• Diario 5 -Buenos Aires, miércoles 12 de junio de 2024

Metrodelegados realizaron un paro de subte y Premetro, en rechazo al asbesto

Aseguran que ya murieron 3 trabajadoras por efecto de este elemento, que hay 6 casos de cáncer, 87 personas con diferentes afecciones y un total de 2.150 trabajadores de Subterráneos de Buenos Aires tiene vigilancia médica permanente.
El martes último no hubo servicio desde las 20 al cierre. Y ayer a la mañana, entre las 06.00 y las 09.00, los subtes también pararon.

Sepamos de una buena vez, qué es el maldito asbesto

El asbesto es un mineral natural que ha sido ampliamente utilizado en varias industrias por su resistencia al calor, resistencia y propiedades aislantes. Consiste en cristales fibrosos delgados que se pueden tejer en telas o agregar a otros materiales para mejorar sus propiedades. Sin embargo, el asbesto también es altamente peligroso para la salud humana cuando sus fibras se transportan por el aire y se inhalan.

 

La exposición a las fibras de asbesto se ha relacionado con riesgos graves para la salud, incluidas enfermedades pulmonares como la asbestosis, el cáncer de pulmón y el mesotelioma (una forma rara de cáncer que afecta el revestimiento de los pulmones, el abdomen o el corazón). Debido a estos problemas de salud, muchos países han prohibido o regulado estrictamente el uso de amianto.

En la construcción, el asbesto se usaba a menudo en materiales de construcción como aislamiento, tejas para techos, tejas para techos y productos de cemento. También se utilizó en piezas de automóviles, textiles y diversas aplicaciones industriales. Las enfermedades relacionadas con el asbesto generalmente son el resultado de la exposición a largo plazo a las fibras de asbesto en el aire, que a menudo ocurren en entornos laborales donde las personas trabajaron con o cerca de materiales que contienen asbesto sin la protección adecuada.

Se han realizado esfuerzos para eliminar y reemplazar materiales que contienen asbesto en edificios y productos para reducir el riesgo de exposición y los problemas de salud asociados.

El asbesto se usó en el pasado en la construcción de algunas líneas de trenes subterráneos/subterráneos e infraestructura relacionada, particularmente a mediados del siglo XX, cuando sus propiedades beneficiosas fueron más ampliamente reconocidas. Los materiales que contienen asbesto se usaban a menudo para el aislamiento, la protección contra incendios y la insonorización en estos sistemas de transporte subterráneo.

Sin embargo, a medida que los riesgos para la salud asociados con el asbesto se hicieron más evidentes, muchos países comenzaron a eliminar gradualmente su uso en diversas industrias, incluida la construcción. Esto incluye los sistemas de metro y metro. En las últimas décadas, se han realizado esfuerzos para identificar y eliminar los materiales que contienen asbesto de los espacios públicos, incluida la infraestructura de transporte, para reducir el riesgo de exposición tanto de los trabajadores como de los pasajeros.

La construcción moderna y la renovación de los sistemas de metro generalmente evitan el uso de materiales que contienen asbesto debido a problemas de salud bien documentados. Si le preocupa la exposición al asbesto en un metro o sistema subterráneo específico, es recomendable consultar con las autoridades locales o las agencias de transporte para obtener información sobre sus esfuerzos para administrar y eliminar el asbesto de su infraestructura.

Las organizaciones médicas y de salud de todo el mundo han investigado y abordado exhaustivamente los riesgos para la salud asociados con la exposición al asbesto. Estas organizaciones han brindado pautas, recomendaciones e información para crear conciencia sobre los peligros del asbesto y promover su remoción y manipulación seguras. Algunas de las organizaciones clave que han abordado los problemas de salud relacionados con el asbesto incluyen:

Organización Mundial de la Salud (OMS) : La OMS ha reconocido el asbesto como un carcinógeno (una sustancia que puede causar cáncer) y ha enfatizado la importancia de prevenir la exposición a las fibras de asbesto. Brindan información sobre enfermedades relacionadas con el asbesto y abogan por alternativas más seguras.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (International Agency for Research on Cancer – IARC), integrante de la OMS, ha clasificado todas las formas de asbesto como carcinógenos del Grupo 1, lo que significa que existe evidencia suficiente de que pueden causar cáncer en humanos. Esto llevó a que el Estado norteamericano estableciera regulaciones y pautas para el manejo y remoción de asbesto para proteger la salud pública. Lo hizo a través de la Environmental Protection Agency (EPA) (Agencia de Protección Ambiental) y la Occupational Safety and Health Administration /OSHA (Administración de Salud y Seguridad Ocupacional). Se protegió a los trabajadores de la exposición al asbesto en varias industrias, incluidas la construcción y el transporte. A partir de la necesidad de regular la expansión del asbesto, los Centers for Disease Control and Prevention /CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) de los Estados Unidos ofrecen recursos e información sobre afecciones relacionadas con el asbesto, prevención de la exposición y manipulación segura.

En el Reino Unido el Servicio Nacional de Salud (NHS) y el Health and Safety Executive (HSE) proporcionan información sobre enfermedades relacionadas con el asbesto, a través de campañas programadas.

Chile prohibió en 2001 el uso de chapas de fibrocemento en las construcciones, por contener asbesto.

A 17 años de la prohibición del Asbesto, no hay registro de retiro del material en la Región de La Araucanía


 

 



 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *