• Diario 5 -Buenos Aires, domingo 25 de febrero de 2024

Sumando pedidos de perdón

PorCarlos Allo

Jul 26, 2022

Y van...

Sumando pedidos de perdón

Es que el Papa Francisco ha tomado el toro por las astas en cuanto al sinfín de situaciones de las que la Iglesia Católica debe hacerse cargo, ante las evidencias de que durante una historia de más de dos mil años, fue protagonista victimaria de crímenes por poder, millones de abusos sexuales de todas las categorías, persecución a inconfesos, opresión a pueblos débiles, torturas y violaciones a derechos humanos, fomentos ilegales para la enajenación de bienes a coronas rebeldes a su doctrina, conspiraciones contra gobiernos laicos, complicidades con dictaduras asesinas de sus propios pueblos e innumerables actos de miserable intención al negociar la más grande de las hipocresías  eclesiásticas: las indulgencias pagas.

Lo enumerado, más ríos de tinta que nunca se usaron para escribir lo que se ocultó, más lo que nos irá sorprendiendo a través del tiempo -dado que es esperable que en lo que a pecar ostentosamente se refiere, algunos sacerdotes y monjitas expandidos por el mundo, tengan algún as en la manga para matizar sus acciones caritativas con algún horror- fue, es y será justificado por un concepto con el que estuvieron acostumbrados a dominar a fieles y súbditos: en el nombre de Jesús, el Cristo.

Juan Pablo II fue el primer Papa en agarrar la escoba y empezar a barrer con el cinismo histórico de la cúpula apostólica romana, cuando pidió perdón por la Cruzadas. En su momento, fue importante. Gusto a poco, claro, pero fue significativo. Aunque católicos y profundamente creyentes, nuestro pensamiento -claramente cercano al de historiadores libres de vínculos con la Iglesia- fue que el pedido de disculpas del Papa polaco, por lo menos debió haberse repetido hasta alcanzar el número de 8 (ocho), equivalente a la cantidad de campañas militares de gran envergadura, emprendidas en el Siglo XI, sin contar sus derivaciones, que llevaron a oscurísimas conductas contra los ajenos al cristianismo, especialmente en España, hasta los tiempos de los reyes Católicos (vaya Poder).

De manera que las acciones que hoy Francisco emprende con esa misma escoba, es parte de una limpieza absolutamente acorde con la idea de tener un mundo libre de otros problemas que escuchamos a diario: la polución, las contaminaciones, el hambre y la mala alimentación, encabezan la lista. Luego vienen el calentamiento global, la desatención por el exceso de información generado por la carrera de la tecnología y tantísimos inconvenientes que vemos como barrera para el desarrollo humano. Y hay otros. Muchos de ellos también se vinculan al comportamiento de otros poderosos frente a otros esclavizados. Se espera, por supuesto, que alguna vez -desgracia mediante, si no, no reaccionan- esos soberbios bajen algunos escaloncitos, como lo hace hoy Francisco en Canadá, y pueda percibirse alguno de los equilibrios que hace tanto tiempo estamos esperando tener.

Carlos Allo


La información desde Canadá

MASKWACIS, Alberta — El Papa Francisco ofreció una amplia disculpa a los pueblos indígenas en su tierra natal en Canadá el lunes, cumpliendo una demanda crítica de muchos de los sobrevivientes de las escuelas residenciales administradas por la iglesia que se convirtieron en espantosos centros de abuso, asimilación forzada, devastación cultural y muerte durante más de un siglo.

“Humildemente pido perdón por el mal cometido por tantos cristianos contra los pueblos indígenas”, dijo Francisco a una gran multitud de indígenas, algunos con ropa y tocados tradicionales, en Maskwacis, Alberta,  el sitio de una antigua escuela residencial.

El Papa se disculpó en un círculo pow wow, un anillo cubierto que rodea un espacio abierto utilizado para círculos tradicionales de baile y percusión. A su alrededor había tipis, fogatas y cabinas etiquetadas como «Salud mental y apoyo cultural».

Francis, quien llegó al evento empujado en una silla de ruedas, agregó que sus comentarios estaban destinados a “todas las comunidades y personas nativas” y dijo que había persistido un sentimiento de “vergüenza” desde que se disculpó con los representantes de los pueblos indígenas en abril en el Vaticano.

Dijo que estaba “profundamente arrepentido”, un comentario que provocó aplausos y gritos de aprobación, por las formas en que “muchos cristianos apoyaron la mentalidad colonizadora de los poderes que oprimían a los pueblos indígenas”.

«Lo siento», continuó. “Pido perdón, en particular, por la forma en que muchos miembros de la iglesia y de las comunidades religiosas cooperaron, sobre todo a través de su indiferencia, en los proyectos de destrucción cultural y de asimilación forzosa promovidos por los gobiernos de la época, que culminaron en la sistema de escuelas residenciales”.

Esas escuelas separaban a los niños de los padres; abuso físico, sexual y mental infligido; lenguas borradas; y usó el cristianismo como un arma para romper las culturas y comunidades de los pueblos indígenas. Las iglesias cristianas operaban la mayoría de las escuelas para el gobierno con órdenes católicas responsables del 60 al 70 por ciento de las aproximadamente 130 escuelas, donde murieron miles de niños.

Francisco dijo que era «correcto recordar» en el lugar de tales traumas, incluso a riesgo de abrir viejas heridas.

“Es necesario recordar cómo las políticas de asimilación y emancipación, que incluyeron también el sistema de escuelas residenciales, fueron devastadoras para la gente de estas tierras”, dijo, y agregó: “Les agradezco que me hagan apreciar esto”.

Llamó a los abusos a menudo cometidos con celo misionero, un “error desastroso” que erosionó al pueblo, su cultura y valores.

Francis también dijo que «pedir perdón no es el final del asunto», y agregó que estaba «totalmente» de acuerdo con los escépticos que querían acciones. Y dijo que esperaba más investigaciones y que se pudieran encontrar “formas concretas” para ayudar a los sobrevivientes a comenzar un camino hacia la curación y la reconciliación.

Después de pronunciar su discurso, que ofreció en español y que fue traducido al inglés, el jefe Wilton Littlechild de la Nación Ermineskin Cree, quien había presentado al Papa, lo colocó con un tocado, con plumas blancas sobre sus túnicas blancas. La multitud estalló en aplausos.

Cuando Francis terminó sus comentarios, muchos de los que lo habían escuchado dijeron que estaban satisfechos con su disculpa.

“Era genuino y bueno”, dijo Cam Bird, de 42 años, sobreviviente de una escuela residencial de la reserva Little Red River en Saskatchewan. “Él nos cree”.

Pero otros todavía estaban haciendo un balance de lo que acababa de suceder después de tantas generaciones de devastación y trauma.

“Realmente no lo he digerido todavía”, dijo Barb Morin, de 64 años, de Île-à-la-Crosse, Saskatchewan, cuyos padres sufrieron en escuelas residenciales y que vestía una camiseta que decía “Sobrevivientes de escuelas residenciales nunca olvidadas”. “Me está costando mucho internalizar esto en este momento”.

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

Sumando pedidos de perdón

5>

Carlos Allo

Editor de Diario 5 y Ensamble 19. Productor integral de Radio Clasica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *