• Diario 5 -Buenos Aires, sábado 21 de mayo de 2022

Falencias del Transporte Público I

PorCarlos Allo

Abr 21, 2022

En verdad, no se trata de errores. Se trata de falta de criterio comunitario a favor de los negociados de la corrupción. Pero como esa falencia abarca a todas las autoridades que alguna vez tuvieron en sus manos la posibilidad de mejorar la calidad de vida de las personas que viven en las grandes ciudades argentinas, es muy probable que un paneo crítico tan abarcativo aburra a los fanáticos, ya que, como no se trata de señalar a una facción política como la culpable para liberar a la otra como posible motor de las soluciones, decae mucho el interés de los adictos a la mal llamada «grieta».

No obstante, este capítulo pondrá en blanco sobre negro uno de los tantos «errores» de la súper red de transporte público de la Argentina, para luego ir devanando el resto de ellos: para no ir a lo más grave en el, en esta oportunidad la falta de facilidades para llegar a los aeropuertos y salir de ellos hacia diversos puntos de una ciudad o del resto del país.

Una de las discriminaciones más hipócritas que se expandió en la Argentina a través de décadas es la idea de que viajar en avión es un acto pura y exclusivamente reservado a las personas adineradas, por lo que, desde un primero momento, se consideró obvio que los servicios y beneficios que se requieren a nivel de transporte entre los aeropuertos y otros centros de actividad de la población o sus propias viviendas tengan a los automóviles particulares en su máxima prioridad, seguido de las poquísimas y oligopólicas empresas dedicadas a traslados de pasajeros (en su inmensa mayoría, turistas) cuyas tarifas son tan abusivas que sorprende que todos los gobiernos, uno detrás del otro, les permita continuar con esa forma acaparadora de un negocio que somete a la clientela a desangrar su bolsillo sin la más mínima defensa vía regulación. Nada decimos de sus carencias éticas, por tratarse de otra obviedad. Hasta podemos preguntarnos cómo es que que nadie haya intentado llevar a la justicia a sus referentes, ya que -también- violan normas comerciales.

Muchas personas trabajan en los Aeropuertos y resulta tedioso tener que utilizar las tres o cuatros líneas de colectivos que llegan tanto a Ezeiza cono al Aeroparque Jorge Newbery. Naturalmente, nadie piensa en ellas: personal de limpieza, operarios, empleados de ventanillas, de las seguridad aeroportuaria, de los propios comercios que operan en cada hall de las terminales. Es una inhumanidad. Los sueldos son bajísimos y tienen que someterse a trajines de hasta tres o cuatros combinaciones de transportes, dando decenas de vueltas.

Inglaterra, España, Francia y Alemania -por nombrar sólo algunos emblemas del turismo y de la actividad aérea- tienen hasta el propio SUBTE que llega a los aeropuertos. En Holanda, las facilidades para moverse entre el centro de Amsterdam suma al propio tranvía, cuyas características estructurales se asemejan a nuestro Premetro.

¿Perdimos la oportunidad? Podría decirse que, por ahora, sí. ¿Cómo habría sido una red que beneficiara a todos alrededor del Aeropuerto Pistarini de Ezeiza? Pues, en la pregunta está la respuesta. Ezeiza debió ser un EPICENTRO de transporte hacia y desde los cuatro puntos cardinales de país, con rutas y trenes directos desde la puerta internacional del país hacia todos su rincones, sin tener que salir -OBLIGATORIAMENTE-  por una autopista que lo une exclusivamente con la Ciudad de Buenos Aires y las localidades que le quedan en el camino. Toda la ingeniería de túneles de todo tipo para construir viaductos debajo de las pistas de aterrizaje para existan entradas y salidas en múltiples direcciones, debieron haberse comenzado a construir desde el mismísimo año 1947, cuando la estación aérea comenzó a operar.

La otra obra fundamental es una línea de Subterráneos que una al Aeroparque con la Línea D, combinando -hipotéticamente- en Olleros. La traza cruzaría los Bosques de Palermo (hasta se podría encontrar alguna forma «ecológica» que le permita circular por afuera, en algún tramo) y eventualmente podría tener un par de estaciones intermedias. Sería un gol a favor de la calidad de vida en la Reina del Plata.

Esas «soluciones mayores», son impensables en las década del 20 del S. XXI, el momento más endeble de una economía que cada día deja más dudas acerca de su eventual saneamiento.

Pero sí se puede tomar la decisión de que nuevas líneas de colectivos le den la oportunidad a más personas que trabajan en los aeropuertos y a las que acompañan a a los viajeros a que ir y volver de Aeroparque no sea tan incómodo y que viajar a Ezeiza sin automóvil propio no sea un suplicio.

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

 

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

 

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

 

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

 

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

 

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

 

 

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

 

 

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

 

Falencias del Transporte Público I

 

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

 

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

URUGUAY

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

BRASIL
Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

 

Falencias del Transporte Público I

 

 

Falencias del Transporte Público I

PARAGUAY
Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

 

 

Falencias del Transporte Público I

 

CHILE
Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

 

Falencias del Transporte Público I

 

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

COLOMBIA
Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

Falencias del Transporte Público I

PERU
Falencias del Transporte Público I

 

Falencias del Transporte Público I

 

 

Falencias del Transporte Público I

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *