Drama

Es lo que se asoma en cada centro de salud. Estamos discutiendo lo que no deberíamos discutir. Hay problemas de recepción de pacientes en todo el espectro del servicio de salud, oficial y privado. Es un momento en el que se nota la conciencia de los responsables frente al hastío de los que no asumen que hay muchas cosas que se terminaron. Que se terminaron para siempre. Para siempre, siempre suele ser inaceptable. Y lo peor es que hay que aceptarlo rápido.

Los hoy ajenos al problema son los mismos que jamás tomaron conciencia de nada que los quitara de su permanente comodidad: de lo que les costó la emigración a sus abuelos, de creerse herederos de fortunas y riquezas dinásticas, de la pobreza anquilosada con la que van a convivir sus hijos y nietos en los próximos 60 años, de que escuchar «los clásicos de los 80», que sigue repitiendo Aspen FM, les provoca el mismo efecto intelectual que la movida villera.

Lo que no se sabe es quién es quién en la pelea por las restricciones y mañana lo vamos a develar.

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

Drama

– – –

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *