Alquileres y ganancias, complicados

No se sabe si está bien o está mal, pero elimpuesto a las ganancias a través de los alquileres, se dicute.

Esta vez, la discusión está justificada. Suele ser dinero de familias, tanto del lado de los inquilinos como de los locadores. Salvo que intervengan empresas en cualquiera de los dos sectores. Es un tema sensible. Hay que resolverlo lo más rápidamente posible. Son demasiados impuestos y ese dinero ni siquiera termina paliando la situació´n de losmás vulnerables con lo que desde allí se le provee.

Y es como todo en la Argentina. La discusión es una posición cómoda. De café de los años 40. Cuando mozo recién llegado de Galicia o de
la Calabria, escuchaba atento qué se discutía en la nueva tierra. Y no era diferencia muy marcada con la de su tierra natal: Ricos y Pobres. Aunque, en la Argentina, hay un agregado injusto, hipócrita y desopilante: Muchos ricos se hacen los pobres y varios pobres la van de ricos.

Esa hipocresía se transmite,m casi siempre, a la hora de tomar una posición cuando ha y que plantear una ley en el país, es dxcier, cuando se responde a lo que la dosctrina partidaria o las bases ideológicas de nuestra agrupación política nos indica un camino y debemos decidir si vamos con ella o nos jugamos por nuestra conciencia. El resultado de esas «autopresiones» intelecto-sensoriales de quienes ejercen la política en la Argentina suele ser un cambalache.

Nada de lo planteado significa que la política sea la culpable. La aclaración es para los imbéciles que se cuelgan de que cuando alguien ejerce una crítica, alzan la acusación de la «antipolítica». Esos, son claros defensores de los métodos hipócritas de siempre, para incorporar militantes a ambos bando de las agrupaciones que destruyeron y siguen fagocitando las estructuras de convivencia de estas tierras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *