• Diario 5 -Buenos Aires, lunes 22 de julio de 2024

Los dueños del fracaso de los validadores de la SUBE

La carga online de la SUBE está en una crisis terminal. Desde 2018, en absolutamente ningún momento, el rendimiento de los dispositivos que habilitan la tarjeta para poder viajar, alcanzó el 100%. Todo el tiempo hay validadores fuera de servicio. Es gravísimo, porque habla de una falta de empatía irreconciliable de los funcionarios que no deberían permitir que pasen más de 6 ó 7 minutos sin darle solución a este problema. Sin embargo, hay totems de validación que pasan semanas sin que se los repare

Que la SUBE funcione bien cada vez que se la pasa por la lectora y el pasajero quede habilitado para realizar su viaje en ese momento, no significa que estemos ante la panacea del transporte público.

Estos gobiernos (Cristina Kirchner, Mauricio Macri, Alberto Fernández) nos alentaon a la bancarización y el no uso de dinero en efectivo. La falla durante más de 5 minutos de los validadores de la Tarjeta SUBE en los Totems de Banco Nación es lo suficientemenmte grave como para llevar a juicio penal a los responsables.

Pero, como todos sabemos, a esos responsables no les interesa para nada el daño que están causando. Incluso ni se enteran, estos irresponsables.

 

El fracaso de la estructura del transporte público está comprobado en la falta de control de los pequeños detalles que hacen que el mismísimo transporte público no pueda cumplir con su propio cometido.

DEJAR A LA GENTE SIN PODER VIAJAR, TENIENDO EL DINERO PARA HACERLO O -LO QUE ES PEOR-  HABIÉNDOLO PAGADO PREVIAMENTE, ES DESIDIA CRIMINAL.

Quiénes son los funcionarios que no han demostrado el más mínimo interés en solucionar el problema que les están causando a miles de personas que todos los días salen a buscar la validación de la carga de la tarjeta SUBE y se encuentran con que esos aparatos que deben realzar estas autorizaciuones no funcionan durante días y días?

NOMBRES Y APELLIDOS DE LOS CRIMINALES Y/O INCOMPETENTES

Silvina Batakis, Presidenta del Banco Nación, organismo que -desde que ella lo preside- se jacta de más financiaciones que las que asume. Los «Totems» que validan la SUBE se ubican en los cajeros automáticos del BNA. Casi nunca se controla si estos funcionan bien, si los tratan correctamente o los vandalizan. Tardan semanas enteras en rehabilitar el servicio de validación y sin demasiadas certezas de que ese regreso sea duradero.

Diego Alberto Giuliano, Ministro de Transporte. No tiene ni la más remota idea de cómo es no poder viajar en los transportes públicos cuyo funcionamiento están bajo su órbita. Él no tiene ese problema, no sólo porque todos los días cuenta con el automóvil oficial con chófer del Ministerio a disposición y que lo traslada a donde lo necesite, sino porque hay decenas de testigos -en Buenos Aires y en Santa Fé- que aseguran que toda su vida se movilizó en su propio vehículo.

María Agustina Gantuz, Directora Nacional de Implementación y Seguimiento del Sistema Único de Boleto Electrónico. Responsable técnica de todo el proceso de la Tarjeta SUBE. A ella no se le pasa por la cabeza que, apenas, con un solo minuto de tener los validadores fuera de servicio está causando estragos en la vida de las personas que se encuentran con que no pueden viajar por el eterno cartel de «Terminal en Mantenimiento» en las pantallas de esos adminículos, que nunca son suficientes.

Todas las personas que se manejan alrededor de estos tres inoperantes.

Respecto de la presidenta del mayor banco de la Argentina, ¿cómo creer que ella puede llevar adelante las políticas con las que el banco pretende cumplir sus funciones financieras, si le niega, todos los días, un servicio básico a la gente y con el que el banco se había comprometido?

Respecto del hombre que encarna a la máxima autoridad de transporte: Si nunca vio la inutilidad del cumpa que tiene al frente de la CNRT, ¿cómo va a enterarse de que la SUBE está provocando cada vez más problemas?

Respecto de la Analista de Sistemas que maneja el equipo de programadores que conocen perfectamente la cantidad de validadores de la SUBE que -permanentemente- salen de servicio, ¿no podría, alguna vez, avivarse? A Gantuz poco parece afectar a su propia capacidad empática el trabajo que no realizó nunca nadie, dentro de la estructura que ella misma maneja.

Muchos funcionarios creen que los sistemas automatizados los habilita a la distracción eterna, pero -lamentablemente, para ellos- no es así. Probando con trabajar, este tipo de problemas suele alcanzar soluciones sorprendentes.

 

 

 

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *