• Diario 5 -Buenos Aires, viernes 12 de julio de 2024

Pasajeros a la deriva

PorMarcelo Zanotti

Dic 14, 2022

La CNRT, siempre incumpliendo. Los ministerios de Transporte de la Nación, de la Ciudad de Buenos Aires y de la Provincia de Buenos Aires, ajenos.

Es el recurrente ninguneo del que tiene automóvil propio o usa uno oficial, sobre quienes todos los días de su vida tienen que movilizarse ellos y sus cargas, sus equipajes, sus bolsas de compra, sus paquetes y cajas con productos frágiles, en transportes públicos.

Si bien se trata de una importante decisión del Gobierno de la Ciudad en los últimos 7 años, el establecimiento de una terminal operativa para las combis de transporte de pasajeros, no es suficiente.

Allí inician y terminan sus servicios las empresas que -pago de un canon, mediante-  realizan recorridos entre el centro porteño y diversas localidades importantes del AMBA. Pero su puesta en marcha no significa que se haya cubierto la totalidad de las necesidades de las personas que utilizan este servicio de transporte.

A decir verdad, estas terminales montadas tanto en la Avenida 9 de julio y Sarmiento (donde antes funcionaba uno de los estacionamientos subterráneos del microcentro) como en Av Córdoba y Av Madero, apenas son la primera parte de las soluciones necesarias inherentes a los servicios de tranporte «alternativos».

Uno de los inconvenientes que hoy se observan es la identificación de las paradas de combis, una vez que salieron de la estación cabecera. En realidad y prácticamente, no hay ninguna diferencia entre la falta de identificación de paradas de estos minibuses con el conocidísimo problema de identificación de centenares de paradas de los históricos colectivos urbanos, los numerados, que venimos marcando desde siempre.

Sólo la intuición y el boca a boca determinan la posibilidad de que un pasajero se pare en el punto correcto para esperar su combi. Todos los funcionarios que deberían solucionar este tema, o especulan con que, para la vez siguiente, la experiencia hará que quien tenga que viajar no quede desorientado o – lo más probable y casi obvio- no tienen la más incipiente idea, ni siquiera virtual, del problema.

Como es costumbre en el tema transportes, la responsabilidad cae en manos de los mayores irresponsables. Nos encontramos con una más de las tantas demostraciones de desidia por parte de las seudoautoridades de la CNRT, Comisión Nacional de Regulación del Transporte.

Contamos con una colección, ya, de estas indolencias del desaprensivo equipo del señor Arteaga.

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

Pasajeros a la deriva

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *