• Diario 5 -Buenos Aires, miércoles 21 de febrero de 2024

La carrera de nutricionista profesional implica el trabajo en el campo de la alimentación para promover la salud, prevenir enfermedades y mejorar el bienestar de las personas y las comunidades a través de prácticas dietéticas adecuadas. La profesión requiere una sólida formación académica, experiencia práctica y título, que deriva en la obtención de la matrícula.

Dependiendo de la universidad en la que se estudia la carrera, se obtiene una Licenciatura en Nutrición, Dietética, Ciencia de los Alimentos o un campo relacionado. Existen trabajos vinculados a la nutrición, casi siempre muy buscados por los estudiantes de esta carrera, dado que se trata de puestos para asistir en investigación, academias y áreas especializadas. Diferente es atravesar procesos de Pasantías, en los que puede ocurrir que nutricionistas comiencen a trabajar en alguna institución especializada sólo por obtener experiencia, práctica en entornos clínicos  o manejo de los servicios de alimentación. Tal experiencia puede avanzar hacia una instancia de mayor jerarquía y responsabilidad cuando se pasa a tiempo parcial rentado.

Si bien todos los avances laborales en la Argentina están más complicados que nunca, entornos relacionados con la nutrición, como hospitales, clínicas, escuelas, gimnasios u organizaciones comunitarias pueden abrir camino para los nuevos profesionales de la Nutrición

Las especialidades abarcan de nutrición abarcan los aspectos clínico, deportivo, pediátrico, de Salud Pública o el referido a la Administración de Servicios de Alimentos.

Los buenos nutricionistas ganan credibilidad pública dentro de las comunidades. Por eso es valioso que apelen a su imagen para la difusión de  programas de educación en apoyo a atletas, integren equipos académicos, asociaciones, asistan a eventos de la industria y se conecten con colegas.

El 11 de agosto se celebra el Día del Nutricionista, en toda Latinoamérica, en homenaje al doctor Pedro Escudero, el médico argentino que abrió caminos en la nutrición como su pionero más destacado.

«Es una carrera profesional gratificante que implica ayudar a las personas a tomar decisiones más saludables y tener un impacto positivo en la salud pública», asegura Damián, con 35 años de profesión.

Los nutricionistas son parte de la promoción de la salud, la prevención de enfermedades y la mejora del bienestar de las personas y las comunidades a través de prácticas dietéticas adecuadas.

El «Nutri» evalúa los hábitos dietéticos, el estado de salud y las necesidades de alimentación diferencial de pacientes. La técnica inicia es el Análisis de la ingesta dietética para identificar deficiencias, excesos y áreas de mejora.

Hay nutricionistas dedicados al asesoramiento y educación nutricional personalizados sobre hábitos alimenticios saludables, control de porciones, planificación de comidas y modificaciones dietéticas. Para esto, el profesional de la nutrición trabaja en interconsulta con médicos para implementar planes dietéticos, controlar diabetes, enfermedades cardíacas, trastornos gastrointestinales y otras posibles afecciones derivadas de la alimentación.

No siempre se trata de que los nutris deban ayudar a las personas con el control del peso. Pero apelar a estrategias realistas y sostenibles para la pérdida, el aumento o el mantenimiento del peso, es parte del trabajo de un buen nutricionista.

Respecto de la Nutrición deportiva, es común que los atletas quieran optimizar su nutrición para mejorar el rendimiento, la resistencia y la recuperación. Para tal fin se les arman planes de nutrición alineados con los regímenes de entrenamiento y los programas de competencia.

¿Un buen nutricionista puede aportar a las políticas públicas de salud?

Mucho.

Diseñar e implementar programas de educación nutricional para escuelas, lugares de trabajo, centros comunitarios y campañas de salud pública es, en la Argentina de hoy, prioridad Top 5. Los equipos de nutricionistas que integran los ministerios de salud de los 24 distritos argentinos deben abordar los problemas de salud pública relacionados con la nutrición, como la obesidad, la desnutrición y la inseguridad alimentaria, aportando a la gestión de servicios de alimentos, para que sean tomados en cuenta en los menúes de hospitales, escuelas, cafeterías corporativas y otras instituciones del Estado

El objetivo siempre debe ser  garantizar el cumplimiento de los estándares nutricionales. Para satisfacer las necesidades dietéticas específicas, siempre un nutricionista lo hará con fluidez, seguridad y profesionalismo,. de tal modo que la supervisión y distribución de alimentos garantice calidad y seguridad.

La práctica y la experiencia en nutrición puede derivar en trabajos de Investigación e innovación, cuando se exploran los efectos de diferentes nutrientes y patrones dietéticos en los resultados de salud. Hay nutricionistas trabajando permanentemente en el desarrollo de guías y recomendaciones nutricionales, realizando consultorías privadas y colaborando con abogados en la defensa de los estándares que  con los que deben cumplir las empresas alimenticias, aportando al necesario empoderamiento de las personas para que tomen decisiones informadas sobre su dieta y estilo de vida.

 

¿Quién fue el Dr. Pedro Escudero?

Pedro Escudero, médico nutricionista argentino, fue una figura clave en el campo de la nutrición. Entendió mejor que nadie la comprensión de la nutrición y su impacto en la salud pública. Combatir la desnutrición y mejorar el bienestar nutricional de las poblaciones fue un plan que se puso en marcha y que hoy ha quedado definitivamente mal archivado. Su esquema de nutrición básica no sólo fue objeto de política púbvlica en la Argentina sino, particularmente, en el resto de América Latina.

El Dr. Escudero hizo hincapié en la calidad de las proteínas y el concepto de «valor biológico». Estudios la composición de aminoácidos de las proteínas y su importancia nutricional. Apuntaba a la importancia de consumir proteínas de alto valor biológico para cumplir con los requisitos de aminoácidos esenciales.

Su investigación sobre la desnutrición proteico-energética y sus efectos sobre el crecimiento, el desarrollo y la salud en general cambiaron por completo la mirada pediátrica. Con él se ganó en comprensión sobre las causas y consecuencias de la desnutrición. El orden que Escudero defendió fue el de las «Pautas Nutricionales Integrales» para las poblaciones. Creía en promover una dieta balanceada que incluyera nutrientes esenciales para prevenir la desnutrición y mejorar la salud pública.

Fortificar los alimentos con nutrientes esenciales fue parte de su insuperable teoría, especialmente para las poblaciones vulnerables. También destacó la necesidad de medidas de seguridad alimentaria para garantizar el acceso a alimentos nutritivos. Naturalmente, tras todas sus investigaciones  el trabajo del Dr. Escudero obtuvo reconocimiento internacional y es considerado un cerebro fundacional en la nutrición y la salud pública.

Pedro Escudero  había nacido en Buenos Aires el 11 de agosto de 1887 y falleció en su ciudad natal el 23 de enero de 1963. Fue al Nacional Buenos Aires y recibió la  Medalla de Honor al recibirse en la Facultad de Ciencias Médicas y Sociales.Integró el Círculo Médico Argentino, del que llegó al cargo de Secretario.


















Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *