, Lucía del latín Lux, como por una frase que le atribuyen los hagiógrafos: «Quitaré la ceguera de los no creyentes». O quizá porque su festividad cae el 13 de diciembre: el dicho popular “Santa Lucía es el día más corto que existe” (de hecho en nuestro calendario gregoriano el inicio del año solar coincide con el 21 de diciembre) suena a saludo de alivio por el regreso. de luz en los días que poco a poco se alargan.

Y el postre siciliano llamado cuccìa , que se consume por devoción el 13 de diciembre , está vinculado a la protección de la vista : está compuesto de granos de trigo, en memoria de una gran hambruna que azotó Sicilia; Después de las súplicas al santo, llegaron al puerto de Siracusa barcos llenos de trigo y la población hambrienta lo comió crudo y entero. Al trigo se suele añadir un puñado de garbanzos como símbolo de los «ojos» del santo que protege la vista.

La apariencia festiva del portador de regalos está presente en una tradición muy extendida en el Norte, especialmente en el Véneto. Más que Papá Noel o la Befana, es Santa Lucía quien trae regalos a los niños. El 13 de diciembre desciende a los hogares por la chimenea y los niños comienzan a cantar la canción días antes para dar la bienvenida a su llegada. La víspera del festival se celebra en Verona una gran feria del juguete.

El culto al mártir de Siracusa tiene su costumbre más pintoresca en Suecia. La «Luz de Suecia», elegida cada año en un concurso de belleza, viste una túnica blanca, lleva una corona con siete velas encendidas en la cabeza, está acompañada de compañeros vestidos de blanco y recoge regalos para distribuir entre los pobres en Navidad, a los enfermos y solitarios. Esta tradición nacional se ha convertido en un «hermanamiento» con Sicilia: cada año la sueca Lucía va a Siracusa y con sus velas encendidas participa en la procesión en honor del santo.

Lucía fue una de las víctimas de la persecución de Diocleciano y Maximiano contra los cristianos, furia que duró del 303 al 311 d.C. Según la tradición, pertenecía a una familia noble siracusa, ya estaba comprometida con un joven de su rango. cuando ocurrió el episodio que cambió su vida.

Como su madre Eutichia ha enfermado, Lucía decide acompañarla en peregrinación a Catania para pedir su recuperación a Sant’Agata, patrona de la ciudad. Las dos mujeres escuchan en la iglesia el pasaje evangélico sobre la mujer con hemorragia que se curó tras tocar el borde del manto de Jesús, tocan la tumba de Santa Águeda y Lucía inmediatamente tiene una visión de la santa de Catania que anuncia juntas la curación de su madre. con su futuro martirio.

Al regresar a Siracusa, la joven decide consagrarse totalmente a Dios, renuncia al matrimonio y pone a la venta su dote para donar el producto a los pobres. Su prometido, conmocionado por el abandono, la denuncia como cristiana ante el gobernador Paschasius, quien la hace arrestar y la obliga a sacrificar a los dioses a cambio de la libertad.

Ante la firme negativa de Lucía, Pascasio la condena a Lupanare (los actuales burdeles o prostíbulos), ofensa extrema para una virgen, y así la amenaza: «En cuanto conozcas la deshonra, dejarás de ser templo del Espíritu Santo». Pero cuando los soldados intentaron conducirla a aquel lugar de vergüenza, el Espíritu Santo la hizo tan inmóvil que nadie podía moverla, ni los magos, que fueron inmediatamente convocados, ni siquiera una yunta de bueyes a la que estaba enganchada. Entonces el gobernador ordena un gran fuego de leña, resina y brea para incinerarla, pero Lucía lo desafía: «Rogaré a nuestro Señor para que este fuego no me queme y así mostraré a los creyentes la virtud del martirio y a los no creyentes les quitaré la ceguera de su orgullo.»

Habiendo salido ilesa de las llamas, se decidió decapitarla. Pero según otra tradición no le cortaron la cabeza sino que la apuñalaron en la garganta, y de hecho la estatua de la santa, que se lleva en procesión en Siracusa, tiene un puñal clavado en el cuello. Era el 13 de diciembre del año 304 d.C., Lucía probablemente tendría 25 años.

La costumbre de representar a Santa Lucía con un plato o copa que contiene sus ojos surge de un malentendido: al ser protectora de la vista, la imaginación popular daba por sentado que los verdugos le habían arrancado los ojos a la joven mártir.

Sus restos mortales se encuentran en Venecia, en la iglesia de Santa Geremia y Lucía, en una urna de cristal sobre el altar. Está cubierta por una túnica de terciopelo rojo con bordados dorados, su rostro está oculto por una máscara plateada que fue preparada en 1955 por el cardenal Angelo Roncalli, patriarca de Venecia y futuro Papa Juan XXIII.

El motivo por el que el cuerpo de la mártir fue transportado tan lejos de su ciudad está relacionado con la conquista musulmana de Sicilia, cuando muchas reliquias fueron escondidas en lugares seguros. Desde entonces, a través de misiones diplomáticas, Siracusa obtuvo de los venecianos algunas reliquias del santo. El más reciente fue entregado el 13 de diciembre de 1988 en la iglesia de Siracusa por el cardenal Marco Cè, patriarca de Venecia. No hace falta decir que la esperanza de los siracusanos es que, tarde o temprano, todo el cuerpo del santo sea devuelto a su ciudad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *