• Diario 5 -Buenos Aires, domingo 27 de noviembre de 2022

Afroargentinidad

La eliminación deliberada y masiva -pero solapada- de la negritud en la Argentina es una de las vergüenzas más gigantes de la historia de la humanidad. La rareza que ubica a este agujero negro de la historia en un punto extremadamente escandaloso, es la repugnante ignorancia que la inmensa mayoría de la población de este bendito paísa da pruebas tener acerca de tan criminal antecedente de la patria.

La hipocresía alcanza a todos, ideológicamente hablando: la derecha y los progresistas; la tibieza de la burguesía escaladora y los simpatizantes de la guerrilla setentista; los que se asumen con responsabilidades estudiantiles o gremiales y los ni-ni. ¿Sos argentino? Estás altamente sospechado de no tener la más pálida idea de qué es lo que sucedió con la población afro en la Argentina, ya que existe una verdad que no puede negar nadie: está comprobado que ese desconocimiento lo carga el 84% de la población, mientras que del 16% que resta, un 70% está bastante confundido acerca de cómo se sucedieron las cuitas negras en nuestro país.

Lamentablemente, las organizaciones de Derechos Humanos en la Argentina, dedicadas -con justa razón- a sostener la memoria que, simultáneamente. conforma un eterno grito por la búsqueda de la verdad y la justicia, de los macabros hechos perpetrados por wl poder armado de la Argentina de las dictaduras, perdieron una oportunidad extraordinaria en el devenir de la historia. Habrían podido ser ellos quienes les enseñaran a las nuevas generaciones que el segundo genocidio que se programó en estas tierras (y el primero posterior a la Revolución de Mayo) fue el de la eliminación de la población afro.

Ya hemos marcado y remarcado que la Asamblea del Año XIII, que sancionó la Declaración que liberaba a los esclavos de las Provincias Unidas del Río de la Plata, lo hizo el día anterior a la Batalla de San Lorenzo. El propio General San Martín y sus lugartenientes, arengaron con sueños libertad a los jóvenes negros que iban a ir a la primera línea, a recibir bayonetazos que los dejarían muertos allí, en las afueras de Rosario. En todas las demás acciones militares por la independencia se repitió el mismo esquema.

Aquella nota: Una fecha controvertida

 

La Argentina nació cínica. Cuidado conlo que hoy, en el Siglo XXI queremos recuperar.

Se la conoció como Remedios Rosas. Se dedicó a la asistencia de los soldados devastados en la también soslayada batalla de Ayohuma, traspié militar del General Manuel Belgrano durante su actuación como Jefe del Ejército del Norte. En esta jornada de reivindicación de la figura de María Remedios del Valle (su verdadero nombre), mujer afro argentina, hoy, tardíamente reconocida por ser una heroína real, apelaremos a un documento que no nos deja hablando solos como los locos.

Se trata de Afro Punk. Sus investigadores no necesitaron escuchar vesiones prefabricadas de la historia y -menos aún- a cada negador de esta atrocidad en cadena. Las historias que no llegaron a los libros de Historia, se contaron de boca en boca en cada provincia argentina y llegó al mundo por mil rutas. El autor del relato se llama Zamamdoda. pero es una comunidad de trabajo que investiga. Y en serio.

Los dejo con los caballeros.

MZ

 


 

Nos gustaría pensar que es de conocimiento común que la lucha contra la negritud es un fenómeno global, pero desafortunadamente, el blanqueo dirigido de la historia conocida lo ha impedido. La historia ha sido blanqueada tan severamente que, a menudo, se enmascara el alcance del racismo en todo el mundo. El país que ha tenido más «éxito» en blanquear su población, historia y cultura es Argentina.

https://twitter.com/lawyermoney/status/1020046192124792832

Argentina es considerado el país más blanco de América del Sur, lo cual es extraño si se tiene en cuenta que, al igual que Brasil, fueron colonizados y sometidos a colonos españoles que transportaban esclavos africanos desde la costa oeste del continente africano. Actualmente, la población argentina de etnia europea constituía el 97% de la población; esta es una cifra preocupante si se tiene en cuenta que “[a] finales de 1700 casi el 50 por ciento de la población en el interior del país era negra, y entre 30 y El 40 por ciento de la población de Buenos Aires era negra o mulata”, informó La Raíz . Cuando se les preguntó acerca de los afroargentinos, la mayoría de los argentinos creía que Argentina nunca participó en la trata de esclavos o que los afroargentinos abandonaron Argentina “naturalmente”. Ambas teorías están equivocadas.

“El ex presidente argentino Carlos Menem que una vez declaró: ‘En Argentina los negros no existen, ese es un problema de Brasil’”. – The Root

Lo que realmente les sucedió a los argentinos negros es tan inquietante e inhumano que sería impactante que no se enseñara en las aulas si el mundo no fuera tan intrínsecamente racista. Se informa ampliamente que el presidente de Argentina de 1868 a 1874, Domingo Faustino Sarmiento, emprendió un ‘genocidio encubierto’ que acabó con la población afroargentina hasta el punto de que para 1875 quedaba tan poca gente negra en Argentina que el gobierno ni siquiera se molestó en registrar a los afrodescendientes en el censo nacional.

“En una escala más amplia, la ‘eliminación’ de los negros de la historia y la conciencia del país reflejó el anhelado deseo de los sucesivos gobiernos argentinos de imaginar al país como una extensión ‘totalmente blanca’ de Europa Occidental en América Latina». – La Raíz

Durante su mandato, Sarmiento instituyó políticas altamente opresivas y letales para erradicar a los negros. Segregó a la comunidad negra de los descendientes de europeos, colocándolos en la miseria sin infraestructura ni atención médica de descendencia. Esto se convirtió en una sentencia de muerte cuando los brotes de cólera y fiebre amarilla asolaron esta comunidad sin medidas adecuadas para prevenir o tratar las enfermedades. El genocidio de Sarmiento también constituyó “el reclutamiento forzado de afroargentinos en el ejército, encarcelamiento masivo por delitos menores o fabricados y ejecuciones masivas”. Sarmiento también reclutó a hombres afroargentinos en el ejército para luchar en la Guerra de Paraguay de 1864. Supuestamente, Sarmiento sabía que a Argentina no le iría bien en la guerra, enviando a miles de hombres afroargentinos a la muerte.

De manera reveladora, Sarmiento escribió en su diario en 1848: “En los Estados Unidos… 4 millones son negros, y dentro de 20 años serán 8 [millones]…. ¿Qué se [hará] con tales negros, odiados por la raza blanca? La esclavitud es un parásito que la vegetación de la colonización inglesa ha dejado adherido al frondoso árbol de la libertad”, – International Business Times

El esfuerzo fue impulsado por líderes e intelectuales argentinos, que querían borrar la presencia afroargentina de todas las partes de la vida argentina, incluida la cultura. El tango es la exportación cultural más preciada de Argentina, pero según las primeras artes relacionadas con la danza, tiene orígenes africanos a través de la influencia de los argentinos negros. El tango tiene profundas raíces en el antiguo reino africano de Kongo y actualmente se considera una de las formas de baile más bellas del mundo. El legendario bailarín de tango blanco, Carlos Gardel, en realidad tuvo como tutor al compositor y poeta negro Gabino Ezieza, lo que demuestra la dedicación argentina a no asociar el tango con ninguna forma de negritud.

“La palabra kikongo para sol es ntangu”, escribe Thompson, y los movimientos del ntangu a través del cielo inspiraron formas de danza en la Tierra que finalmente se criollizaron con influencias españolas e italianas en Buenos Aires como tango, que significa, literalmente, “moviéndose”. al compás de un compás. ” – La Raíz

En todo el mundo, han estallado movimientos para luchar contra el borrado sistemático de la humanidad negra, por lo que ver a un país realmente lograr eliminar la negritud de su identidad es escalofriante. Parece que todos los días, los negros están descubriendo cuánto nos odian solo por ser nosotros mismos y, además de eso, tenemos que lidiar con vivir en un mundo que permitiría que algo como esto suceda con poca o ninguna indignación internacional. La amnesia que disfrutan los argentinos ha llevado a comentarios como “Argentina no tiene negros, así que no podemos ser racistas”, pero creo que tenemos que lidiar con otro país en la tierra que podría rivalizar con Estados Unidos como un lugar hostil para los cuerpos negros

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

Afroargentinidad

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *