• Diario 5 -Buenos Aires, sábado 27 de noviembre de 2021

Explicando el 17 de octubre

Pordiario5

Oct 17, 2021

Peronismo, de izquierda a derecha, un pantallazo clave que ayuda a comprender algunos pasajes en clave del discurso de Cristina Kirchner en la ex ESMA.

Se sintió muy cómoda hablándoles a los jóvenes de La Cámpora y ellos se mostraron satisfechos de escuchar a su líder. Pero perdieron el hilo el mensaje cuando la vicepresidente jugó con elementos históricos del propio peronismo, al que -por primera vez- se les indicaba como esencia del proyecto político que los une.

La campaña electoral logró que Cristina se mostrara dentro del espectro peronista como nunca. Incluso utilizó un «mal que les pese a algunos, el peronismo sigue vigente». Era innecesario pero había allí un guiño a muchos que la vieron siempre fuera del Movimiento

Uno de los elementos que más caritas de desorientación dibujaron, fue la cantidad de veces que la ex presidenta hizo referencias a derecha e izquierda en la política.

De manera que ahora, sin tener que aplaudir ni reprobar a nadie, vale la pena introducirnos en el capítulo «Peronismo, de izquierda a derecha», del inmenso trabajo de Pierre Ostiguy, con su esforzadamente objetiva mirada de los vaivenes del peronismo en el columpio de la política, a través de los tiempos.


 

El peronismo no es simplemente un movimiento «popular», ya sea en el «Centro» o fuera de la dimensión Izquierda-Derecha. La dimensión izquierda-derecha es, y ha sido, muy relevante dentro del peronismo.

En la situación extrema de mediados de la década de 1970, el peronismo se extendió de la extrema izquierda a la extrema derecha, incluyendo el centro, el centro-izquierda y el centro-derecha, y resultó en una lucha armada entre la derecha peronista y la izquierda peronista. En la extrema izquierda estaban los Montoneros en la década de 1970, la guerrilla que pretendía luchar contra la oligarquía y contra la dominación extranjera de Argentina, y pensaba que el regreso de Perón a Argentina significaría la institución de La patria socialista.

Cerca de los Montoneros, en la década de 1970, estaba la JP (Juventud Peronista), que compartiendo los objetivos de los Montoneros se centró más en el trabajo social, especialmente en los barrios marginales, y la movilización de diferentes sectores juveniles de la sociedad. La izquierda peronista, que se remonta al menos a John William Cook a fines de la década de 1950, y estuvo activa durante toda la década de 1960, incluido el sindicalismo radical, todavía existía en la década de 1980. El publicista de la campaña Haime (1988: 93-94) sostiene que las tres alas del peronismo (centro, derecha e izquierda) comunicaron con precisión sus diferentes líneas en 1983. La izquierda peronista, aún atrayendo a la juventud, se autodenominó «intransigencia y movilización». , «y fue conocido informalmente como peronismo revolucionario.

Un referente central de la izquierda peronista ha sido Eva Perón (especialmente después de 1974) más que el propio Perón, entendido como un revolucionario social dedicado a los pobres y los «sin camisa». La izquierda peronista, es de las distintas tendencias del peronismo, la de la retórica política más cruda, a pesar de que muchos de sus seguidores eran (especialmente en la década de 1970) de origen de clase media.

El discurso y las consignas de la izquierda peronista en la década de 1970 fueron particularmente bajos, como se ve en esta muestra típica: «Ahora, ahora, nos chupan bien las bolas, los de la Libertadora»; «Duro, duro, duro. A la segunda vuelta, se la meten en el culo;» o «Yo temgo fe que Pocho [Perón] vahasta el fin. Le va a romper el culo, a Manrique y a Coral». No todo tenía que ver con sexo humillante y violación masculina, que también se encuentra en algunos de los cánticos futbolísticos de hinchas en las gradas: «La juventud peronista sale a la calle y pelea; y si encuentra un gorila, si no lo caga lo mea; » o «Nosomos putos, No somos patoteros. Somos soldados de FAR y Montoneros». Y los elementos izquierdistas del crudo, por supuesto, también estuvieron presentes: «Preparen las antorchas, preparent alquitran, que a todoBarrio Norte lo vamos a quemar» o «La clase obrera quiere la batuta, para que bailen los hijos deputa». Más importante políticamente, en términos de importancia organizativa y electoral, son el centro-izquierda y el centro-derecha del peronismo, como se muestra en la Figura Dos. Izquierda de centro, estuvo durante toda la década de 1980 el líder sindical Ubaldini, quien libró numerosas huelgas generales contra la austeridad

Si bien el peronismo a menudo ha sido atacado por su verticalismo, conviene señalar que la Unión Cívico-Radical no se ha caracterizado por muchas primarias bajo el liderazgo de Alfonsín. Alfonsín, ya sea directamente o mediante alianza con otras facciones importantes del radicalismo, ha podido determinar la elección de los candidatos nacionales a la presidencia en las medidas de 1989 y 1995 del gobierno de Alfonsín.

Socioeconómicamente, Ubaldini se centró, retóricamente, en el «hambre» y prácticamente, en los salarios y las políticas redistribucionistas; social-culturalmente invocaba anualmente a San Cayetano y a la Virgen. A mediados de la década de los ochenta, la Renovación peronista, más a lo alto dentro del peronismo, y en el centro-izquierda, llegó a controlar el aparato del partido. Su líder Antonio Cafiero podría considerarse, en el espectro de izquierda-derecha, una fusión de cristiano y socialdemócrata.

El propio movimiento sindical (peronista) se había dividido en dos durante el régimen militar, con una facción en oposición frontal y la otra en el llamado «diálogo» con el régimen; lo que era la facción opositora, conocida como C.G.T.-Azopardo, inicialmente se puso del lado del proyecto Cafiero.

En la década de los noventa, algunos gobernadores de esa misma posición política, como Kirchner, se oponen al menemismo «desde dentro» del peronismo. En el centro o centroderecha del peronismo, y más en la baja, se encuentra uno de los personajes clave del movimiento, el sindicalista Lorenzo Miguel, de los metalúrgicos y un sindicalista «de pan y mantequilla» que de facto era El líder político del peronismo en el retorno a la democracia, fue acusado por Alfonsín de «hacer pactos» con los militares, y se le ha asociado con el maltrato y trato físico rudo de sus opositores internos. Miguel ha desempeñado a menudo el papel de árbitro dentro del peronismo, entre la muerte de Perón y el ascenso de Menem.

En la derecha del peronismo se ubicaron las diversas formas de «verticalismo», definido como reivindicación de absoluta lealtad y «lealtad» al líder. Si bien tal lealtad absoluta no fue problemática para los peronistas mientras Perón estaba vivo, se convirtió en una cuestión de acaloradas controversias con el regreso a la democracia en la década de 1980. El proyecto del renovador fue precisamente contra tal verticalismo. Si bien Renovación terminó venciendo a Herminio y otros exponentes (más ideológicos) del verticalismo, la derrota de Cafiero por Menem dos años después y el control indiscutible que ejerció Menem sobre el partido peronista desde 1988 hasta al menos 1996 arrojaron algunas dudas sobre el punto en el que se practicaba, a diferencia de la ideología, el verticalismo ha desaparecido del peronismo.  Si bien un rasgo distintivo de la izquierda peronista es su enfoque retórico en los sectores bajos argentinos y el «pueblo», la «ortodoxia» peronista se centró retóricamente en la nación argentina, la bandera, el emblema peronista,

Perón como líder más que un » primer trabajador «o» reformador social «, y hasta cierto punto, Dios, se ve a sí mismo como «nacional», y por lo tanto, según la visión peronista de lo nacional, es popular. Herminio Iglesias intentó sin éxito presentarse en la campaña de 1983 como el heredero de Perón, para lograr una posición popular (es decir, del sector inferior). legitimidad. Sin embargo, su estilo político, así como su comportamiento sociocultural y su modo de expresarse, no podían, sin duda, confundirse con los de la clase media educada. Según Rock (1987: 388), Iglesias era «un candidato extremadamente popular entre los muy pobres».

A nivel sindical, también hay algunos sindicalistas conservadores y de derecha poderosos, como Triaca (plástico) y Cavalieri (comercio), que se han alineado sin ambigüedades con los regímenes militares y se han beneficiado de ellos y han apoyado reformas neoliberales incluso antes. el giro de Menem. En la Provincia Interior de San Luis, el gobernador Rodríguez Saa también puede ser considerado de (baja) derecha. Finalmente, el peronismo también tiene su extrema derecha, que como extrema izquierda tiene comparativamente menos importancia electoral.

La extrema derecha peronista se caracteriza por su nacionalismo nativista y su culto al líder (masculino fuerte). Si la izquierda peronista tiene un culto al peronista sin camisa y oprimido, el

Esta sección se ha beneficiado de numerosas discusiones con Steve Levitsky durante el verano de 1994.49 Se puede decir que la derecha peronista tiene un culto al «líder militar nacional sobre un caballo blanco». En la década de 1970, López Rega, exjefe de Policía, secretario personal de Perón y el hombre fuerte detrás del trono después de su muerte, fundó la Alianza Anticomunista Argentina y fue muy activo en la lucha armada contra la izquierda peronista. Una vez dijo: «No hay nada como el quebracho argentino para pegarle a los zurdos».

En el eje Derecha-Izquierda, López Rega tenía la oposición de los sindicatos peronistas, cuyo liderazgo oficial fue a su vez desafiado por la guerrilla peronista de izquierda.

En la extrema derecha, se encontraba la Guardia de Hierro, de tendencias protofascistas, no disgustan las «camisas marrones» de Europa del Este. Fuera del peronismo, pero también en la Baja, se encuentra el coronel Rico, líder de la carapintada militar, socioculturalmente populista; muy crudo y machista y quien fundó un partido después del cambio de rumbo de Menem en 1989. Con su nacionalismo bajo, el teniente coronel Rico hizo campaña explícitamente para recrear la hazaña de Perón en la década de 1940. de lo «nacional-y-popular» (así como «de Perón y de Evita»), la Izquierda Peronista ha enfatizado en mayor medida la Argentina socio-económicamente popular y Evita; mientras que la derecha peronista ha enfatizado en mayor medida lo nacional y Perón, y no con calificativos informales afectivos como la izquierda (el viejo, el pocho), sino en términos formales respetuosos y como líder de la nación.

Las categorías políticas de alto y bajo, y de derecha e izquierda, que en conjunto delinean un espacio político bidimensional, nos permiten comprender lo que la mayoría de los analistas consideran el enigma de la Política argentina. El peronismo es actualmente, con mucho, el más neoliberal de todos los principales partidos políticos, y lo ha sido a lo largo de la década de 1990. Su posición macroeconómica «thatcherista» ha sido políticamente opuesta por los otros partidos dirigentes. Sin embargo, su principal base electoral y social ha permanecido sólidamente de clase trabajadora y de clase baja.

Después de 1993, la principal fuerza política de oposición, el Frepaso, se ha ubicado en el centro-izquierda del espectro político, y pocos argumentarían en contra del hecho de que en términos de políticas macroeconómicas, «modelo económico» y alianzas internacionales, el Frepaso iba a la izquierda del tándem Menem – Cavallo que ha liderado el país durante la mayor parte de la década de los noventa. Sin embargo, y simétricamente, la base social del Frepaso se ubicaba principalmente en la clase media urbana.

Un partido neoliberal de base obrera y de clase baja, opuesto por un partido de clase media de centro izquierda, es una situación paradójica en Estados Unidos. términos de los paradigmas tradicionales de las ciencias sociales. Generalmente se asume que los partidos apoyados por la clase trabajadora se ubican a la izquierda de los partidos apoyados por la clase media, cuando las bases sociales, como en Argentina, están marcadamente asociadas con diferencias en las preferencias políticas.

Pero en Argentina, y para esquematizar, la clase media y los segmentos más educados de la población tienden a estar en contra de Menem neoliberal; mientras los sectores populares (tanto obreros como pobres) votan masivamente por Menem. Además, esta situación no es «meramente conjunta»: cuatro elecciones nacionales entre 1990 y 1996 han confirmado repetida e inequívocamente este patrón. Menem fue nuevamente reelegido masivamente, en gran parte a través del voto de la clase trabajadora y baja, en 1995 por cuatro años más, prometiendo «más de lo mismo»; mientras que el Frepaso y el U.C.R. (y paradójicamente aún más Alfonsín en 1995) se ubicaron políticamente a la izquierda del neoliberal Menem.

Para cifras electorales que apoyan esta afirmación, ver «Votantes incondicionales: el anclaje social duradero50 del peronismo» y para encuestas, «La identidad peronista: un sentimiento del ‘pueblo'», capítulos 5 y 6, respectivamente, de P. Ostiguy, peronismo y Antiperonismo: Identidad Política y Diferenciación Sociocultural, Ph.D. disertación (U.C. Berkeley, Departamento de Ciencias Políticas, 1997). «La Identidad Peronista: Un Sentimiento de ‘El Pueblo'», Capítulos 6 de P. Ostiguy, Peronismo y Anti-Peronismo: Identidad Política y Diferenciación Sociocultural, Ph.D. disertación.

Los sectores más bajos y / o muchos políticos peronistas a menudo son vistos informalmente como bestias, groseros incultos y/o con poca ética y principios, altos en corrupción y políticas mecánicas. Símbolos peronistas como la Marcha, sus mítines, los bombos se asocian con los negros («de mierda» o no), con su comportamiento indisciplinado, a veces violento, grosero y no cívico. A menudo se considera que los líderes políticos del peronismo no son mucho mejores, contrariamente a la imagen deseada de un país «civilizado» y «de Europa occidental».

Sostengo que, primero, en 1989, durante su primera campaña presidencial, Menem representó claramente e incluso encarnó un discurso y prácticas de lo social-culturalmente (muy) bajo, incluso para el rango peronista. Menem, sin embargo, fue particularmente vago en la dimensión de izquierda a derecha, especialmente en términos de sus futuras políticas y orientaciones económicas. Pero su estilo político, sus modales, su manera de dirigirse y relacionarse con «el pueblo» (el pueblo), sin embargo, era «puro peronismo».

Nadie podría haber cuestionado la identidad peronista de Menem (y particularmente, por así decirlo, a nivel de discurso e imagen), una identidad que, especialmente en sus aspectos culturalmente populares y culturalmente nativos y nacionalistas, mantiene unido al movimiento peronista de derecha. a la izquierda. Una vez en el poder, sin embargo, adoptó una marcada posición neoliberal, que mantuvo durante los muchos años de sus dos mandatos electorales presidenciales, privatizando todo lo que Perón había nacionalizado, actuando contra las «conquistas laborales» y favoreciendo la gestión, y priorizando a los acreedores extranjeros sobre las sociales.

Mientras que tanto las clases bajas como las medias se sintieron sin duda aliviadas por el éxito del plan económico contra las dos oleadas de hiperinflaciones, la clase media siguió siendo políticamente mayoritariamente hostil al peronismo y al menemismo, mientras que lo contrario también sucedió con los sectores populares. Las encuestas muestran que el plan económico neoliberal, en consonancia con los paradigmas tradicionales de las ciencias sociales, siguió siendo en todo momento más popular entre los sectores medios y aún más entre los sectores ricos de la sociedad, y su popularidad aumentó en proporción a la posición socioeconómica.

Las intenciones electorales de voto por el PJ son siempre más bajas entre los sectores medios y más altas entre los sectores más bajos. La razón de la preferencia de voto de los sectores inferior y medio, por lo tanto, no radica principalmente en el apoyo u oposición al plan económico, el objeto más fácilmente entendido en un espectro de izquierda / derecha.

 

 de

Peronismo y Antiperonismo
Bases socioculturales de la identidad política en la Argentina

PIERRE OSTIGUY

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

URUGUAY

Explicando el 17 de octubre

BRASIL
Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

PARAGUAY

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

CHILE
Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

COLOMBIA
Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

PERU

Explicando el 17 de octubre

Explicando el 17 de octubre

BOLIVIA

Explicando el 17 de octubre

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *