• Diario 5 -Buenos Aires, sábado 18 de septiembre de 2021

La Reconquista

PorEric Udart

Ago 12, 2021

215 años de un hecho que forma parte del más rancio folklore de la argentinidad.

El rechazo a la Primera invasión británica de Buenos Aires es una de las escenas más cargadas de mitos y leyendas de toda las historia americana. Los relatos sobre criadas negras arrojando aceite caliente a los soldados invasores desde las terrazas de las viviendas porteñas estuvo incorporado en todos los libros de Historia de la Educación Argentina, sin mediar la más mínima observación revisionista que pasara por el sentido común.

E.U.

—————

EL ANTECEDENTE MAS IMPORTANTE

El final de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos en 1783 tuvo un gran impacto en Gran Bretaña. Ese mismo año, William Pitt el Joven se convirtió en primer ministro del país. Bajo su administración, que coincidió con el inicio de la Revolución Industrial, Pitt se propuso consolidar el comercio exterior y, en lugar de buscar nuevas colonias, se preocupó por abrir nuevos mercados. Esta política se vio severamente frustrada por los obstáculos levantados por España y las cambiantes alianzas entre las potencias europeas. Como resultado, la independencia de las colonias españolas en América se convirtió en un tema central de la administración Pitt.

Miranda William Pitt habla
En 1789 , la guerra entre Gran Bretaña y España parecía inminente tras el incidente del Estrecho de Nootka / Nutcas . El revolucionario venezolano Francisco de Miranda aprovecha para presentarse ante Pitt con su propuesta de liberar Hispanoamérica. Miranda estaba pensando en emancipar los territorios del Nuevo Mundo del dominio portugués y español, y transformarlos en un gran imperio independiente gobernado por un descendiente de la Casa de los Incas.. El plan presentado en Londres pedía la ayuda del Reino Unido y Estados Unidos en la ocupación militar de las principales ciudades sudamericanas. Miranda aseguró que el pueblo acogerá cordialmente a los británicos y se apresurará a organizar gobiernos soberanos. A cambio de esta ayuda, el Reino Unido obtendría los beneficios del intercambio comercial irrestricto y el usufructo del Istmo de Panamá , para construir allí un canal para el paso de barcos. Pitt aceptó la oferta y comenzó a organizar la expedición.

——–
QUÉ PASO

A fines de 1805, la posibilidad de una invasión británica ya agitaba a Buenos Aires. Esta capital sudamericana, con sus 45.000 habitantes, fue uno de los puertos más prósperos del Nuevo Mundo (Nueva York, la ciudad más grande de la América anglosajona, tenía 85.000 habitantes). El virrey Rafael de Sobremonte había solicitado refuerzos militares a España en varias ocasiones. Sin embargo, la única respuesta que obtuvo fueron algunos cañones y la sugerencia de armar a la gente para la defensa. Pero el virrey entendió que dar armas a los criollos, muchos de los cuales fueron influenciados por ideas revolucionarias, era una estrategia peligrosa para los intereses de la corona.

EL VIRREY MIEDOSO

Sobremonte pronto recibió información sobre una flota británica que se había abastecido a Bahía, Brasil, en diciembre de 1805. Siguiendo las órdenes estipuladas por el rey, organizó las pocas tropas que tenía para la defensa del estratégico puerto de Montevideo, las cuales tenían un calado suficiente para permitir el ingreso de buques de guerra, lo que convirtió al lugar militar más importante en el Río de la Plata. El marinero francés Santiago de Liniers, al servicio de la corona española, recibió la orden de armar una flota para proteger las costas y garantizar la libre navegación entre Montevideo y Buenos Aires, A 70 km al sureste de Buenos Aires (actualmente puerto de La Plata). Liniers había sido enviado a Buenos Aires en 1788 como capitán de puerto. Su hermano, el marqués de Liniers, era un rico comerciante francés de Buenos Aires.

El 19 de enero de 1806, el general Sir David Baird fue a tomar la colonia holandesa del Cabo de Buena Esperanza en beneficio de la corona británica con la flota que había alarmado antes al virrey Sobremonte. En aquellos días, Napoleón triunfó en las batallas de Jena y Auerstaedt, que consolidó a Francia en su hegemonía en Europa.

El famoso comodoro británico Popham tenía contactos con comerciantes establecidos en Buenos Aires, entre ellos un tal William White, a quien debía una gran suma de dinero. El 28 de marzo, el barco esclavista Elizabeth llegó a Ciudad del Cabo, con un mensaje de White indicando que un tesoro de más de un millón de pesos estaba en Buenos Aires, proveniente de Potosí, listo para ser enviado a España, con el que Popham podría pagar su deuda.. El comodoro trató de persuadir a Baird para que lo apoyara en la toma del Río de la Plata, haciendo un montón de argumentos y asegurándole que tendría el apoyo de los lugareños, pero el general resopló.

Baird se encontraba en una posición difícil porque esta asignación no había sido aprobada oficialmente. Por un lado, los gobernadores de colonias distantes tenían el poder de decidir sobre acciones militares de emergencia. Por otro lado, la ley británica establecía porcentajes del botín de guerra que se entregaba a los participantes en los premios. En particular, el personal militar de alto rango podría recibir grandes sumas de dinero. Además, si la expedición se marchaba sin la ayuda de Baird y fracasaba, Popham podría acusar a Baird en un tribunal de guerra.

La toma de Buenos Aires
El 14 de abril de 1806, la flota británica comenzó a cruzar el Atlántico rumbo al Río de la Plata. Baird nombró general al coronel William Carr Beresford para dirigir el ataque a Buenos Aires. En Santa Helena, Popham consiguió del gobernador el refuerzo de 280 soldados para su misión, y envió una carta a Londres, dando a conocer las razones por las que se dirigía a Sudamérica y basó sus argumentos en el memorando Miranda-Popham de 1804. Popham no sabía que Pitt había fallecido recientemente y que desde febrero había sido William Wyndham Grenville, del partido Whig contrario.

La flota llegó a la vista de Montevideo el 8 de junio. El 24 de junio, Beresford estaba a punto de aterrizar en Ensenada, maniobrando contra Punta Lara y abriendo fuego contra las fortificaciones españolas.

La participación de Belgrano

El 25 de junio, una fuerza de 1.600 hombres bajo el mando de Beresford desembarcó en las costas de Quilmes. Entre ellos el regimiento escocés 71, uno de los mejores del ejército británico. Avanzó prácticamente sin oposición hacia el río Riachuelo, muy cerca de la capital. El 27 de junio, las autoridades virreinales aceptaron el ultimátum de Beresford y entregaron Buenos Aires a los invasores. Esa misma noche, las tropas británicas marcharon por la Plaza Mayor (la actual Plaza de Mayo) e izaron los colores del Reino Unido.

La bandera inglesa flameó en el mástil principal de Buenosw Aires durante 46 días.

Manuel Belgrano, secretario del Consulado de Buenos Aires y Capitán Honorario de Milicias Urbanas prefirió retirarse «casi prófugo», según sus propias palabras, en la franja oriental del Río de la Plata. Los otros miembros del Consulado juraron obediencia al dominio británico.

El virrey Rafael de Sobremonte abandonó su capital y huyó a la provincia de Córdoba, armado con la preciosa plata de Potosí, su oro personal y 1.200 hombres. Beresford exigió la entrega de la tesorería estatal y advirtió a los comerciantes de la ciudad que, de lo contrario, pagarían la suma ellos mismos, con su propio dinero. No lo dudaron ni un momento y partieron en busca del desafortunado virrey que fue interceptado en su huida por la ciudad de Luján, y lo obligaron a entregar el tesoro que fue entregado a los británicos. El 14 de julio, Sobremonte hizo una declaración en Córdoba, capital provisional del virreinato. Instó a desobedecer todas las órdenes de Buenos Aires, mientras durara la ocupación.

La reconquista de Buenos Aires

Los porteños estaban en general descontentos con la metrópoli, y como resultado, en un principio, los británicos fueron recibidos cordialmente. Sin embargo, los grupos independentistas pronto descubrieron la amenaza de la llamada ayuda británica a la emancipación. La ocupación fue la excusa perfecta para establecer el dominio que el Reino Unido buscaba sobre la región. Uno de los primeros pasos que tomó Beresford fue decretar el libre comercio y reducir los aranceles. Ante la sospecha de que los ocupantes intentaban convertir La Plata en una colonia británica, se unieron a grupos realistas proespañoles que estaban preparando una rebelión.

Reconstrucción del Cabildo ( 1940 ), que domina la Plaza de Mayo al igual que el edificio original, que tenía seis arcos laterales adicionales.
Ante la inmovilidad de las autoridades virreinales, los habitantes de la ciudad, criollos y españoles juntos, comenzaron a armarse para defenderse con sus propias manos. Varios grupos clandestinos se organizaron, que planearon atacar el fuerte, la residencia temporal de Beresford, con explosivos improvisados. Estos movimientos (incluidos los de los Patricios, Arribeños, Blandengues, Húsares, Montañeses, Patriotas de la Unión, Migueletes, Granaderos Provinciales, Pardos y Morenos) contaron con el apoyo de magnates monopolistas (es decir, los que se beneficiaron del monopolio comercial de la capital)., y entre ellos Martín de Álzaga.Jorge III (y que fue aprobado por este soberano a pesar de que los británicos ya no gobernaban el Río de la Plata). Pero antes de que los rebeldes de Buenos Aires pudieran llevar a cabo su plan, Liniers y su tropa llegaron a Buenos Aires.

Durante este tiempo, los caciques indios de los pueblos pampeano y tehuelche se presentaron en Córdoba ante el virrey Rafael de Sobremonte para ofrecer hasta 20.000 hombres por la reconquista de la capital. Y aunque su oferta fue rechazada, la colaboración de los indios permitió utilizar el cuerpo fronterizo para el contraataque.

Juan Martín de Pueyrredón, también de origen francés, comandante de la primera escuadra de Húsares, quien luego sería nombrado Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata.
Liniers abandonó su puesto en Ensenada y cruzó el Río de la Plata para organizar las tropas para la reconquista. Desde Montevideo, y con la ayuda de Ruiz Huidobro, gobernador de la ribera oriental, los franceses organizaron un ejército que partió hacia Buenos Aires para retomar la capital. Avanzando desde el pueblo de Tigre a orillas del Paraná, miles de hombres entusiastas se unieron a este ejército.

El guidón del 71º Regimiento del Ejército Británico fue capturado en Buenos Aires en 1806. Se exhibe como trofeo de guerra en el Museo Histórico Nacional del Cabildo de Buenos Aires 1.
El 1º de agosto, un grupo de combatientes ocultos por Álzaga en una propiedad cerca del centro urbano, y dirigido por el francés criollo ascendencia de Juan Martín de Pueyrredón, fue derrotado por una fuerza británica de 550 hombres.

El 12 de agosto Liniers avanzó sobre la ciudad desatando una batalla campal en varias calles de Buenos Aires, hasta que rodearon a los británicos en el fuerte de la ciudad. El 20 de agosto Beresford firmó la rendición, donde estaba previsto el intercambio mutuo de prisioneros entre los dos campos. Pero, temiendo un segundo ataque, el Cabildo (ayuntamiento) presionó para que los prisioneros británicos fueran enviados al interior del país, cancelando así los términos de la rendición.

La bandera del 2 ° Batallón, 71 ° Regimiento del Ejército Británico se exhibe como trofeo de guerra en el Convento de Santo Domingo, de La Av. Nelgrano y Defensa.

Una vez reconquistada la ciudad, la Real Audiencia de Buenos Aires asumió el gobierno civil y decidió ceder la Capitanía General a Liniers. Además, la corona española añadió el título de «La muy fiel y reconquistadora» (los muy fieles y reconquistador se añadieron) banderas británicas a la ciudad de Montevideo y en su escudo de armas caídos y extendidas, indicando así la derrota de los británicos contra Montevideo.

Con todo, el plan de Francisco de Miranda había resultado ser inconsistente, y sus afirmaciones de que los británicos serían recibidos con los brazos abiertos por la gente de América del Sur eran totalmente erróneas. Y el memorando «Miranda-Popham» se olvidó rápidamente.

Popham, responsable del desastre por su desobediencia motivada por la codicia, fue juzgado por un consejo de guerra británico por abandonar su misión en el Cabo de Buena Esperanza. Sin embargo, la City de Londres pronto le otorgó una espada de honor por sus esfuerzos por «abrir nuevos mercados», por lo que la sentencia nunca llegó a afectarle.

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

URUGUAY
La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

BRASIL
La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

PARAGUAY

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

CHILE
La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

COLOMBIA
La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

PERU
La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

La Reconquista

BOLIVIA

La Reconquista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *