• Diario 5 -Buenos Aires, miércoles 21 de febrero de 2024

La prioridad del peatón

PorMarcelo Zanotti

Feb 7, 2023

Lunes a las  09.10. Seis personas esperan cruzar la calle Sarandí, en la esquina de la intersección con Carlos Calvo. Por Sarandí no paran de circular vehículos que, un minuto antes, venían de un viaje a pura aceleración por la Autopista 25 de Mayo. Los automovilistas cruzan sin darse por enterados de que sobre la vereda hay unos entes parecidos a los seres humanos -despojados de volante y pedales- esperando que se les dé paso.

Es altamente probable que esos peregrinos del barrio de San Cristóbal, aún tras tantas odiseas en esquinas sin semáforo, ignoren que se les debe respetar su prioridad.

Lunes a las 18.10. Multiesquina de Lavalleja, El Salvador y Gascón. Al quedar, circunstancialmente, cortada la calle Bulnes, Gascón está muy cargada de tránsito. Peatones que venían caminando por Lavalleja no pueden cruzar. Una señora, conocedora de la costumbre de bajar un pie a la calzada para estimular a los automovilistas a que frenen, no obtiene el éxito que ese ejercicio habría logrado tanto en Londres como en Santiago de Chile.

Definitivamente, la totalidad de prioridades que los peatones tienen en la vía pública no son conocidas. Por eso, se impone la «ley del acorazado«.

Hay automovilistas que suelen realizar -y repetidamente-  una maniobra «de libro» donde la ciudad está libre de de semáforo: primero, no permite el cruce de un caminante en una esquina, a centímetros de la bocacalle. Inmediatamente, el conductor avanza dos metros y frena de golpe porque se da cuenta de que le debe respetar la prioridad al vehículo que viene en sentido de circulación desde su derecha.

El abusador, entonces, cubierto con su coraza rodada, de medianas marca y gama, planta su armatoste sobre la senda peatonal por la que debería estar avanzando el peatón, el mismo al que desairó unos 5 ó 6 segundos antes. La ventanilla del lado izquierdo está abierta. Si bien el insulto más el escupitajo que impactó sobre la mano izquierda apoyada en el volante no alcanzaron a hacer justicia, vale el relato para que los conductores comprendan que justicia por mano propia por parte de un peatón no respetado ha pasado a hacer moneda corriente en la Ciudad de Buenos Aires.

Por supuesto que existen automovilistas que no se quedan con ese resultado y redoblan la apuesta, buscando pelea o -quizás y peor aún- empuñando algún arma o elemento de agresión, procurando poner en claro y demostrando de manera lacerante, que su condición de hijo de puta puede alcanzar un grado altamente destacable.

 

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

URUGUAY

La prioridad del peatón

BRASIL
La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

PARAGUAY

La prioridad del peatón

CHILE
La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

COLOMBIA
La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

La prioridad del peatón

PERU

La prioridad del peatón

BOLIVIA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *