• Diario 5 -Buenos Aires, miércoles 17 de abril de 2024

Kabbalat Shabbat en el Centenario

PorEric Udart

Sep 17, 2023

 

A propósito de Rosh Hashanah, el Año Nuevo Judío, este viernes 22 de septiembre, a partir de las 19 horas, se realizará la ceremonia del Kabbalat Shabbat en el Anfiteatro del Parque Centenario. Es la ceremonia del comienzo del Shabat, dia de descanso para el pueblo judío, que se inicia cuando Venus se hace visible o, en el decir de la tradición, al salir la primera estrella.

Un rabino estará a cargo del servicio y dirigirá las plegarias y lecturas de reflexiones en castellano y en hebreo. La música será interpretada por un Jazán, quien cantará las liturgias, junto a coreutas, organista y otros músicos.

Será el próximo viernes en el -familiarmente- llamado «Anfi», a las 19.00.

Es absolutamente necesario obtener previamente la entrada online, que es gratuita pero no libre, dada la capacidad del anfiteatro del Centenario.

 

Kabbalat Shabat

Kabbalat Shabat significa dar la bienvenida al Shabat el viernes por la noche. Esto hace que la noche del viernes sea muy especial para los judíos, especialmente para las familias judías. La comida familiar del viernes es casi una obligación sin excusas. Incluso para muchas familias seculares que durante mucho tiempo han renunciado a seguir las leyes de Dios, llegar a casa para el Shabat es de suma importancia. Es una parte arraigada de la cultura judía. Esta publicación analiza las tradiciones involucradas y las razones por las que es tan importante… y el efecto que ha tenido en la sociedad judía.

En primer lugar, ¿por qué empieza el viernes por la noche? Toda la idea del Shabat se menciona por primera vez en la historia de la creación, cuando describe el paso de los días así: “y fue la tarde y fue la mañana el día sexto”. Todos los días que pasan se describen primero con la tarde. Así que esperan hasta que se puedan ver tres estrellas en el cielo y entonces se da la bienvenida al Shabat.

Tradiciones de Shabat

No todas las familias practican todas estas tradiciones, pero encender dos velas y compartir vino y pan como parte de la comida familiar está muy extendido.

La señora de la casa enciende dos velas y expresa una bendición sobre el Shabat –posiblemente representando los dos conjuntos de diez mandamientos, que incluyen dos mandamientos diferentes sobre el Shabat– para recordarlo y guardarlo.

El padre pone sus manos sobre la cabeza de cada uno de sus hijos y los bendice – una parte muy conmovedora de un Shabat judío tradicional – ayudando a los padres a expresar amor y afirmación a sus hijos en este momento familiar especial.

La familia se sienta junta y el hombre de la casa dice el “kidush” frente a una copa de vino. Esta es una bendición de santificar el shabat: “Bendito eres tú, oh Dios, Rey del universo, que creaste el fruto de la vid”. Junto a la copa Kidush, se recuerdan las dos razones diferentes para atesorar el Shabat: una es guardar el patrón de Dios de los siete días de la creación y la otra es recordar que hemos sido rescatados de la esclavitud. La copa de vino kidush celebra la creación y también el maravilloso éxodo de Egipto.

Tradicionalmente hay dos hogazas de pan “jalá” que se parten, con esta bendición: “Bendito eres, oh Dios, Rey del universo, que traes el pan de la tierra”. El pan se parte, se moja en sal y se comparte con la familia. Hay dos panes en recuerdo de la doble ración de maná que se proporcionaba los viernes para que los israelitas no tuvieran que salir a recogerlo en Shabat. Siempre hay sal en la mesa, porque en ausencia del templo, la mesa judía es como un altar – y siempre había sal en el altar con los sacrificios.

A veces se cantan canciones y bendiciones, dependiendo de cuán tradicional sea la familia, ya sea sobre el Shabat mismo y, a veces, se dice o canta el Proverbio 31 del capítulo Proverbios, de la Biblia (la esposa de carácter noble) en alabanza a la esposa.

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?

Porque su estima sobrepasa largamente

a la de las piedras preciosas.

El corazón de su marido

está en ella confiado,

Y no carecerá de ganancias.

A menudo se dice gracias por la comida al final de la comida, con bendiciones especiales para cada alimento, siendo el pan y el vino los dos componentes centrales.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *