• Diario 5 -Buenos Aires, martes 23 de abril de 2024

Juana Azurduy Bermúdez ( 1780-1862 ) fue una militar latinoamericana de origen indígena que participó en las luchas por la independencia en Hispanoamérica.

 

Nació el 12 de julio de 1780 en Chuquisaca (hoy Sucre ), en el Virreinato del Río de la Plata. De origen indígena, Azurduy hablaba además de castellano, quechua y aimara.

 

Vida militar y carrera

Juana Azurduy y su esposo Manuel Ascencio Padilla participaron en la Revolución de Chuquisaca, levantamiento popular conocido en la historiografía como el Primer Grito Libertario de América. Ambos se incorporaron al Ejército Auxiliar del Norte enviado desde Buenos Aires con el objetivo de liberar el Alto Perú y el Perú.

 

Organizó el “Batallón de los Leales” que participó en la batalla de Ayohuma el 9 de noviembre de 1813. Tras la derrota en esta batalla, los ejércitos se retiraron de la región del Alto Perú y Juana, Padilla y sus compañeros se dedicaron a realizar acciones de guerrilla contra los realistas.

 

El 8 de marzo de 1816, Juana se apoderó temporalmente del Cerro Rico de Potosí, principal fuente de plata de España, tomándolo. Fue una importante colaboradora de Martín Miguel de Güemes y, el 13 de agosto de 1816, recibió el título de Teniente Coronel por decreto de Juan Martín de Pueyrredón, director supremo de las Provincias del Río de la Plata.

 

El 14 de noviembre de 1816 fue herida en combate. Su esposo pudo rescatarla, pero resultó herido y murió, dejándola viuda.

 

En el mismo año, un cambio de planes hizo que los militares abandonaran la zona del Alto Perú para avanzar por Chile. Esto redujo el apoyo logístico a las fuerzas de Juana en la región, por lo que se vio obligada a trasladarse al sur, uniéndose a Martín Miguel de Güemes.

 

Pobreza y olvido

Al momento de la muerte de Güemes en 1821, Juana se encontraba en una situación de pobreza. En 1825, Simón Bolívar, luego de visitarla y ver la situación de pobreza en que se encontraba, le concedió el cargo de coronel y le otorgó una pensión. Después de la visita, comentó al Mariscal Antônio José de Sucre: “este país no debe llamarse Bolivia, sino Padilla o Azurduy porque fueron ellos quienes lo liberaron”. En Charcas conoció a otra mujer importante en la independencia americana, Manuela Sáenz, también con el título de coronel, quien le escribió a Juana:

El Libertador Bolívar me contó la profunda emoción que sintió al compartir con el General Sucre, Lanza y el Estado Mayor General del Ejército de Colombia la visita que realizaron para reconocer sus sacrificios por la libertad y la independencia. El sentimiento que recogí del Libertador y el ascenso a Coronel que le concedió, el primero en firmar en la patria de su nombre, fueron acompañados de comentarios sobre la valentía y abnegación que identificó a su persona durante los años más difíciles de su vida. la lucha por la independencia. No faltaron el recuerdo de su esposo, el coronel Manuel Asencio Padilla, y los recuerdos que la gente tiene del Caudillo y de la Amazonía.

Manuela Sáenz

Posteriormente el General Sucre aumentó su pensión, pero dejó de recibirla en 1830 debido a sucesivos cambios políticos en Bolivia. En una carta escrita este año cuando caminaba por las selvas del Chaco, en Argentina, se dirigió a las autoridades pidiendo una pensión para su esposo, diciendo que “se han agotado los medios que le podían dar la subsistencia” y que “su hija única lo que queda son lágrimas”.

 

Pasó varios años en Salta pidiendo al gobierno boliviano sus bienes que le habían sido confiscados en 1811. La pensión que le habían otorgado fue cancelada en 1857 bajo la dictadura boliviana pro blanca y antioriginaria de José María Linares.

Murió en la indigencia el 25 de mayo de 1862 cuando estaba por cumplir 82 años y fue enterrada en una fosa común.

Son muy importantes los reconocimientos a Juana Azurduy después de la muerte

Se construyó en su honor en la ciudad de Sucre un mausoleo en su memoria que guarda sus restos, que se habían exhumado unos  100 años después de su muerte.

El “Día de las heroínas y mártires de la independencia de América”, que se recuerda en Argentina el 12 de julio, día del natalicio de Juana Azurduy, se instituyó en 2007

En 2009 se la elevó póstumamente al grado de general del ejército argentino.

El «Programa Nacional por los Derechos y la Participación de las Mujeres» se denomina Juana Azurduy.

Cristina Fernández de Kirchner, decidió reemplazar con  una estatua de Juana Azurduy el famoso monumento a Cristóbal Colón detrás de la Casa Rosada y aún discutimos tal cosa por nuestra tendencia bien argenta a considerar que donde caben unos no pueden entrar otros.

Juana

 

Juana

Juana

URUGUAY

Juana

CHILE

Juana

Juana

PERU

Juana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *