• Diario 5 -Buenos Aires, miércoles 12 de junio de 2024

La Plaza siempre ha sido el lugar central de reunión para que las personas se manifiesten. Sea por cuestiones políticas, celebraciones y eventos importantes a lo largo de la historia del país, la Plaza, es la plaza, aunque el Obelisco se queje.

Visitar la Plaza de Mayo y el Cabildo durante la escuela primaria, graba a fuego en los adultos de futuro una parte importante en el concepto de lo mejor de la Argentinidad (evitemos confusiones digitadas desde canciones con estúpidas letras que caricaturizan a una sociedad que no merece recibir más burlas).

La Plaza de Mayo ha sido el centro de varios momentos significativos en nuestra historia. La Revolución de Mayo en 1810 marcó allí el comienzo de la lucha del país por la Independencia de España. Muchas manifestaciones y protestas políticas han tenido lugar en la plaza, lo que la convierte en un símbolo del activismo político argentino.

Los chicos que realizan la visita a la zona aprenden in situ que la plaza está rodeada de varios puntos de referencia icónicos: La Casa Rosada que es nuestro palacio de Gobierno, donde el presidente de la Nación cumple sus funciones oficiales. Allí se ven balcones, desde donde algunos mandatarios pronunciaron discursos públicos.

La Catedral Metropolitana, la principal Iglesia Católica de Buenos Aires, es parte de las visitas de algunos de los colegios. No todos.

A los chicos se les explica que La Pirámide de Mayo ganó protagonismo en varios momentos de la historia: es el monumento conmemorativo de la Revolución de Mayo y se trata de un símbolo asociados con las Madres de Plaza de Mayo, una organización de lucha por los Derechos Humanos durante la dictadura militar de 1976 a 1983. Pirámide de Mayo. El movimiento ganó atención internacional y se convirtió en un símbolo del activismo de derechos humanos.

Aparentemente, las visitas de alumnos de escuelas primarias estatales de la Ciudad de Buenos Aires y del AMBA, conforman más del 70 % de toda la población estudiantil infantil. A los asistentes se les cuenta que los jueves, las Madres de Plaza de Mayo se siguen reuniendo alrededor de la Pirámide en la plaza para exigir justicia y recordar a las víctimas de la dictadura.

La expresión «Cabildo» refiere a un tipo de edificio de gobierno colonial que alguna vez estuvo presente en muchas ciudades coloniales españolas, incluida Buenos Aires. El término «Cabildo» se deriva de la palabra española «Consejo» (hoy, «Ayuntamiento», «Alcaldía o «Municipio»). El Cabildo fue el centro administrativo y de gobierno de la ciudad durante la época colonial.

En el caso de Buenos Aires, el Cabildo fue construido originalmente en el siglo XVI, alrededor de 1580, como sede de la administración colonial española. Sirvió como sede del ayuntamiento y albergaba varias oficinas administrativas, incluida la oficina del alcalde y el poder judicial.

El edificio original del Cabildo de Buenos Aires sufrió varias transformaciones a lo largo de los siglos. La renovación más significativa tuvo lugar en el siglo XVIII, lo que le dio al edificio su distintiva fachada. Esa construcción tenía una fachada con once arcadas en planta baja y otras once en el piso superior, con salidas al gran balcón. En la actualidad se observan sólo cinco arcos por piso, debido a que por una innecesaria y caprichosa decisión municipal se produjo la demolición de los dos extremos, quitándole a la construcción original tres arcos por lado y por piso, es decir, doce salas que daban al frente y otras tantas que daban al patio de atrás.

El Cabildo desempeñó un papel importante en la historia de la ciudad, aparte de ser el centro absoluto de la Revolución del 25 de Mayo de 1810. El Museo del Cabildo y la Revolución de Mayo alberga documentos y artefactos relacionados con la historia de Buenos Aires y los eventos que llevaron a la independencia de Argentina.

Para los chicos, visitar el museo del Cabildo brinda la oportunidad de aprender sobre la historia colonial de nuestro país, la Revolución de Mayo y el papel del Cabildo en la formación del pasado de la Ciudad de Buenos Aires.



 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *