• Diario 5 -Buenos Aires, martes 26 de octubre de 2021

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

PorEric Udart

Sep 25, 2021

Lo venimos percibiendo en los grandes centros de salud porteños, especialmente el Fernández, el Argerich y el Ramos Mejía. Nos lo ratifican desde Rosario, donde el Clemente Alvarez, el provincial y el Carrasco dieron cuenta de la comprobación que referimos. Córdoba hizo lo propio en sus grandes nosocomios, el Misericordia, el Cáceres de Allende y el Hospital Córdoba. Entonces, comprendimos que era un fenómeno mundial, tal como lo confirma con un brillante análisis, el periodista israelí Elad Simchayoff en Londres: el Covid-19 ha hecho que los hospitales sean insoportablemente ruidosos.

Cualquiera que haya estado en un hospital sabe que es un lugar ruidoso. Un pitido constante procedente de varias máquinas, un parloteo subyacente, la tos o el llanto ocasional, el zumbido de las luces fluorescentes.
Las pautas elaboradas por la OMS son muy claras. El nivel de ruido de un hospital debe ser «lo más bajo posible». El nivel sugerido se establece en 30 dB LAeq, lo que equivale a una zona rural tranquila, un dieciseisavo del volumen de una aspiradora. Eso es muy silencioso. Nunca sucede.
Un estudio en inglés realizado en 2008 encontró que el nivel de ruido en una sala quirúrgica de un hospital alcanzaba los 95,6 dB. Eso es más fuerte que un supermercado, un centro comercial o una cafetería y similar al ruido de un camión pesado.
Otro estudio británico, este de 2018, encontró un nivel de ruido asombroso de más de 100 dB en las unidades de cuidados intensivos. Similar a la música alta que se escucha a través de auriculares, es un punto en el que las células del oído podrían dañarse.
«Es muy difícil acostumbrarse», dijo el Dr. Aharon Bolshinski del Centro Médico Wolfson en Israel sobre el ruido en el podcast «One a Day». “Causa dolores de cabeza y estrés”, agregó. El fuerte ruido que acompaña a las salas del hospital no es solo una molestia, los estudios han demostrado que afecta la comunicación, causa molestia, irritación y fatiga tanto para el personal como para los pacientes. En pocas palabras, los hospitales son demasiado ruidosos y el ruido reduce la calidad de la atención médica.
Fatiga de alarma
En 2014, investigadores de San Francisco analizaron el ruido escuchado en una UCI durante un período de 31 días. Un total de 2,558,760 alarmas únicas sonaron durante ese tiempo, lo que significa 187 alarmas por cama por día. El 88% de las alarmas de arritmia que sonaron, por ejemplo, lo hicieron por un falso positivo.
“Imagínese trabajando en un turno de 12 horas, y en ese turno, escucha continuamente las alarmas de los pacientes provenientes de diferentes direcciones”, dijo Chris Caulfield, director de enfermería de IntelyCare. «Continúa preguntándose: ¿Tengo que ir a correr para asegurarme de que mi paciente está a salvo o es una falsa alarma?»
Los constantes pitidos que provienen de varias habitaciones, camas y máquinas provocan lo que se conoce como «fatiga por alarma», una sobrecarga sensorial que puede causar a los cuidadores problemas para distinguir entre diferentes alarmas o para ignorarlas por completo. Según la FDA, entre 2005 y 2008, hubo 566 muertes relacionadas con alarmas.
La fatiga de la alarma puede tener un efecto aún más preocupante, ya que algunos cuidadores pueden experimentar un pitido con tanta frecuencia que terminan sin escucharlo en absoluto. La habituación es un proceso que hace que una persona se acostumbre tanto a un sonido recurrente que la respuesta fisiológica del cuerpo al mismo disminuye.
El Dr. Bolshinski explica que los fabricantes de monitores médicos siguen cambiando el tono y el tono de sus alarmas para abordar este efecto. El mercado global para la gestión de alarmas clínicas, un método para ayudar a los cuidadores a manejar la fatiga de las alarmas, aumentó de 457 millones de dólares en 2018 a 1.700 millones de dólares esperados en 2023.
Ruido pandémico
La pandemia de Covid-19 afectó a hospitales excesivamente ruidosos y los hizo aún más ruidosos y más difíciles de manejar. «Me he estado moviendo entre las salas regulares y las salas de Covid-19», recordó el Dr. Bolshinski. “Cada vez que entro a la sala Covid-19, siento que estoy en un lugar completamente diferente. El nivel de ruido base es mucho, mucho más alto. Es como si mi sentido auditivo estuviera siendo atacado «.
A medida que el Covid-19 viaja en gotas por el aire, las salas tienen una «máquina de presión de aire negativa» destinada a succionar el aire y los virus infecciosos que contiene. En pocas palabras, es una máquina grande que suena como una aspiradora muy ruidosa que funciona constantemente en segundo plano.
A los pitidos, alarmas y toses regulares se suman varios respiradores, con un mecanismo muy ruidoso. Y para colmo, todos los cuidadores están usando equipo de protección, lo que dificulta la comunicación, por lo que la mayoría de las conversaciones deben mantenerse literalmente gritando.
La fatiga de las alarmas y el EPP, o la falta de ellos, fueron un problema importante durante el comienzo de la pandemia. Las enfermeras y los médicos se enfrentaban a un dilema cada vez que sonaba una alarma en una de las habitaciones. Correr para revisar a los pacientes significaba usar un equipo nuevo de EPP, lo que era abrumador, ya que durante mucho tiempo los hospitales se enfrentaban a una grave escasez de equipos. Las alternativas eran apresurarse a entrar en la habitación sin protección alguna o ignorar la alarma, ambas opciones muy malas.
Se necesita una solución
Trabajar en un hospital es lo suficientemente estresante, trabajar en un hospital durante una pandemia mortal mundial es aún más estresante. Tener una atmósfera ruidosa a tu alrededor mientras haces eso es casi insoportable.
Durante la pandemia, el 61% de las enfermeras admitió sentir fatiga emocional y física. Hablando con muchos médicos y enfermeras, sospecho que las cifras son aún mayores.
Cuando se trata del sonido de las salas de un hospital, existen posibles soluciones. Un estudio en Escocia encontró que el 34% del ruido que se hace en una sala de hospital es totalmente evitable y el 28% del ruido es parcialmente evitable. Con la educación adecuada del personal y las soluciones tecnológicas disponibles, se podría tratar la mayoría de las fuentes de ruido.
Investigadores de la Universidad de Cambridge sugirieron encontrar métodos de comunicación alternativos, especialmente en lugares que requieren que el personal use EPP.
Tener hospitales más silenciosos es de interés para todos. Los cuidadores podrían trabajar de manera más eficiente y soportar menos estrés mental. Los pacientes podrían tener un mejor descanso y así recuperarse más fácil y rápidamente. El problema es grave, está causando la vida de las personas y hay soluciones: debemos convertir la contaminación acústica en las salas de los hospitales en una prioridad real.

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

URUGUAY

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

BRASIL
Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

PARAGUAY

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

CHILE
Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

COLOMBIA
Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

PERU

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

BOLIVIA

Saldos de Pandemia: Mayor Ruido en los Hospitales

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *