• Diario 5 -Buenos Aires, viernes 24 de mayo de 2024

El concepto completo es "Vecino participativo". La fecha fue ganándose respeto, lentamente, durante 64 años y aún tiene mucho camino por recorrer.

Todos somos potenciales destinatarios directos del efecto producido por los niveles de educación, respeto y modales de las personas que viven cerca de nuestra propia vivienda.

La cercanía entre puertas puede ser un téster de medición de tolerancia entre las personas.

La Ciudad de Buenos Aires celebra todos los 11 de junio el Día del Vecino Participativo. Al recordarse la segunda fundación, se suma ala fiesta el trabajo conjunto entre el Estado, las organizaciones barriales y los propios vecinos. El año pasado hubo posibilidad de que los porteños y visitantes realizaran un recorrido en bus por las obras en marcha.

Quien instituyó la celebración del Día del Vecino fue Romeo Raffo Bontá, de la Asociación Vecinal de Villa del Parque. Fue en 1959 y excedió a la Ciudad de Buenos Aires. Se transformó en jornada nacional, para desembocar, en 1990 en un decreto que estableció el Día del Vecino Participativo.

Hoy Buenos Aires cumple 443 años y en la nota que precede a las TAPAS de ayer, en Diario 5, anticipamos las actividades que se realizan hoy en nuestro ámbito.

La convivencia entre vecinos puede abarca una serie interminable de items. Toda, quizás, de una importancia determinante, en el Siglo XXI.

Nuestro manera de vincularnos al cruzarnos con ellos.

Nuestro saludo y nuestra reacción a cómo ellos lo hacen.

La discreción cuando algo que afecta a nuestro vecino no se extiende a nuestra casa o nuestra vida.

El cumplimiento de reglas básicas: el respeto a ciertos horarios cuando manipulamos herramientas ruidosas o el volumen en nuestros aparatos de sonido y, el manejo de cocciones con olores fuertes, el uso correcto del agua y los desagües,

Cualquier sea el punto por el que nos esforzamos por no afectar a un tercero o aquel donde nuestro vecino pone especial cuidado para no perjudicarnos a nosotros, todos merecemos reciprocidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *