• Diario 5 -Buenos Aires, sábado 27 de noviembre de 2021

Los colectivos no se definen

PorMarcelo Zanotti

Feb 10, 2021

Ni chicha ni limonada. Los bondis vienen con gente parada y resulta que aún muchos tienen anulados los asientos delanteros, supuestamente para seguridad del, conductor. En su mayoría siguen viajando y conduciendo el vehículo detrás de una cortina de polietileno.

Por un lado, no hay claridad en la actual posición de la ineficientísima CNRT, una vergonzosa y comprobada cueva de ñoquis desde hace muchos años. La maldita comisión está virtualmente controlada por los dueños de las empresas de colectivos. Por supuesto, es parte de las insoslayables pruebas de la estupidez de la «grieta» que divierte a tantos KIMA*, la lacra más destructiva de la Argentina en toda su historia.

La CNRT es una entidad claramente establecida para que los empresarios no tengar problema alguno cuando están en problemas. Los abogados de la comisión están fluidamente preparados para evitar que desde las dependencias correspondientes, se les aplique alas las empresas las verdaderas multas que deben pagar por las tropelías de las empresas de colectivos. Jamás un chófer es citado a enfrentarse con un usuario que tiene pruebas contundentes de haber cometido una infracción, un abuso en nombre de la empresa para la cual trabaja o del suyo propio u un delito de cualquier índole.

La organización gremial de los colectiveros, la eterna UTA, participa de la presión sobre la inútil comisión para que cualquier anomalía en el ejercicio del transporte público se aseguren impunidad sus defendidos. Lo hacen a cambio de no facilitar a los usuarios ningún tipo de dato fehaciente que ponga a cualquier damnificado por una empresa de transporte, en el camino de un juicio o cualquier tipo de sanción empresaria.

El sindicato y las empresas actúan como manos sucias y la CNRT, como la cara. El perverso mecanismo actúa como dos manos que se lavan a sí mismas y cuando llegan a la cara están «limpitas» de cualquier acusación externa. CEAP, CATAP, CEADI y alguna que otra cámara empresaria más, discuten con la Unión Tranviario Automotor lo referido a condiciones de trabajo, sueldos, paritarias, vacaciones y aguinaldos pero jamás van a discutir si unos u otros son los culpables de los miles de inconvenientes que ambos les causan a los pasajeros. Por ahora.

 

Hay asientos clausurados y viaja gente parada. Nadie piensa

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

Los colectivos no se definen

* KIMA: Partidarios tanto del Kirchnerismo como del Macrismo, dedicados a hacer referencia de manera sistemática a sus diferencias ideológicas con el grupo que no comulga con ellos y endilgarle alguna responsabilidad por alguno de los miles de problemas que tiene la Argentina. Es gente que no ve que la misma grieta que lo divide políticamente de su adversario, lo une esencialmente en la soberbia, la ignorancia y la hipocresía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *